Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos I Concurso de Poemas Temáticos en la Red Social de Poesía: "El mar"
FacebookTwitterLinkedinRSS Feed

I Concurso de Poemas Temáticos en la Red Social de Poesía: "El mar"

Estado: cerrado
Fecha: 01/04/2013 - 31/05/2013

El "I Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "El mar".

Participar | Ver bases

Ordenar: más votados | más recientes

Jacqueline Fernández Aranguren

  -   Publicado el Sábado, 27 Abril 2013

¡Oh Mar!

Pareces realidad pero eres espejismo

de oasis en el desierto,

porque no hay verdad en lo infinito,

ni mentira en lo cierto.

Tu inmensidad conquista

a los conquistadores de oficio

y en ti se pierde la brisa,

buscando el regreso al cielo.

 

Si el verano te acaricia

son primavera tus playas

y resplandeces de blanco

cuando el invierno te atrapa,

en esos lejanos polos,

que con tu abrazo custodias,

y que aún no sabemos cómo

tienen su tiempo y tienen sus mapas.

 

Tus verdes y tus azules perfectos.

Tus nocturnas negruras,

son poemas en mil lienzos

son cuentos de amor en partituras.

No hay uno igual al otro,

cada verso un argumento,

cada nota un retoño,

como cada ola una escritura.

 

Tu sal, ¡Oh mar!, tu sal

a qué sabría la vida sin ella,

sería como el bien sin el mal,

sería como un cielo sin estrellas,

sería como un bautismo

sin pecado original,

sin incienso, sin lirios,

serías renuncia sin jamás.

 

Y tu suelo, tu siempre suave suelo,

que es de arena y parece de cielo.

Tu perfume, tu siempre inspirador perfume

que es de salitre y parece de azules.

Tu vaivén eterno,  como eterna la incertidumbre

del sordo que cree haber oído la seña

o del ciego que cree haber visto la lumbre

por el calor que despide la leña

 

Es bueno Mar,

saber que estás, es bueno.

A veces más cerca,

a veces más lejos,

pero se que caminando,

si es que realmente quiero,

puedo llegar a ti,

para acercarme un poco al cielo.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Carmen lf

  -   Publicado el Sábado, 27 Abril 2013

ES EL MAR

Con ritmo de jazz,¿lo oyes?, con ritmo de jazz
Tararean las olas y juegan los peces
Al escondite en arrecifes de coral.
Al son de la luna,¿lo ves?, al son de la luna
Baila la marea y descansan las estrellas
En un rotundo abismo que las acuna.
Con un pizco de sal, ¿te gusta?, con un pizco de sal
Se aliña el agua y comen las gaviotas
Que vienen y vuelven de la costa al mar.
Te inunda de vida, ¿lo sientes?, te inunda de vida,
De paz serena y guarda los sueños
Secretos de navegantes y poetas.
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 37

Ana Esmeralda Piña Recuenco

  -   Publicado el Sábado, 27 Abril 2013

LA PLAYA DEL RECUERDO

A la playa del recuerdo

          llegó tu barca,

minimizándolo todo

         como si nada,

jugando con las olas

        de plata y nácar,

anclando tu memoria

       al puerto de mi alma,

como último verso

      de una canción inacabada.

 

En la playa del recuerdo

      aún te esperaba,

tejiendo mil ilusiones

     de fina escarcha,

buscando en el horizonte

    la luz de tu mirada.

 

A la playa del recuerdo

      llegó tu barca,

inesperada y efímera

      como tus palabras...

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 6

Alexánder Buitrago

  -   Publicado el Sábado, 27 Abril 2013

El mar

Llego cuando el mar rompe su boca en mi boca

Y me besa con toda la fuerza de sus olas combativas

Y yo lamo la sal de sus puertos espumosos en la brisa

Y en las bandadas de pájaros que se posan en mis hombros...

Es como si el mar quisiera que yo volara con los pájaros

O nadara entre los cardúmenes de peces del fondo del océano.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

javier moyano lizana

  -   Publicado el Viernes, 26 Abril 2013

Ribera almibarada

Eras mar en la palabra amar, como la mitad que siempre aborrecias, eras ola en la cúpula de sal, pero nunca salada sabia. Y en la túnica azul de sol y sangre seca naufragio de olas deshiladas de tempestad, habras de gritar a luz y tormenta de ondas agitadas, como palabras que acaban en mar y derrotan a otras que no hablan. Ola si, palabra mar, directo a ti, secarme a mi, tormenta en si, solamente aquí, y seco, y sin ti... Pero en la orilla de tu calma mirada.
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Madie Dandiblu

  -   Publicado el Viernes, 26 Abril 2013

El mar y yo.

Nunca me gustó,

pero siempre estuvo cuando la necesité.

Me llegó a dar rabia,

y no por esa arena que tanto quemaba.

La eché de menos,

pero sólo por la forma en la que el Sol se asomaba.

Me quise a mi misma,

y desde aquel entonces voy a verla a menudo.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Henrry Di Spirito

  -   Publicado el Jueves, 25 Abril 2013

Existe una mujer en un poema

Existe una mujer en un poema

que mira siempre el mar y que su rostro

es un enigma desnortado

caído del crepúsculo.

Ella no sabe

de días ni de noches ni de lluvias

y escarba el horizonte impresionista

como quien ve partir a la esperanza

o espera la llegada de cargueros

venidos desde el puerto sucedáneo

de la melancolía.

Nadie sabe si llora

o su sonrisa es vuelo de gaviotas de niebla,

si sus manos se enlazan o son cuenco

que espera a que una lágrima de nubes siempregrises

caiga, como las horas caen en un reloj,

si el mar es mar o esbozo de una promesa áspera

y atardecida,

y nadie le confiere potestades

de andarse en las arenas

con un dejo de morbo en la cintura

o un ademán de sangre entre sus labios.

Una mujer en un poema

atrapada entre el blanco de una página

y la metáfora de las libélulas

que se miran bailar en un estanque;

mujer

que se nace palabra del ocaso

mientras pronuncia un nombre hecho de sombras.

Así la he visto, escrita en versos,

y me tendrán que permitir, amigos,

ahora que atardece la memoria

y el mar es mar apenas bosquejado,

que diga, simplemente, en el poema

que nace en vuestros ojos, sin permiso,

que la amo.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Elisa Ramírez

  -   Publicado el Jueves, 25 Abril 2013

La quimio y el mar


Quiero traerte aquí mar
a esta aséptica sala llena de cáncer
que arrastres vías, sangre, 
tubos, gasas y agujas,
 llévate caras sin aliento y ojos sin brillo.
Apaga las alarmas
esas locas que gritan
la vista de bolsas colgantes vacías:
¡Más!
¡Más quimio, que cura y mata!

Traerte aquí mar,
agua salada que escuece y sana
sin ennegrecer las manos  de quimio acumulada.
Llévate ese veneno blanco 
que desciende
lento
por
tubos
transparentes
de
goteo
incesante.
Quiero traerte aquí, mar.
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 6

Julia Rubiera

  -   Publicado el Miércoles, 24 Abril 2013

Realidad o leyenda ozna-ozna

Sentada a la orilla del mar
embebida contemplaba
como las olas se erigían
semejantes todas
ninguna identica
Su murmullo cual lobo malherido
lamiendo sus heridas
dejabase oír en el aire.
Su espuma construyendo muros
sin piedras  ni argamasa
se elevaba enlazándose a la brisa
configurando maravillosos dibujos

simbolizando estos
que jamás  la mano del hombre
por mucho que se propusiera
cautivaría su libertad
poseería su belleza
Culminando el  ritual
femenina y voluptuosa,acomodabase
al contorno de las rocas
y con inmensa dulzura
iba a postrarse a la arena
musitandola con mimo
que nunca nadie la amaría como ella.
Confundida me levante
sin discernir  si fui testigo
de si el ceremonial hermoso
fue realidad o leyenda

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Emilio Arnao

  -   Publicado el Miércoles, 24 Abril 2013

El Mar

EL MAR

¿Qué fuiste tú antes de ser mar?

¿Quizá los siglos contra los hombres?

Sigo sin acordarme de ti,

Sólo te veo a veces,

Cuando beso a Helena

Y me recuerda que la vida puede ser inmensa

Como tú, pero sin ti,

Porque tú lo ocupas todo

Y no dejas ni el vestido de los mitos.

Sólo quiero que me digas

Cuándo estaré a tu lado

Y cuando yaceré contigo

Después que mi vida sólo sea un naufragio.

Emilio Arnao

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Enrique Fernando Arauz Flores

  -   Publicado el Miércoles, 24 Abril 2013

EL MAR QUE RECUERDO

                                                              A mi Tía Guadalupe "Pilla"

                                                                      Un Ángel Down

 

El mar que recuerdo no es el mismo que él de ahora

quizás lo que digo es que bien lejos está la infancia

y la forma de mirarlo, de sentirlo, de abrazarlo.

Hoy navego sobre surcos que él ha dejado

y es que amaneció hace un buen rato

y sus olas han barrido las horas

junto a los mosaicos del olvido.

El mar que recuerdo se ha disfrazado

me he bañado en él y en su arena

he desenterrado castillos

de mi garganta han brotado peces y sirenas

en un apocalipsis que al sueño estira

dándome botellas de papel

dejando mensajes de navíos

extraviados en su regazo...

En sus surcos he sembrado astros

por sus poros he sudado huracanes de labios

en su nombre he quemado mañanas

y en su raíz encontré los nervios

de la tibia piedra.

El mar que recuerdo se quedaba a solas

con mi piel, su oleaje caminaba lento

con las dulces manecillas

de la inocencia

su sabor me lo llevaba hasta la tina

de la casa de mis abuelos

ahí jalaba al sueño y me dormía

con la luz de sus vacías conchas

junto a una mítica playa

donde atrapaba la aleta

de un tiburón al vuelo de una ola

mientras Pilla echaba maromas

y mi Padre todopoderoso de su vientre

rescataba y ella agradecida

tan sólo murmuraba: "Gachas chato"*

"El posho es shanto"*

convirtiendo el olor de la espuma

en historias que alumbran las islas

arrastradas por el vacío azul del tiempo...

El mar que recuerdo no es el mismo

que en esta pecera observo

donde apacentó al sol, la luna

y a las almas de mis ancestros

en sus mareas me tumbo como un madero

rescatado por el soberano viento.

Lo que digo es que me persiguen parpadeantes

visiones de un mar

que a sí mismo me contiene

emergiendo de las puntas

de mis dedos...

 

                                               * gachas: gracias

                                               * shanto: santo

                                               * posho: esposo

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 11

JD Arango

  -   Publicado el Martes, 23 Abril 2013

(Mar)-turba-Sión

                             (Mar)-turba-Sión

                                                                     JD Arango

 

Desde la primera super partícula, el resto... ha sido viajar.

El polvo sideral voló en todas direcciones,

generando un singular oleaje de misterios.

Expansión sin formas -y sin caras-,

configurando en su oscuridad,

un espacio Interminable, ilimitado y equidistante.

En algún rincón, Dios se toma el día -eternamente-

y en algún punto o en cualquiera,

empieza a delinearse el vaivén sin cesar y preciso

de las esferas celestes.

Dios en su descanso, sonríe

al darse cuenta de la Vía Láctea.

Y por su mente -ya desocupada-,

pasa la imagen de Nietzsche, cuando

en una noche frenética escribe : 'Dios ha muerto'.

Entonces, esta vez con su carcajada,

parece más un adolescente que se divierte.

Y, como tiene tiempo,

llama a Poseidón a custodiar las aguas allí mismo,

en eso que nombró 'Paraíso',

y que otros después,

tras el inmenso viaje de la materia

aprendieron en otras lenguas a llamar 'La tierra'.

 

Después de Adán, todos somos transeúntes.

Esa fue la promesa que Abrahám heredo de Moisés.

El cayado que abrió el Mar Rojo,

fue después el mástil del arca de Noé.

Así quedó refrendada para siempre

la húmeda composición de nuestro espíritu.

 

Si La tierra es nuestra madre,

fecunda e indómita ;

el Mar Océano es nuestro padre,

fiero e ina-barca-ble.

Nuestro dominio sobre la plenitud de su comunión

es una tarea ina-gota-ble.

Así como la tierra gira y gira

y las olas, suben y bajan;

nosotros vamos por el mundo, en un viaje circundante

por destinos improbables.

Kepler soñó las naves!

Ahora, estamos empeñados en otra búsqueda :

El Mar de la Tranquilidad...en Marte.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

carlos corral

  -   Publicado el Lunes, 22 Abril 2013

Ola de amor

Desde la arena

se divisa,

como bajo la brisa

surge la fuerza de la naturaleza.

 

Las cálidas aguas

se mueven deprisa

uniéndose sin vacilar.

 

Ola de amor,

ella siempre en la cresta,

yo en la pared,

luchando con el agua por ascender

y navegar junto a su piel.

 

Se oye el sonido

del agua del mar,

dejándonos por testigos

de su potencia sobrenatural.

 

No hay nadie

que se pueda imponer,

agua caliente

que muchos no logran entender.

 

Con el tiempo

se debilita,

dejándo huella en la arena

sin caer en el olvido.

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Purificacion Fernandez

  -   Publicado el Domingo, 21 Abril 2013

VIERON EL MAR POR VEZ PRIMERA Y EL MAR NO LOS RETUVO.

 

Fueron aquellos hombres primigenios

venían de tierra adentro,

de quietas llanuras y boscosos valles,

Cuevas y grutas eran su guarida

llevaban en los dientes briznas de carne cruda.

 

Conjuraron a los dioses terribles,

impulsados por la llama que hace

al hombre diferente de los simios

y a nada obedece,

más que al deseo de saber

de dónde provenía el aroma húmedo,

brisa silente del ocaso.

 

Llegaron a una vasta e inestable

superficie . Luz celeste del mundo .

Y arrojan la escasa impedimenta,

en la ardiente arena se tienden

ahogados en la dicha,

sus ojos niños cegados de azul ,

escuchan el rumor pretérito

de una nana.

 

Encuentro certero , maternal plenitud.

 

Agua límpida  que no calma la sed,

que abrasa las bocas pero cura  heridas,

y aviva la lumbre que bulle dentro

para seguir buscando más  lejos,

más allá de la mirada que explora.

 

Sospechan que es un cielo invertido,

el edén del que fueron desterrados.

Unicelulares seres fueron sus ancestros

en el oscuro origen de todo lo que existe.

 

Y sigue el anhelo, la pregunta interpelante,

materia sustantiva de lo humano,

resueltos en saber que hay detrás,

en la postrera espalda  de esa fosa

de agua inmarcesible,

que era el mar  y aún no lo sabían.

 

Así  se extendieron los hombres

por el mundo, llegando al mar

en la edad primera…

 

Pura Fernández Segura  21-4-2013

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 6

Carlos Gargallo Martínez

  -   Publicado el Domingo, 21 Abril 2013

ODA AL MAR

Este es el mar
el mar con sus olas propias
con sus propios sentidos
el mar tratando de romper sus cadenas
queriendo imitar la eternidad
queriendo ser pulmón o neblina de pájaros en pena
o el jardín de los astros que pesan en el cielo
sobre las tinieblas que arrastramos
o que acaso nos arrastran
cuando vuelan de repente todas las palomas de la luna
y se hace más oscuro que las encrucijadas de la muerte.

El mar entra en la carroza de la noche
y se aleja hacia el misterio de sus parajes profundos
se oye apenas el ruido de las ruedas
y el ala de los astros que penan en el cielo.
Este es el mar
saludando allá lejos la eternidad
saludando a los astros olvidados
y a las estrellas conocidas.

Este es el mar que se despierta como el llanto de un niño
el mar abriendo los ojos y buscando el sol con sus pequeñas manos temblorosas
el mar empujando las olas
sus olas que barajan los destinos.
Levántate y saluda el amor de los hombres.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 21

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro