Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos II Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "mi pueblo, mi ciudad"

II Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "mi pueblo, mi ciudad"

Estado: cerrado
Fecha: 01/07/2013 - 31/08/2013

El "II Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "mi pueblo, mi ciudad".
Con esta temática se pretende que los poetas envíen poemas sobre un pueblo o ciudad con el que tengan una especial relación. Se recomienda que el título del poema sea el nombre de este pueblo o ciudad, aunque no es obligatorio.

Participar | Ver bases

Ordenar: más votados | más recientes

Celia Munera

  -   Publicado el Martes, 20 Agosto 2013

Aullando a la luna.

Son tantas noches aullándole a la luna,
que ya no distingo la soledad de la fortuna,
inoportuna carencia de virtudes,
defectos enterrados en cientos de ataúdes.

Acudes a la cita tan discreta,
puntual como la dama más coqueta,
dejo que tu presencia me someta,
y sin apenas darme cuenta me convierto en marioneta..

Títere de tu brillo, arena de tu castillo,
aprendí que lo complejo se disfraza de sencillo,
y todavía río,
desconfío del frío,
ansío una terapia que me libre del gentío,
desvarío,
tardío es el orgullo que no cae ante sus pies,
sea otoño, primavera o el mundo esté del revés.

Tres son las virtudes que me cuento,
infinitos los defectos que golpean y no siento,
asiento, lento, intento, leerme el pensamiento
antes de que este mundo mugriento,
se ponga boca arriba y nos toque salir corriendo.

Perdiendo voy ganando, errando, aprendiendo,
y los que no lo entiendan, deberían ir sabiendo
que este invento es una trampa,
te hacen crecer con mentiras que se atragantan,
el dinero no te salva si todo falla,
ni acumular materia implica que nada te falta.

Creen que la fórmula es tenerlo todo,
y a veces,
estar rodeado de gente, solo te hace sentir más solo.

Por eso me exilio y aúllo,
por eso escribo y me escabullo,
cuando haya caído el orgullo,
y el otoño me arrulle en su murmullo,
sé que me quedará diferenciar entre lo perenne y lo caduco.

Sé que puedo perderlo todo,
hasta las hojas y los folios,
reconstruirme entre escombros,
será lo que quede cuando en mis hombros,
el peso de cada palabra, cada letra,
me reproche que no fui buen poeta.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Alma Patricia Ramirez

  -   Publicado el Martes, 20 Agosto 2013

Trujillo

Oh hermosa ciudad histórica y vieja

Con tus edificios de arquitectura medieval

Mostrando esas empedradas callejas

Declarada en el tiempo patrimonio de la humanidad

 

Al subir la cuesta para llegar a tus iglesias

Se respiran las historias de la vida de aquel entonces

De batallas y festines, de caballeros y princesas

De amor y guerra, de conquistas y romances

 

Al final de la pendiente se divisa al castillo

En sus torres las banderas ondeando orgullosas

Adentro de la muralla que rodea a Trujillo

Suben los caballos tirando de carrozas

 

Una vez en la cima el paisaje es admirable

Los montes y sembradíos en sublime armonía

Se entremezclan en un lienzo interminable

Que rompe con sus contrastes la monotonía

 

Ciudad imponente en el corazón de Extremadura

Enclavada en lo alto de un solitario monte

Adentro de tus límites se encierra la amargura

Y la alegría que en antaño vivió tu gente

 

Reflejadas en cada uno de tus rincones

Están las vivencias de la gloria de un pasado

Heredado sin egoísmos narrado en canciones

En tus sepias, ocres y marrones impregnado

 

Bajo el cielo azul se yergue tu nobleza

Luciendo tus monumentos con excelsa majestuosidad

Soportarás el futuro con paciente entereza

Serás un tesoro que perdure una eternidad.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Daniela Ines Colombero

  -   Publicado el Martes, 20 Agosto 2013

Coronación

Los Angeles se peleaban, como no queriendo

ninguno, de ninguna manera

bajar y acompañarle.

No se ponían de acuerdo, será?

O es que todos sabían que no tenía sentido ya

ahondar en el latrocinio de su egoismo

que poco a poco se quebraba y caía

tan lentamente, tan lentamente, no lo percibía.

Ciego seguía denostando, protegiendo felonías,

y nuevamente el sarcasmo

lástima, amor solitario.

Resonaban en ella, como repeticiones difusas

palabras que tejía con hilos exquisitos

aislaban, ahogaban, despaciosamente

para que de pronto, sin señales ni aromas

irrumpiera impenetrable, con la ira de los dioses

divinidades infernales

 

que se conjugaron para hacer

de aquel día, de aquella noche

la encarnación misma del miedo cerval,

fluyeron como agua de manantiales

las cualidades mas oscuras, violencia

ira de tempestad, tinieblas, muerte y suicidio.

Aquel que no ve, perdió su raciocinio,

no puede siquiera mentir.

Los golpes fueron estruendos, mientras la amenaza

se acercaba, se alejaba, coqueteaba

reía y lloraba, mansillaba.

Y con esto el cierre clásico de sus finales cíclicos,

muñeca impecable, muda y absorta

revolcándose en sus propias víseras,

inertes, estáticas

todo a su alrededor se agitaba.

Ella inmóvil, al compás de aquellos acordes

esperaba que Dios abra la puerta,

ese día

Dios falló.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Irene Nómada

  -   Publicado el Lunes, 19 Agosto 2013

Encuentros... Desencuentros...

Encuentros... Desencuentros
Ese tren en la parada perdida,
una eterna carretera sin salida.

Encuentros... Desencuentros
El destiempo nos une en el camino,
quizá tropecemos unidos en el tiempo.

Encuentros... Desencuentros
Buscar estrellas en la mañana vacía
esa luz de noche que se convierte en día
puede que tu mirada se cruce con la mía.

Encuentros... Desencuentros
no dejes que pase ese momento
pues en ese preciso instante
justo cuando dejo de buscar...
Te encuentro.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Jesús Fernández

  -   Publicado el Lunes, 19 Agosto 2013

Guardamar

En tierras alicantinas,

donde el viento dominante,

el que sopla del levante,

mueve las arenas finas

y doblega las sabinas,

se aparece Guardamar,

compendio de huerta y mar.

Quiero ver desde tu otero

tu bosque de piñonero

y tus campos de azahar.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

TERESA JIMÉNEZ SOJO

  -   Publicado el Lunes, 19 Agosto 2013

ALLÁ DONDE LLEGUE EL VIENTO

Son sus calles tan bonitas,

Que no paro de caminar,

Doy vueltas por mi pueblo,

Solita, voy a pasear.

 

Sus aceras son tan anchas,

Su gente tan amena,

Sus tradiciones milenarias,

Historias que agua llevan.

 

Semana santa de Aguilar,

Aquí es fiesta grande,

Veinticinco pasos son,

Devoción en sus calles.

 

Gitanillas no han de faltar,

Cuando llega la romería,

Remedios que guapa vas,

Con tu niño y tu alegría.

 

Su historia representada,

En la Medieval Media Luna,

Sus gentes ataviadas,

Con ropas de cultura.

 

Real solo a una feria,

Con paseos de caballos,

Días de fiestas que no falten,

Días de compartir con extraños.

 

Mi pueblo, mi pequeño tesoro,

Allá donde llegue el viento,

Sonará con ternura y alegría,

Lo mucho que yo te aprecio.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Jaime Puig Guisado

  -   Publicado el Lunes, 19 Agosto 2013

La perla de San Sebastián

El suave sonido de la sal

acaricia las naves y los blancos aviones

sobrevuelan la fértil isla del deseo.

El viento firma el mar con su azul.

 

Los pliegues de la solitaria colcha

en una piscina de olas lentas y leves.

La espuma arropa las primeras rocas

de la perla de la concha de Donostia.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Luis Miguel Helguera San José

  -   Publicado el Domingo, 18 Agosto 2013

Soneto acróstico de amor a Roma

 

 

Letrán, Plaza Navona, Arco de Jano,

Al pie del Panteón hallé a Bernini,

Campidoglio, Quirinal, Barberini

Imperiales como el verso ovidiano.

 

 

Una tarde en el Foro con Trajano,

Dolce vita, Via Veneto y Fellini,

Augusto, el Coliseo y Borromini

De piedra dejan hasta el Vaticano.

 

 

Entre siete colinas se exubera

Toda tu luz de albura policroma,

Embriagada del Tíber Trevi espera.

 

 

Regresar a ti, a esculpir tu aroma,

No apartar más de ti mi alma quisiera:

¡¡Addio amore, Arrivederci Roma!!

 

 

 

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Alberto Julián Bartolomé

  -   Publicado el Domingo, 18 Agosto 2013

Mérida

Ibérica, imperial: Augusta Emérita;

crisol de -valga el tópico- culturas;

esplendorosa, clásica, pretérita;

Alá, Yahveh, El Olimpo, Extremadura.

 

Milagroso acueducto, pax romana;

voz que llama a retreta al legionario;

colosal, escultórica, pagana;

la casa del Mitreo, el columbario.

 

Roma rezuma aroma en cada esquina

a lavanda, valor, espliego y gloria,

y en su manso regazo, Proserpina

da trasiego a las almas sin memoria.

 

Mérida, musa y dama del proscenio

donde Eurípides, Sófocles y Esquilo

desempolvan la lámpara del genio

de la tragedia que nos tiene en vilo.

 

Mérida de la dehesa y de la encina;

Mérida de la Ruta de la Plata,

clava el circo en mi corazón su espina;

el tiempo y la distancia me rematan.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Maria Johanna Alarcón Navas

  -   Publicado el Domingo, 18 Agosto 2013

La ciudad del olvido

Ella me mira y sé que se siente perdida,

Agobiada me acusa con la mirada,

Me vigila desde cada esquina,

Llevo al hombro el costal, el costal de toda mi vida.

 

Pérfida y angulosa Ella me mira,

Con su frío que hace doler los huesos,

Con un Sol que no calienta pero sí martilla,

Mi ruana doblada en el asfalto yace, es ella quien me domina.

 

Miles transitamos invisibles,

Somos contrastes lejanos de esa tierra perdida,

Ahora en un suelo que no me da frutos,

Clamo por limosnas que alargan esta agonía.

 

Miro de lejos a quienes transitan ataviados con abrigos,

Pegados a esos aparatos que les consumen la vida,

Yo labré otro suelo en lejano pueblo,

Para que ellos sobrevivan.

 

Ella se lleva el aire de mis pulmones,

Me exige que cambie de vida,

Quiere que sea como los que caminan sin alma,

O que silencie mi dolor en sus calles frías.

 

Me vine huyéndole a la santa muerte,

Mis tierras llenas de sangre palpitan,

No tienen mis manos para que yo las labre,

Ni mis coplas para florecer cuando se lo pida.

 

Ella me acusa con la mirada,

Sus entrañas asfaltadas no me vieron nacer,

Pero debo sobrevivir en su cementado corazón

Si es que pretendo volver.

 

A la tierra que huele a lluvia,

Al guayabo, a mis flores y al recuerdo de mi mujer,

Allá me la arrebataron esos que dicen luchar por el futuro,

Pero no entiendo el futuro de quién.

 

Entonces Ella me interroga golpeándome el rostro,

Me dice que no tengo nombre y estoy fuera de la ley,

Le explico que vengo de otra tierra,

Una tierra que a ella le da de comer.

 

Escupe palabras que no comprendo,

Me acusa de no hacer nada para volver,

Ella estampa en mi cuerpo palabras de olvido,

Me obliga a desaparecer.

 

Los que me hablaron del futuro en mi pueblo,

Dijeron que trabajaban para 'gente de bien',

Me explicaron que esa tierra no era mía,

Que la necesita un señor que sí valía por cien.

 

Ella esconde en lujosas casas a quienes dicen ser 'gente de bien',

Abonaron mi tierra con sangre,

La sangre de mis hijos y de mi mujer.

La ruana me pesa sobre la vida, no sé qué puedo hacer.

 

Me sumo al silencio de estas calles frías,

Duermo en un andén,

El estómago exige alimento,

Y mi cuerpo sólo quiere perecer.

 

Vivo en la ciudad que olvida todo,

Una ciudad que no sabe ver,

Porque en sus entrañas se ocultan personas,

Que arrebatan la vida por todo poseer.

 

Me pesa el costal de recuerdos,

Ellos me arrancaron la vida, la tierra y mi querer,

Se visten con elegantes trajes

Y promulgan leyes para legitimar la sangre que hacen correr.

 

Habito invisible entre sus normas,

No existo porque no quieres ver,

Cuando te falten los alimentos y el aire,

Dime, ¿pensarás acaso que debo volver?

 

Cuando ellos sequen la tierra que abonaron con sangre,

Cuando los ríos mueran de sed,

intentarán encontrar a esa gente invisible,

para poder de nuevo comer.

 

Porque las semillas que han creado,

Los matan lentamente y la tierra no vuelve a florecer,

La vida es lenta y hermosa,

Ellos han jugado ha ser dioses del tiempo y de todo ser.

 

Llevo mi ruana al hombro,

Sé que me moriré,

Ojalá que pueda regresar a mi tierra,

Lejos del suelo asfaltado y esa mirada, que no me supo acoger.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

antonio cristobulo hernandes

  -   Publicado el Sábado, 17 Agosto 2013

te buscare

Amor, no te escondas de mi mirada.No te ocultes de mis pensamientos, que aun en el mas allá de las tinieblas mi amor por ti brilla mas que nunca;

aunque viajes en lo oculto mi alma te seguirá y hará palpitar ese amor que mi corazón siente por ti...

TE BUSCARE: y haré de nuestro amor dos vaticinadores de la pasión, dos lunas llenas en un hermoso atardecer...

TE BUSCARE: y te encontraré y te brindaré ese amor que tu alma anhelo desde el día en que nuestro corazón se unió...

TE BUSCARE: y haré de ese día el día mas apasionado de tú existir, porque mi corazón esta dispuesto a brindarte todo ese amor que tu alma desea sentir...

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

freddy avendaño toledo

  -   Publicado el Sábado, 17 Agosto 2013

TALCAHUANO

Ciudad sufrida pero hermosa
llena de avatares de vida
que clama por ser escuchada
de bello mar de gran riqueza
que guarda el secreto de la vida
viejos sueños de ser conocida
en su sencilla calidad de emoción
eres tu la razón del devenir..
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Janeidith Tatiana Jerez Sandoval

  -   Publicado el Jueves, 15 Agosto 2013

La Vida

 La vida es un espejismo,

corto, de varios años,

o largo, de muchos años;

pero una vida puede cambiar la historia del mundo,

o de un mundo,

porque es lo único que tenemos, la vida...

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Daniel Rodríguez

  -   Publicado el Jueves, 15 Agosto 2013

El corazón de su vida

Mi pueblo dejó de ser, ahora es una puebla;
mi ciudad no es, una ciudada;
mi país, paísa.
Mi mundo no es otra que mi munda.

Cambié las fuentes por el olor de la piel,
las calles para pasear los sentimientos,

vivo en el corazón de una vida.
Me colé por un suspiro o por un despiste de su sonrisa

el centro late con pasión y me lleva en su vida,

el oxígeno es puro en los árboles de su mirada,

en vez de uno hay dos que calientan como ahora
y la luna en su plural está dentro de los soles;

están a la vez,
siempre es de día aunque exista menos dulce luz o más dulces sombras.
La noche la marca la nada,
la ausencia de todo,
desaparece la forma de verme en el mundo, país, ciudad, pueblo o donde vivo: en su persona.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

María-José Ramos

  -   Publicado el Jueves, 15 Agosto 2013

No tengo pueblo ni ciudad

No tengo ni pueblo ni ciudad.

Los tome prestados cuando me salieron al encuentro.

Este no es mi pueblo, ni  su fuente es mía,

Ni las nueces de sus nogales, ni las moras de sus ronzales.

Ni sus gatos famélicos, ni el cantar de sus mirlos.

Esta ciudad no es mía.

La viví paso a paso, cosechando murmullos

Amores y desamores, abrazos y escarcha

Me fundí en sus muros, tome prestada su historia,

Me hice luna de Valencia.

Pero nadie me recuerda

Ni aquí, ni allá

Solo cuando de noche,

Abro los ojos y abrazo el arco  del cielo.

Siento mío este vértigo.

Es mía la estrella

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 10

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro