FacebookTwitterLinkedinRSS Feed

Teresa Díaz Sánchez - Jueves, 22 Agosto 2013

SAN CARLOS, CIUDAD MÍA

«Que florezca y permanezca» Gobernador Pedro de Ceballos (1715-España 1778)

 

Te escribo ciudad mía -- joven fragmento de historia

desde tus calles, arterias vivas

en bajada y subida, vereda a vereda, paso a paso

por barrios arbolados, patios floridos, casas con zaguanes...

museos repletos de memoria

por sierras de granito y cuarzo, por verdes praderas y colinas...

por el vértigo del arroyo

acariciante como amante, invasor como tirano

vaso fresco a la boca o caballo desbocado

que el viento servicial lleva hasta el mar

junto con el sol, que destila vinos cálidos en los inviernos

y en verano gira y gira aventurero por las arenas bronceadas

dulzores salados de gaviotas, olas y espuma

Le escribo ciudad mía, al semillero de tus manos

a la mano sencilla de un pueblo que trabaja

y al puño levantado en busca de igualdad y justicia

que se niega a olvidar los olvidos en el taconeo de los años

Le escribo a la mano que cura, que enseña, que planta

a la mano que en silencio solidaria se da

a las manos pequeñitas, inocentes

que renacen sueños perdidos de otras infancias

a la mano sabia y gastada de hilar esperanzas

a la mano encendida que se desangra en los tamboriles

y hermana raíces y ritmos: colores de los carnavales

carnavales, lunas y estrellas de las noches carolinas

Te escribo ciudad mía – ciudad que rebrota

hembra rebelde nacida antes que la patria

cuna de patriotas acompañantes del grito libertario

vientre pródigo de deportistas, músicos, artistas y poetas

Le escribo a la Iglesia, tu corazón que late campanadas

a  una guitarra querida que va pariendo recuerdos

a las canciones de cunas anidadas en la voz de las mujeres

al aire tibio que un día fue risa en los labios de mi madre

y a los ojos de la gente

entreverados en la mirada de mi gente que florece

Te escribo ciudad mía, porque sabes enfrentar tormentas y piratas

y sabes oír el lamento del pueblo

y enarbolas banderas sin cadenas que blanquean las mañanas

con la misma entereza de aquellos laboriosos pioneros

herencia vital trepada a la rueda del tiempo

Hoy te canto con el pretexto de tu aniversario

y con la certeza que serán tus brazos mi último abrigo

pero te escribo porque te quiero San Carlos -- te quiero ciudad mía

porque escuchas atenta el palpitar de la vida

y así vas floreciendo y permaneciendo...

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro