Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

FacebookTwitterLinkedinRSS Feed

Jackie José García Reyes - Viernes, 28 Febrero 2014

REMEMBRANZAS DEL BUEN AMIGO

¿Acaso los sueños llegan como las olas de cristales

que se las ha llevado algún viento no muy lejano

de nuestras consciencias?

¿Acaso las victorias para uno mismo y para los otros (otras)

son los designios que los dioses (as) terrenales perciben y dirigen

durante sus juegos en los campos de batallas de esta tierra fértil

en donde nuestros anhelos por mantenernos dentro de una vida digna

cuesta en ardor del alma aquellos trabajos de todos los días

y de todas las noches, acaso eso es cierto,

acaso no podemos dirigir nuestro juego...?

¿Acaso yo me creía sentimientos tan hondos

como los que ahora avivan a mi alma...?

¿Acaso yo pensaba en tu existencia o en tu visión fija y sana

para con los otros (as)? ¿Acaso fuiste tú amigo mío

el que me has hecho volar a través de tu historia avasallante,

decidida y de antorchas la cual me empujó a salir

de ese exilio de inconciencias temporales

y proporcionarme las herramientas edificadoras para la paz

de mi familia, de mi gente y de mi alma?  Porque yo jamás soñaba

en la benevolencia de las equidades y de los compromisos sociales,

pues yo era tan solo un niño que soñaba en las acuarelas

de mi papel de empaque que utilizaría para la envoltura

de alguna caja de regalo,

y fue hasta que te observé por primera vez,

en algún periódico de algún día, que hoy no me acuerdo,

tu apacible rostro, con esos tenaces  ojos

incrustados en algún anhelado futuro por resolver,

que mi mundo se agitó rápidamente y junto a él

tu histórica anécdota de yugos, dolores y valentías...

y fue así que con los años crecí escuchando de tus luchas metálicas

y de tus ideales gloriosos por hospedar en un solo hogar

a todo humano sin categorías,

pues has sido notablemente valiente ahí en donde te habían hospedado,

tras las rejas de la sabiduría, te honrabas a diario sin darte cuenta,

alcanzando, incansablemente, la sostenibilidad para tus pieles,

y más para tu justo espíritu inquebrantable,

por tu gente, para tu gente, para los otros (as),

pero los tiempos franquean insoportablemente el sentir de lo humano,

y la historia exige reconocimiento de sus hechos, y fue así,

que un día de estos, no muy distante del de hoy, leí el periódico,

y observé nuevamente tu apacible retrato pintado de acuarelas tristes

que decía. "Siempre te querremos, Madiba.  Descansa en paz",

y observé que los cometas de tu rostro

habían alzado el profundo vuelo celestial,

y un silencio misteriosamente solemne invadió todo mi cuerpo...

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 7

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro