Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Llueve"

IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Llueve"

Estado: cerrado
Fecha: 01/04/2015 - 31/05/2015

El "IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "Llueve" (ver bases).

Todos los poemas que se presenten a este concurso deberán empezar por la palabra "Llueve", una palabra poética que puede emanar sentimientos nostálgicos aunque también es un acto sin el que la vida sería imposible.

Poemas ganadores

"A la luz de las sombras", por Alicia Fernández

Llueve y la vida fluye fugitiva por las cloacas.
A veces, asoma recelosa un periscopio
por los husillos mugrientos de la realidad
y, aterrorizada, vuelve a sumergirse en
la profundidad estigia del cálido inframundo,
ante la visión pavorosa de
cuerdos sin recuerdos que pueblan las calles asfaltadas
bañadas por la luz sórdida de un sol impúdico
que no deja lugar a sombras en las que cobijar verdades.
Prefieren exhibirse bien vestidos y
deambular solitarios por las calles
abarrotadas de gente con la cabeza excesivamente amueblada ,
gente muy prudente que recorre el camino de baldosas amarillas de los centros comerciales,
arrullados por el hilo musical de sirenas con labios de silicona
guiados por la luz inequívoca de faros de verdades absolutas
reflejadas en los cristales de rascacielos,
atalayas de dioses de la economía y las finanzas.
Gente decente que habita las aceras
bien perfumada y arreglada de domingo
etérea como el vacío
leve como globos de niño
libres del peso insoportable de sus cuerpos harapientos
y de maletas llenas de sus propios cadáveres
que  arrojaron hace tiempo a pozos,
fosas asépticas y otros vertederos
donde aún siguen flotando
sobre un lecho fangoso de aguas residuales.
Las ratas anidan y se alimentan
en el cálido refugio de la sangre caliente
de un corazón putrefacto que aún guarda el eco de un latido,
de una mano purulenta que una vez acarició a otra en las tinieblas de un cine de verano que ya no existe,
de un pecho corroído por gusanos que amamantó a un bebé,
a salvo del frio y la luz cenital que cae como una espada certera.
Mejor a la luz de las sombras
es donde la vida estalla como un grito
que retumba en los recovecos de las alcantarillas.

"Yo soy la que llaman Eva", por Claudia Lorena Parada Turcios

Llueve por vez primera en la Tierra y una no sabe muchas cosas;
las cosas que saben los músicos, los mudos y los artistas;
eso que llaman "Génesis", a lo que tanto atribuyen el inicio,
el humano comienzo, el paso doblado que emprende un trayecto.

Una, que es mujer y bestia
en el escenario breve del hacedor de todo,
que no bebió nunca la sabrosa leche de nadie,
que no es sino la obra dependiente de una costilla ajena.

Una es quizá una carne viva,
que duele cuando se está en tal condición,
y que se llora toda en el primer instante de aire, de tal manera,
que ese único instante, con el tiempo, la redime.

Esto que soy es algo que siente,
algo como la sangre, como la sabia, las venas
que se ensanchan o adelgazan con el milagro,
la vida, mujer que espera, la risa.

Una quizá es fruta, agua, elixir o veneno,
algo que nació para darle sustento al producto primero;
una lo sigue y sigue su huella, o la borra, o la quema.
Una es la mujer primera, y aquí está toda. Aquí.
Aquí en la siembra y en el cielo, donde todo se dispersa.

Una es la voz del silencio que lleva,
la risa de la tristeza que bebe, una es una. Una.
Una es la desnuda, la que sirve de rama, que hace casa,
que con el aire estremecido le ofrece lugar en su nido.
Ahí mismo. En el mundo.

Lo que soy yo, nadie quiere ser. Nadie lo quiere saber.
Yo quizá lo supe cuando sentí el vuelo de la vida, aquí adentro.
De ver su cercanía, que viene de lejos,
de quedarme fuera, cuando él se refugia dentro.

Soy el resultado de aquello pensado antes que todo sucediera,
soy lo consiguiente de lo que reinaba en la faz del abismo;
Yo soy la comadre de la serpiente, la impía, la pecadora, vacía.
Yo soy esa. La que está en los libros. En el libro primero.

Yo soy la que llaman Eva.

:


Poemas ordenados de mas a menos votado:

Ordenar: más votados | más recientes

José Félix Megías González

  -   Publicado el Martes, 05 Mayo 2015

Llueve

- Llueve...

vuelvo a sentir,

ese pellizco en el alma,

que me obliga a escribir.

- Los versos se agolpan,

queriendo salir,

de muy dentro de mí,

y suspiran y me imploran.

- Las lágrimas brotan,

como manantial,

de aguas sosegadas,

que mojan laderas.

- Yo pongo la letra,

porque de la música,

se encarga la lluvia,

y el sonido del viento.

- Llora el cielo,

con gotas de tristeza,

lloro yo...

con lágrimas en verso.

- Me voy tragando los suspiros,

muriendo lentamente,

y a la vez...

vuelvo a la vida.

- Porque la lluvia que cae,

sigue llorando conmigo,

diciéndome que si siento,

es porque estoy vivo.

- La brisa murmulla,

me habla al oído,

me dicta palabras,

que yo escribo.

-Porque llueve...

y el gris se apodera,

de los sentimientos,

obligándolos a salir.

- Y me hago nostalgia,

y también pasado,

de cuando llovía,

en otros tiempos.

- De cuando eran las mañanas,

el principio de algo,

de cuando no me importaba...

que lloviera.

-Por no haber vivido lo suficiente,

para echar de menos a nadie,

a los que la lluvia se llevó,

sin consultarlo conmigo.

- Esta lluvia que hoy me obliga,

que me somete a su antojo,

que me hiere y me domina,

y me empapa de recuerdos.

-La tormenta amainará,

se llevará los vientos,

y una mañana de éstas,

se llevará al poeta,

dejando sus versos.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

pedro pinzon

  -   Publicado el Martes, 05 Mayo 2015

BUSCANDO PAZ

Lueve,

sosegando la sed de caminos polvorientos,

de campesinos sedientos,

soñadores que en el mundo,

por los vastos caminos van dejando sus alientos.

 

Lueve,

la paz, el silencio, vuelven hoy a estar,

peregrinos del camino,

caminantes del destino que hoy estan en el humbral.

 

Lueve,

se limpian las conciencias,

encontrando en la frescura de los campos sin igual

el logro de los sueños de quien duerme sin soñar.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Ana alejandra Murillo quijada

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

La sequía de vivir

Llueve en este insípido desierto mortal

Grisáseo no es el color para el ser que en dióxido de carbono transformó

El rocío cubrió por igual cada particula, todo el lugar

Entre aquellas piedras como río se transportó

Lo que quedaba de un cuerpo sin vida, la tierra absorvió

En un mundo con sequía nuestras vivencias el daño han justificado.

 

Llueve, llueve sin cesar esperando la tierra encontrar su libertad

Colores primarios dirigiendo a tus ojos al tesoro, al camino

¿ No es la pobreza la discapacidad que en estos tiempos pretendemos actuar?

... Mis lagrimas este rocío, mis pensamientos la dirección

y nuestras acciones, la transformación.

 

Millones de miradas granizan  analizando a cada ser

¿ Porque no identificaron a los que aquella inocencia robaron, lastimaron?

Teniendo el sol como reflector ocultan bajo la sombra lo que el silencio se llevó.

 

Amar no pretende ser el ingrediente final como componete de la felicidad

Soñar no es cerrar los ojos y esperar la oportunidad

Vivir es la sequía que espera llover 

y el deseado arcoiris que día a día deseamos obtener,

Cada color una estación,

Buscamos el rojo ... el AMOR.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Alejandro Monteagudo

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

Lluvia en la mirada

Llueve sobre la ciudad casi dormida,
Y es el asfalto...
Lágrimas de los árboles sobre los que llueve vida.

Llueve sobre la ciudad a media tarde,
Agujas de pino que suspiran
Y gente que contempla llover desde los portales.

Mientras tanto casi junto a mí...

Una mujer espera con la mirada yerta,
Pupila triste y vacía,
Manos inquietas,
Pues es su llanto
Lluvia sobre la ciudad cuasi dormida.

Se cruzaron las miradas
Yo la compadecí,
Ella me odiaba.
Se cruzaron y sentí
La canción de una mujer abandonada.

Llueve sobre el insensible pavimento,
Llueve con calma, pacíficamente,
Como un arcaico y lacónico lamento.

Vigas de metal en pos de la ciudad dormida,
Absurdo esqueleto escéptico
Sobre el que se edificaron las mentiras.

Pero la ciudad es de asfalto y roca,
Ni siente ni vive, ni sueña,
Ni sufre, ni muere, ni llora.

Una mujer de ojos azules me mira,
Ojos de lluvia que vibran,
Dos gotas de agua
Sobre una ciudad que ignora y olvida.

Alejandro Monteagudo (28/03/11)

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Carmen Barrios

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

Ventanales

Llueve y cuál esponja se extiende

grácil pincelada por todo el paisaje,

este agua salpica como un homenaje

de vida pintada sobre un fondo verde.

Los días arrastrados, ya casi se pierden

tras una ventana que espera mensaje,

posibles noticias, pendientes viajes...

la luz se declina, el día ya no vuelve.

Se instala la noche, ésta nos convierte

en lejanas máscaras, pasivas, ausentes

la angustia que brota, pesada se vierte.

Afuera la lluvia danza cuál demente

con la impunidad del que nada entiende,

tras de la ventana, nos llega la muerte.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

José Luis Remualdi Cavallero

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

Óxido

Llueve y escampa desde hace horas,

pero en este momento la lluvia cesa

y relamidos por un viento como buey,

los techos antes rumorosos encomiendan

sus gotas a sonar en las bocas rebosantes

de tanques como escuerzos.

 

Y ahora que ranas y perros se adueñan

de la noche y tu recuerdo de mis cavilaciones,

sigo sin convencerme que mi oportunidad

contigo, se oxida día tras día, lluvia tras lluvia,

con el triste sino de los techos.

 

Sin embargo, sé que mañana, empapada

de tu ausencia mi ilusión, crujirá reanimada

por el sol, y no muy crédula de tu regreso,

pero insegura a la vez de tu adiós definitivo,

tras un hondo suspiro de alma volverá

a permitirse unos pájaros.

 

Espera, mi utopía rojiza y marrón,

que aparezcas una noche lluviosa, y a tientas,

abras tu lado de la cama y te acurruques

abrazada a mí a oír llover mientras me dices

que casi te pierdes mi amor en esta vida

y otros bálsamos vitales a mi ferruginosa fe.

Desagravios que en un escampe, entre besos

irás imponiendo dulcemente al coloquio

de viento, gotas, ranas y perros.

 

Ella espera; espera piel al viento mi utopía.

 

Pero el óxido...es oficio de tu olvido.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

MANUEL ALBERTO BRITO

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

LLUEVE

Llueve sobre el  templo nocturno

Enlazado a mi cuerpo,

Sierpe de recuerdos

Enroscada en mis carnes

Y en el fondo de mi conciencia.

Llueve y mis ojos brillan

Entregados a la noche de los tuyos

Y al delirio de tu boca

Descargando su mies sobre la mia.

Llueve y ya no estoy donde mi figura aparece

Eso solo es una sombra que marca

Mi ausencia de este lugar,

He retrocedido en el tiempo

Hasta esos días que ya no son,

Pero que hoy son.

La lluvia te trae en cada gota

Que verticalmente taladra dulcemente

Mi cabeza  y me  lleva más acá

De este tiempo.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Eduardo Galindez

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

Universo de ti

Llueve vida ante tus ojos, derramando sensaciones.

Deseos activan sinergia y constelan miradas.

 

Llueve torrente sanguíneo, intoxicado en un cometa.

Inhalo el frío campo entre pinceladas de acuarela.

 

Llueve soledad a tu partida, saboreando enigmas.

Jocoso comienzo simulando éxitos y esperanza.

 

Llueve ácida semilla, rodeado entre tus brazos.

Germinan ráfagas violetas posadas en tu regazo.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Juan Manuel Hernansanz

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

Agua

Llueve...

el silencio es de agua,

es la misma cosa,

llueve despacio y como muy lejos.

Los seres no existen,

han huido

al otro lado de la tenue cortina

de lluvia,

no se oye su voz.

 

¡Todo es de agua,

de noche y de agua,

de ser y de agua,

de luz y de agua!

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Gabriela Romero

  -   Publicado el Jueves, 07 Mayo 2015

Y, ¿qué pasa si soy yo?

Llueve, cada tarde que pienso en aquel abril
Cada invierno que pienso en lo que perdí
Cada instante que pasa de vida frente a mi
Pienso en cada cosa que te di


Que utopía mi pensamiento
Pero mientras pienso tambíen llueve, triste lo que siento.
Llueve a cántaros frente a mis recuerdos de tipo perfecto
Frente a mi ilusión, mi imaginación, mi intelecto.

 

Y usted ¿siente la misma lluvia?
¿Si siente que cuando falto su corazón no palpita?
¿Si siente lo mismo que yo siento cuando fijo mis ojos en su vista?¿Si piensa lo que yo pienso cuando le veo de cerca?

 

Dudo esto y muchas cosas más, dudo de su amor, eso me aterra
Pienso que tal vez esto que escribo no es digno de una antología
Pero recuerdo que en mi mundo usted es lo mas importante, en mi vida
No se por que, ni que ha hecho para convertirse en ello, en parte de mi vida

 

Tal vez esto simplemente es una ridiculés, un acto infantil
Una niña que siente, que en medio de su inocencia ama
Que lo ama con tal fuerza, que ha jurado luchar contra todo lo que ose separarla
De usted, que ahora se ha convertido en ese juguete tan deseado por su avaricia

 

La avaricia de una niña, ¿Qué tan profunda podría llegar a ser?
Ella misma duda que sea algo trascendental, despues de todo es una niña, corta de caracter
Posiblemente caprichosa y ambiciosa, tristemente esa ambición ahoraes culpa de su forma de ser
La enamoró, aun siendo una niña y ahora ¿Qué pretende usted hacer?

 

Podría amarla con todas sus fuerzas, darle su afecto, su apoyo
Corresponderle en el amor, hacerla feliz, o simplemente brindarle cariño
Podría ayudarla en sus escritos, que son su único capricho
que, si se pueden llamar asi, son su unico vicio

 

Esta niña esta corta de palabras, no se halla a si misma
no encuentra cordura en sus letras, que nunca eran de amor
Mucho gusto, la niña del escrito soy yo, ahora, podría usted decirme
¿entre sus planes está amarme?, ¿está amar a esta niña caprichosa e ilusionada y más que eso, enamorada?.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

bettysia alvarez

  -   Publicado el Jueves, 07 Mayo 2015

LLUVIA DEL CORAZÓN

Llueve cuando me dejas

y asumo que ya no estás,

porque acepto ser yo ésa,

a la que toca esperar.

Llueve tras los cristales,

de un día soleado,

porque tú no has venido,

pero no me has olvidado.

Lloran las nubes, días tristes,

mi corazón se ha parado,

intenta escuchar al tuyo,

pensaba que sentía algo.

Y acepto que yo soy ésa,

que te llora al esperarte,

viendo entre los cristales,

llover sin poder amarte.

Llueve y llueve en mi corazón,

llueve siempre al marcharte,

llora al sentir dolor,

el dolor de no tocarte.

Llueve y sigue lloviendo,

se nubla y sigues aquí,

porque sabes como yo,

que volveré a sufrir.

Mis días tristes si no apareces,

mi mala suerte está echada,

yo esperando por verte,

ella contigo cada mañana.

Es la que se despierta,

sabiendo que estás allí,

ella teniéndote cerca,

y yo te pienso desde aquí.

Desde entonces llovió mucho,

nos quisimos y enfadamos,

pero nunca nos tuvimos,

lo que tuve te lo he dado.

Nunca rogué una sonrisa,

nunca supliqué un abrazo,

pero tú venías a mí,

la culpa de haberte amado.

Tan lejos como me iba,

venías de nuevo hacía mí,

buscando que te abrazara,

teniendo todo de mí.

Yo que buscaba el amor,

quererte y nada más,

tú buscabas de mí un rato,

y te volvías a marchar.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

juan duro

  -   Publicado el Jueves, 07 Mayo 2015

El viejo techo de zinc

Llueve, ella siente que llueve

Y las gotas no repiquetean

En el viejo techo de zinc

Y entonces ella sale por la puerta de atrás

La del patio

Y el sol inunda su cara

Y siente la brisa cálida de primavera

Que allá..., allá arriba

Mueve las copas de los álamos

Y entonces ella sale a la calle

Y ve que los chicos juegan pelota

Y que los perros corren tras sus ruedas

Pero de lluvia, nada

Hay el mismo sol que en su patio

Ella no ve ni un paraguas

En las paralelas veredas que se cortan antes del infinito

En el horizonte citadino

Sin embargo sabe que llueve

No sabe en donde

Y se da cuenta que es una lluvia que no moja

Y se da cuenta que es una lluvia que la ahoga

Ya lo sabe...

Llueve dentro suyo

Llueve en el frío invierno de su corazón.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Zaida Azucena Juárez

  -   Publicado el Jueves, 07 Mayo 2015

Llueve


Llueve...

ecos de antiguas voces

merodean el poniente.

Rumores de extraños pasos,

bordean mis mañanas.

Huracanes de cómplices consignas,

serpentean la cúspide de anhelos.

Llueve...

resuenan en mis sueños

las motivaciones de los ruegos,

la flotante sintonía de presagios.

Llueve...

cruenta agonía

donde sepultas la incertidumbre,

tibio rubor despojado de plenilunios,

arrasando mis entornos.

Llueve y tu bendita piel

se instala para siempre en mis comarcas.

                                                              ZAIDA JUÁREZ

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

mag bal

  -   Publicado el Jueves, 07 Mayo 2015

LLUEVE

Normal 0 21 MicrosoftInternetExplorer4 L L U E V E

Llueve, una razón más para aumentar mi soledad

Cada gota un pensamiento que de mi mente escapa

En los charcos se va formando mi triste adversidad

Y empapan mis sentimientos igual mis sentidos tapa

A través de la ventana, veo sus gotas depositarse

Disminuyendo la luz que del exterior penetra

Hace pequeños canalillos que parecen adentrarse

Formando una extraña figura que parece una letra

Intento descifran lo que puede decir este dibujo

Mil y una palabras podrían ser las que aparecen

Muchas me hablan de miseria y pocas de lujo

¿Será que mi soledad solo tristeza las merecen?

Aumenta con rapidez la caída del líquido elemento

Provoca que en la habitación haya  más oscuridad

Esto solo hace que mi desasosiego vaya en aumento

Dejar de llover que salga el sol, lo pido por caridad

Cierro lo ojos y noto un aroma, el de tierra mojada

Al abrirlos vi. el cielo sin nubes y todo el estaba claro

Me alegre, ya tenia el sol la tristeza estaba acabada

Alguien me escucho, no se quien pero la lluvia paro

Magi Balsells

Derechos reservados

/* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:"Times New Roman";}

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Yohana Yeraldine Barragán Piñin

  -   Publicado el Sábado, 09 Mayo 2015

CON DIOS EN LA LLUVIA

Llueve y me pongo de hinojos,

Viendo el llanto fuerte de Dios,

Caen sus lágrimas como truenos

Y se hacen más cieno los caminos en dos

Me pongo al poderoso a orar

Hago festividad en su altar,

Y le pido sollozando:

Protege al débil y desprotegido con tu amar.

 

Siento en mi tierra la pobreza,

La miseria quiere invadir,

Quiere maltratar nuestro sentir,

Y siento... siento vergüenza

Vergüenza, no señores de mi tierra NO

Sino de aquellos llenos de avaricia,

De la política que se burla del noble,

De la indiferencia y la crueldad de los hombres.

 

Elevo mis manos al cielo,

Y suplico amor para el rencoroso,

Felicidad para el triste,

Y paz para el malvado e impetuoso

Miro mi alrededor y observo,

Observo indulgencia y cada vez más dolor,

Por qué Dios? Por qué tanta lluvia y tanto frío,

Por qué tanta gente sin corazón?

 

Dios no contesta, Dios no responde,

Y cada vez más duelen estas cosas del mundo,

Pisotean los acaudalados al pobre,

Y aplastan la dignidad del bueno y noble

Llueve y para ellos no hay cobija,

Andan por el mundo, perdidos,

Y por la sociedad ya olvidados,

Maltratados y discriminados.

 

En la tierra se va perdiendo el amor,

Es tanto el egoísmo y tanta la ambición

Que se va  sembrando tirria y abominación

Dejando de lado, del corazón celestial su intención

La hecatombe y el pánico juegan su papel principal,

Como torbellinos destruyen sin piedad,

Y el infortunado huye como antílope pidiendo clamor,

Corre y corre escapando del cazador.

 

Y sigue lloviendo, es el desconsuelo del Señor,

Y lloro yo en mi madrugada con tanto cautiverio

Y Dios quiere empinar y hacer guerra

Empieza en batalla contra el enemigo

La tristeza se pronuncia como ave atribulada,

Y yo misma me vuelvo ave indomable,

Sabiendo que la pena es un rincón impalpable

Para un ser celestial invencible y admirable.

 

Ante tanta catástrofe siento indignación,

Y en medio del fragor con Dios me pongo a llorar,

Y es entonces para mí un privilegio,

Llorar como lloran las nubes la ira de Dios,

No me intimida entonces llorar por el sufrido,

Y derramo lágrimas profundas que emana mi ser,

Pero guardo premeditadamente una lágrima

Para llorar por la felicidad que Dios dará al fin de la alborada.

 

Y son el pobre, el sufrido, el maltratado, el abandonado,

Los que abatidos se lamentan en la inmundicia,

Y sienten el frío de la escasez,

Y maldicen el rincón oscuro de la penumbra,

Cuando enfermos nadie toca a sus puertas,

Para brindar auxilio y caen ellos despojados,

Y con amor espeluznante ofreciendo descuido,

La pobreza se asoma cada vez más con censuro.

 

Pero no, no permitiré que sigas asechando,

Me pondré como querubín junto a Dios cantando

Y estaré haciendo júbilo aviva voz danzando

Y le diré al padre: Señor, escucha mi oración en poema

Que mi sangre valiente está luchando,

Envía ángeles divinos para destruir lo evidenciado,

Porque ahora yo, primicia de poeta

A ti iniquidad te contrarresto con estos versos declamando.

 

Y entonces en medio de la lluvia le digo al Señor:

Inclina tu oído, no voltees tu rostro y mírame!

Observa junto conmigo a tu pueblo, apiádate de ellos,

Quiero desvanecer la injusticia y la maldad

Quiero un mundo nuevo para el mañana,

Quiero sentir, quiero respirar libertad!

Que caigan los hacedores del mal,

Aléjense hipócritas, den un paso atrás.

 

Adiós tropiezo, adiós mentiras, adiós vacuidad

La ignominia quiere arrasarnos sin piedad,

La impunidad la encubre  y se siente galante

Se siente soberbia, se siente triunfante,

Tiene un brote pérfido en su ser,

Y sus días incrementan el fatal destino del mal,

Y sigue el anzuelo del infortunio

Que vida tras vida sigue su legado trivial.

 

Pero digo basta! basta ya de tanta desolación!

Y aclamo doblegada pidiéndole al señor

Paz, felicidad, bondad, amor y perdón

Oye mi ruego, respóndeme por favor!

Y Dios en su llanto moja con fuerza mi cuerpo

Y con truenos me muestra su ira

Pero su pena innata traspasa mi alma y,

Me responde con un silbido de pájaro.

 

Y allí sigo con Dios en la lluvia,

Entre el llanto y el vacío que brotamos juntos

Él tan abstracto y yo tan concreta,

Le pido y aclamo por lo que sufre mi tierra

Y logro escuchar un susurro, es la voz del padre!

Con temor reverente en aposentos vayan me dice,

Soy misterio, y éste misterio se hará presente,

No importa cuánto sufran, que sufriendo gozaran del cielo y el omnipotente.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro