Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Llueve"

IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Llueve"

Estado: cerrado
Fecha: 01/04/2015 - 31/05/2015

El "IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "Llueve" (ver bases).

Todos los poemas que se presenten a este concurso deberán empezar por la palabra "Llueve", una palabra poética que puede emanar sentimientos nostálgicos aunque también es un acto sin el que la vida sería imposible.

Poemas ganadores

"A la luz de las sombras", por Alicia Fernández

Llueve y la vida fluye fugitiva por las cloacas.
A veces, asoma recelosa un periscopio
por los husillos mugrientos de la realidad
y, aterrorizada, vuelve a sumergirse en
la profundidad estigia del cálido inframundo,
ante la visión pavorosa de
cuerdos sin recuerdos que pueblan las calles asfaltadas
bañadas por la luz sórdida de un sol impúdico
que no deja lugar a sombras en las que cobijar verdades.
Prefieren exhibirse bien vestidos y
deambular solitarios por las calles
abarrotadas de gente con la cabeza excesivamente amueblada ,
gente muy prudente que recorre el camino de baldosas amarillas de los centros comerciales,
arrullados por el hilo musical de sirenas con labios de silicona
guiados por la luz inequívoca de faros de verdades absolutas
reflejadas en los cristales de rascacielos,
atalayas de dioses de la economía y las finanzas.
Gente decente que habita las aceras
bien perfumada y arreglada de domingo
etérea como el vacío
leve como globos de niño
libres del peso insoportable de sus cuerpos harapientos
y de maletas llenas de sus propios cadáveres
que  arrojaron hace tiempo a pozos,
fosas asépticas y otros vertederos
donde aún siguen flotando
sobre un lecho fangoso de aguas residuales.
Las ratas anidan y se alimentan
en el cálido refugio de la sangre caliente
de un corazón putrefacto que aún guarda el eco de un latido,
de una mano purulenta que una vez acarició a otra en las tinieblas de un cine de verano que ya no existe,
de un pecho corroído por gusanos que amamantó a un bebé,
a salvo del frio y la luz cenital que cae como una espada certera.
Mejor a la luz de las sombras
es donde la vida estalla como un grito
que retumba en los recovecos de las alcantarillas.

"Yo soy la que llaman Eva", por Claudia Lorena Parada Turcios

Llueve por vez primera en la Tierra y una no sabe muchas cosas;
las cosas que saben los músicos, los mudos y los artistas;
eso que llaman "Génesis", a lo que tanto atribuyen el inicio,
el humano comienzo, el paso doblado que emprende un trayecto.

Una, que es mujer y bestia
en el escenario breve del hacedor de todo,
que no bebió nunca la sabrosa leche de nadie,
que no es sino la obra dependiente de una costilla ajena.

Una es quizá una carne viva,
que duele cuando se está en tal condición,
y que se llora toda en el primer instante de aire, de tal manera,
que ese único instante, con el tiempo, la redime.

Esto que soy es algo que siente,
algo como la sangre, como la sabia, las venas
que se ensanchan o adelgazan con el milagro,
la vida, mujer que espera, la risa.

Una quizá es fruta, agua, elixir o veneno,
algo que nació para darle sustento al producto primero;
una lo sigue y sigue su huella, o la borra, o la quema.
Una es la mujer primera, y aquí está toda. Aquí.
Aquí en la siembra y en el cielo, donde todo se dispersa.

Una es la voz del silencio que lleva,
la risa de la tristeza que bebe, una es una. Una.
Una es la desnuda, la que sirve de rama, que hace casa,
que con el aire estremecido le ofrece lugar en su nido.
Ahí mismo. En el mundo.

Lo que soy yo, nadie quiere ser. Nadie lo quiere saber.
Yo quizá lo supe cuando sentí el vuelo de la vida, aquí adentro.
De ver su cercanía, que viene de lejos,
de quedarme fuera, cuando él se refugia dentro.

Soy el resultado de aquello pensado antes que todo sucediera,
soy lo consiguiente de lo que reinaba en la faz del abismo;
Yo soy la comadre de la serpiente, la impía, la pecadora, vacía.
Yo soy esa. La que está en los libros. En el libro primero.

Yo soy la que llaman Eva.

:


Poemas ordenados de mas a menos votado:

Ordenar: más votados | más recientes

Natalia CDR

  -   Publicado el Jueves, 09 Abril 2015

No llueve más en su memoria.

¿Habrá llorado su hastiado corazón

que no tiene sangre sino arsénico

y habrá sentido sin más emoción

ese cerebro esquizofrénico?

 

¿Habrá llovido en destrucción

su odiada altivez de dios helénico

o es fruto de la alcoholización

el frío deseo oligofrénico?

 

Sigue seco su desierto de razón

que ignora su grito ecuménico

y sigue sin llover su erudicción

 

que alumbra su sentir neurasténico,

puesto que ignorar su fémina pasión

hará su odioso fin iatrogénico.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 27

Samia Chouikh

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

Llueve añoranza

Llueve,

como cuando tu risa se oía hasta en los recobecos

más oscuros y escondidos de mi alma.

 

Llueve,

como recuerdos de falsa alegría

desapareciendo rápidamente.

 

Llueve, 

besos vacíos recorriendo tu costado izquierdo,

caricia fría por tu espalda.

 

Llueve,

como la última vez que mis ojos tristes

se posaron en los tuyos.

 

Llueve,

lágrima fría y amarga por mi mejilla,

aliento helado de amor trágico.

 

Llueve,

nostalgia de tus ojos,

como si me echaras de menos.

 

LLueve,

llueve añoranza en mis palabras.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 24

Rafi Guerra

  -   Publicado el Jueves, 28 Mayo 2015

"Y TE LLAMO POR TU NOMBRE, LLUVIA"

Llueve...

Etérea llama volátil lluvia
lengua de agua lamiendo
el silencio del alma,
besa la sien con arrullos de amor
moja los pliegues de la cara,
me agarra los dedos y me hace el amor
entre gotas cristalinas, plateadas.

Mojas los ojos pero no la mirada,
no te opongo resistencia
guerrera de turbulentas aguas.
Te preparo un café cálido y fuerte,
nos sentamos y me hablas
de tu entrada sutil , in crescendo
de tu ritmo agitado de fábulas
y miramos las velas a través de las tazas.

La voz llevas rota entre aguas
rayos y truenos te acompañan
en tu feroz batalla,
pero no asomas tristeza
a pesar del odio que en algunos provocas.
Acaricias nerviosa los hombros,
transparencias sobre la ropa,
vaso de agua en la tormenta
a grandes sorbos esparces
sobre la tierra sedienta.

Las moscas se refugian
en los huecos de las casas,
escribo, con agua de lluvia en el pelo,
los pies descalzos, mojados
y de fondo un piano que marca
la suave melodía de tus aguas.

Me divierte escuchar
los infinitos sonidos de tus gotas.

© mm65 (Rafi Guerra)

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 24

Pedro Antonio Segura

  -   Publicado el Domingo, 26 Abril 2015

En la lluvia espero

Llueve,

y la lluvia en mi sentimiento

me recuerda su ausencia

mojando mi espera.

 

Ahora es tristeza,

un folio en blanco mojado

donde escribir no puedo mis mejores versos,

un verde prado anegado que rezume melancolía

donde encharcarme quiero.

 

La Lluvia, que es vida, es para mí una paradoja

que me congoja por no tener su presencia viva.

¿¡Por qué ella no amaneció!?

Se dejó llevar por el viento huracanado de la noche

mientras placía a su lado con la lluvia en la ventana

empañando  los cristales de nuestra habitación,

y también a sus ojos que se quedaron en la madrugada.

 

Pero espero encontrármela vestida de lluvia

entretanto el cielo me empapa con su llanto

sentado en nuestro banco, ese banco del parque

donde nos dejábamos acariciar por toda una vida

en nuestra vejez.

Y que ahora, en las tardes lluviosas,

desde mi vacio hogar

lo veo solitario y bajo a acompañarlo.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 22

Mario Reyes Spindler

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

Llueve el alma cual rocío

LLueve

y como gotas, queman los astros de tu piel

caen al rocio como el viento en tempestad

enmudeciendo el alma, la cual llamas soledad.

 

Llueve

son como hálitos de vida que se hacen ciegos

entonces, en la risa de tu cuerpo me dejas ver

la nada, veo caer la lluvia hacia mis pies.

 

Sueño

esperarán mis manos a la orilla de tus brazos

ahogando el sonido que producen tus labios

y soñaré, que mis miedos habré de vencer.

 

Si he de decir cual tiempo perdí, esperándote

llovería en la obscuridad del universo autismo

he llevado alas sin poder volar, queriéndote 

y ya no llueve, he conocido de mi mismo.

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 21

Angeles Simón

  -   Publicado el Domingo, 31 Mayo 2015

"Retrospectiva"

"Llueve"

Cierro mis ojos.

Respiro profundo.

-Hace tiempo,

Olvide sentir el encanto

de la lluvia.

Era de tarde,

cuando me senté al sillón

y veía desde adentro el jardín.

La lluvia descendía.

Olía a violeta y jazmín.

Entonces,

Recordé el día que...

-Corríamos como niños,

bajo la lluvia.

El agua chipoteaba.

-Era divertido.

Sentíamos las gotas de agua

en nuestros ojos,

nuestro cuerpo,

nuestra boca.

Esos momentos de locura,

de frenesí.

Las hojas de los arboles caían,

el suelo estaba húmedo,

y nosotros reíamos.

Comencé a sentí frio.

Nos detuvimos cerca de una cabaña.

Te llegaste a mí.

Me abrazaste fuertemente que...

esa química broto en los dos.

Me miraste fijamente

Trataste de secar mi semblante.

-Mis ojos brillaban,

pues estaba contigo.

Saboreamos el agua que

...resbalaba en nuestro rostro.

Y de repente...

Sentí tus labios sobre los míos,

nos estábamos besando.

-Cerré mis ojos,

no quería que terminará

ese momento.

Fue mágico, único, maravilloso.

Ahí, bajo la lluvia

donde nos encontrábamos los dos.

"Ahora llueve, lo recuerdo, sonrió".

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 21

GUSTAVO DE LA ROSA MURUATO

  -   Publicado el Sábado, 30 Mayo 2015

LLUEVE EN LA SIERRA FRÍA

Llueve de noche sobre los pinos de la Sierra Fría:

Abruptos aposentos se abren a la intemperie

que ruge y maldice en eléctricos idiomas;

súbitos resplandores se encienden en las montañas

y antiguas lluvias se anuncian por el monte:

torres en sucesión que ofician el vértigo de la altura,

espirales jugando sus escaleras con aérea existencia.

Las veredas de grava deslindan urgidos pasos

en puntos de fuga y confluencia. Los senderos,

sometidos a una geometría contra intuitiva,

se abren paso por acuáticos mundos desbordados;

la tierra empapada destila savias renovadoras;

fluyen jugos lechosos de las ramas desgajadas,

a ras de tierra revientan flores con pétalos de lama.

Ya despejado el cielo después de la torrencial tormenta

y bajo los astros convocados al simposio de los dioses,

nosotros —como el hombre primitivo— elevamos

una indiscreta mirada sideral hacia la Vía Láctea.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 18

Jose luis lozada Caceda

  -   Publicado el Domingo, 19 Abril 2015

llueve

Llueve la tristeza como mi egoísmo y mi maldad y a veces llueve tan fuerte que te odio tanto  al punto de hacerme daño a mí mismo, son mis celos la rabia el asco a mi yo aborrecible que sin querer se ha corrompido. y sin remedio mi querido amor  y para igual en la  desgracia a veces mejor dicho casi nunca esta lluvia nos moja tanto a los dos que te veo distinta, ni en cuerpo ni en alma te pareces a la que ame solo instante y  tu  cuerpo cambia  se vuelve más hermoso y prohibido , quizá por imposible y lejano que parezca esta lluvia nos invade nos modifica y cuando quiero apartarme de ella, me doy cuenta que no estoy solo  puede verte , me seco y soy otro que no te odia, que no llora que no está triste y que te ama.
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 17

Sabrina Sanchez Salado

  -   Publicado el Sábado, 04 Abril 2015

Llueve por dentro.

 

Llueve dentro de mi alma
llueve dentro de mi corazón
gran borrasca llebo en mi interior.

Llueve tanto como grandes nubes
grises y tormentosas
encima de una montaña
con un pico enorme por cima.

Como un cuchillo afilado
que atraviesa el alma del cielo
y este a su vez se desmorona
con grandes rayos y truenos.

Fuerte lluvia, tan fuerte que graniza
poco a poco va perdiendo el aliento
se va quedando sin fuerzas
ya no hay ganas de luchar.

Mi alma se deshace
la tormenta se va
y paso la noche derrumbada
en mi propio ser sin ser.

Ya no siento la lluvia
que había en mi interior
mi cuerpo se inundó
dentro de la tempestad.

Y con el alma dolorida
amanece un nuevo dia
luchando por un nuevo aliento
de aire fresco y de vida.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 16

Néstor Quadri

  -   Publicado el Miércoles, 08 Abril 2015

Llueve y es invierno

Llueve y es invierno,

y hoy es uno de esos días

en que valdría la pena,

cantarle unos versos tristes

a los charcos y la escarcha.

 

Llueve y es invierno,

y hoy mi corazón se angustia

con el paso de los años,

porque en la soledad de mi vida

hay un amor que no llega.

 

Llueve y es invierno,

y hoy siento en mi alma,

que me estoy haciendo viejo.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 13

Henry Alexander Atto Rios

  -   Publicado el Martes, 05 Mayo 2015

Oh amada, vuelve

Llueve.

Aquí el rocío es tan tenue,

la noche fría está muy gris:

un cielo vacío sin estrellas

no tirita, una luna sombría

y menguante ya no irradia,

la felicidad a nuestras casas polvorientas.

 

Los dedos de la alfombra y las patas de mi cama

se ennegrecen, y los niños

me preguntan por ti la llamada

errante. Mi vida se oscurece.

 

Ya los gallos no nos cantan

¡Oh amada te pido, vuelve!

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 12

Rafael Eduardo Martínez Pérez

  -   Publicado el Martes, 05 Mayo 2015

Llueve el Sueño placido

Llueve en este cielo destellante,
La alborada por fin esta rojiza;
Buscando en los rincones al amante,
Creer en el silencio denigrante,
Perderme sin tu luz, sin tu sonrisa.

El tiempo es corto y a la espera,
Esperar sin esperanza porque corto es,
Ilumíname luz hoy con tu esfera...
Ilumíname tú que yo a la vez,
Recorro en los jardines del ensueño,
Recorro sin fin lo que tú no vez.

Sueño el caminar con tus sandalias,
Sueño el dialogar con tu estrechez,
Quiero ser la paz de tu esperanza,
Quiero ser no más, quiero ser...

Placido e inconstante en mi terruño,
añoro eso beso que como flor,
vaga de impaciente con el amor,
las odas mas toscas de mi infortunio...

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 11

Poeta Afónico

  -   Publicado el Sábado, 04 Abril 2015

Espejismo reflejado en un espejo.

Llueve

y el instante se multiplica

repiquetea contra mi cabeza

lágrimas de arena y coral.

 

Llueve

y los días pasan tan rápido

las nubes se van tan libres

a crear un nuevo mar.

 

En esas tierras

que creimos vencer

que no supimos arar

que nunca quisimos gozar

 

El mar está formando cadenas para tirar de nosotros;

 

habitantes

de desiertos tan negros

como estos ojos.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 10

Alicia Fernández

  -   Publicado el Domingo, 19 Abril 2015

A la luz de las sombras

Llueve y la vida fluye fugitiva por las cloacas.

A veces, asoma recelosa un periscopio

por los husillos mugrientos de la realidad

y, aterrorizada, vuelve a sumergirse en

la profundidad estigia del cálido inframundo,

ante la visión pavorosa de

cuerdos sin recuerdos que pueblan las calles asfaltadas

bañadas por la luz sórdida de un sol impúdico

que no deja lugar a sombras en las que cobijar verdades.

Prefieren exhibirse bien vestidos y

deambular solitarios por las calles

abarrotadas de gente con la cabeza excesivamente amueblada ,

gente muy prudente que recorre el camino de baldosas amarillas de los centros comerciales,

arrullados por el hilo musical de sirenas con labios de silicona

guiados por la luz inequívoca de faros de verdades absolutas

reflejadas en los cristales de rascacielos,

atalayas de dioses de la economía y las finanzas.

Gente decente que habita las aceras

bien perfumada y arreglada de domingo

etérea como el vacío

leve como globos de niño

libres del peso insoportable de sus cuerpos harapientos

y de maletas llenas de sus propios cadáveres

que arrojaron hace tiempo a pozos,

fosas asepticas y otros vertederos

donde aún siguen flotando

sobre un lecho fangoso de aguas residuales.

Las ratas anidan y se alimentan

en el cálido refugio de la sangre caliente

de un corazón putrefacto que aún guarda el eco de un latido,

de una mano purulenta que una vez acarició a otra en las tinieblas de un cine de verano que ya no existe,

de un pecho corroído por gusanos que amamantó a un bebé,

a salvo del frio y la luz cenital que cae como una espada certera.

Mejor a la luz de las sombras

es donde la vida estalla como un grito

que retumba en los recovecos de las alcantarillas.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 9

María Del Pilar Gorricho Del Castillo

  -   Publicado el Miércoles, 29 Abril 2015

Redentora lluvia.

Llueve como un proverbio:

cada gota se hace conciencia en busca de materia.

La hojas y su castrense impulso de caída,

los cristales y sus mejillas desfloradas

clamando lumbres desde su voyeur semejanza.

Lo inservible arrinconado en las aceras

consagración de lo naufragado.

Una colilla lava su pulmón

con el esputo de lo imprevisto, el papel espera

su unción para volver al árbol,

los vientos complices al arrebato azul

sacuden las tripas del mundo.

Es tan inmensa la intemperie como solitaria

la nube golpeada del perdón.

-La piedra primera esperando del río

su languido suspiro de quedarse-

Huimos de la lluvia

para no hacernos redentor torrente

de ese instante despierto a los cráneos.

Para seguir corriendo sucios

sin el regocijo de algo divino

tras un necio paraguas,

reconocemos nuestra opacidad.

Y corremos más todavía, para seguir siendo

carnes secas al afecto del universo.

El arco iris,

como una promesa de fidelidad

en busca de un siempre

de  siete colores viste nuestro asombro

aguardando

el tiempo de la furia.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 9

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro