Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Llueve"

IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Llueve"

Estado: cerrado
Fecha: 01/04/2015 - 31/05/2015

El "IX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "Llueve" (ver bases).

Todos los poemas que se presenten a este concurso deberán empezar por la palabra "Llueve", una palabra poética que puede emanar sentimientos nostálgicos aunque también es un acto sin el que la vida sería imposible.

Poemas ganadores

"A la luz de las sombras", por Alicia Fernández

Llueve y la vida fluye fugitiva por las cloacas.
A veces, asoma recelosa un periscopio
por los husillos mugrientos de la realidad
y, aterrorizada, vuelve a sumergirse en
la profundidad estigia del cálido inframundo,
ante la visión pavorosa de
cuerdos sin recuerdos que pueblan las calles asfaltadas
bañadas por la luz sórdida de un sol impúdico
que no deja lugar a sombras en las que cobijar verdades.
Prefieren exhibirse bien vestidos y
deambular solitarios por las calles
abarrotadas de gente con la cabeza excesivamente amueblada ,
gente muy prudente que recorre el camino de baldosas amarillas de los centros comerciales,
arrullados por el hilo musical de sirenas con labios de silicona
guiados por la luz inequívoca de faros de verdades absolutas
reflejadas en los cristales de rascacielos,
atalayas de dioses de la economía y las finanzas.
Gente decente que habita las aceras
bien perfumada y arreglada de domingo
etérea como el vacío
leve como globos de niño
libres del peso insoportable de sus cuerpos harapientos
y de maletas llenas de sus propios cadáveres
que  arrojaron hace tiempo a pozos,
fosas asépticas y otros vertederos
donde aún siguen flotando
sobre un lecho fangoso de aguas residuales.
Las ratas anidan y se alimentan
en el cálido refugio de la sangre caliente
de un corazón putrefacto que aún guarda el eco de un latido,
de una mano purulenta que una vez acarició a otra en las tinieblas de un cine de verano que ya no existe,
de un pecho corroído por gusanos que amamantó a un bebé,
a salvo del frio y la luz cenital que cae como una espada certera.
Mejor a la luz de las sombras
es donde la vida estalla como un grito
que retumba en los recovecos de las alcantarillas.

"Yo soy la que llaman Eva", por Claudia Lorena Parada Turcios

Llueve por vez primera en la Tierra y una no sabe muchas cosas;
las cosas que saben los músicos, los mudos y los artistas;
eso que llaman "Génesis", a lo que tanto atribuyen el inicio,
el humano comienzo, el paso doblado que emprende un trayecto.

Una, que es mujer y bestia
en el escenario breve del hacedor de todo,
que no bebió nunca la sabrosa leche de nadie,
que no es sino la obra dependiente de una costilla ajena.

Una es quizá una carne viva,
que duele cuando se está en tal condición,
y que se llora toda en el primer instante de aire, de tal manera,
que ese único instante, con el tiempo, la redime.

Esto que soy es algo que siente,
algo como la sangre, como la sabia, las venas
que se ensanchan o adelgazan con el milagro,
la vida, mujer que espera, la risa.

Una quizá es fruta, agua, elixir o veneno,
algo que nació para darle sustento al producto primero;
una lo sigue y sigue su huella, o la borra, o la quema.
Una es la mujer primera, y aquí está toda. Aquí.
Aquí en la siembra y en el cielo, donde todo se dispersa.

Una es la voz del silencio que lleva,
la risa de la tristeza que bebe, una es una. Una.
Una es la desnuda, la que sirve de rama, que hace casa,
que con el aire estremecido le ofrece lugar en su nido.
Ahí mismo. En el mundo.

Lo que soy yo, nadie quiere ser. Nadie lo quiere saber.
Yo quizá lo supe cuando sentí el vuelo de la vida, aquí adentro.
De ver su cercanía, que viene de lejos,
de quedarme fuera, cuando él se refugia dentro.

Soy el resultado de aquello pensado antes que todo sucediera,
soy lo consiguiente de lo que reinaba en la faz del abismo;
Yo soy la comadre de la serpiente, la impía, la pecadora, vacía.
Yo soy esa. La que está en los libros. En el libro primero.

Yo soy la que llaman Eva.

:


Poemas ordenados de mas a menos votado:

Ordenar: más votados | más recientes

Fernando Cravioto

  -   Publicado el Martes, 21 Abril 2015

Llueve

Llueve...
El silencio se ha adueñado de mi corazón,
y agazapado tras la cortina,
me fundo con las gotas de lluvia
que al otro lado del cristal de mi ventana,
se precipitan al vacío...
lenta, irremediablemente...
sin yo poder hacer nada por evitarlo.

Apenas hace un eterno minuto que te has marchado,
me mata creer que para siempre,
y has dejado la habitación, gélida,
sin vida...

Llueve...
Mi sojos se humedecen,
mi corazón tiembla,
mi garganta muere...

Mi llanto acompaña a la lluvia,
triste sinfonía de una misma cadencia.
Me has arrebatado el movimiento...
te lo has llevado contigo,
y me has dejado aquí,
escondido en las sombras,
inválido de amor,
despojado de esperanza...

Llueve...
Sin mañana,
roto en pedazos,
con la mirada triste,
inmóvil tras la ventana...

Llueve...

* * *
Fernando Cravioto
24/04/2015

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Antonio Calvo Fernandez

  -   Publicado el Viernes, 01 Mayo 2015

LOS PENSAMIENTOS SE CONFUNDEN

Llueve sobre el cuerpo bajo  las estrellas,

y ves la silueta de un susto casi olvidado,

de refracción y sonidos imposibles y secos,

de nieve que hiela la sangre del fiel mortal.

 

Igual que un océano de mil sensaciones,

veo la dureza del diamante en tu mirada,

confundiendo el sueño con la falsa realidad,

y me despierto como la hierba en el campo.

 

Arroyo de agua suave y filigranas infinitas,

tu sacias las largas ramas que arañan el cielo,

y traspasas los sentidos del corazón nublado,

transportándome raudo a paisajes primitivos

donde aparece el maná en un mar de néctar.

 

Extraña sensación asoma en mis viejos sentidos,

confundiendo  los rayos de sol en hilos de oro,

y creyendo que los frutos gélidos del invierno,

sonrojarían mis mejillas púrpura del intenso frío.

 

Antonio Calvo Fernández

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

marta del pozo

  -   Publicado el Sábado, 02 Mayo 2015

Hacer la lluvia

Llueve:

siento la tierra mojada bajo mis pies descalzos

la arcilla que por fin tiñe

mis dedos y mi frente.

Huelo a lo lejos la hierba.

Mi mula también la huele

y se despereza.

Los niños de la aldea saltan entre los charcos

las mujeres sacan los cántaros a la puerta

de las casas de adobe.

Lleva tres días lloviendo sobre mis ojos cerrados,

sobre mi espalda,

en las cuatro direcciones de este círculo de piedra

que construyeron mis ancestros

en la meseta de Pojoaque.

No lloverá

si rezamos para que llueva.

La plegaria consiste en evocar el sentimiento

que la lluvia provoca sobre nuestro pueblo.

El bamboleo

de una rama seca

ante las primeras nubes

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Daniel Adrián Castelao

  -   Publicado el Martes, 05 Mayo 2015

Tanta

Llueve

¿tanta agua

solo para borrar

sueños?

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Juan Sánchez

  -   Publicado el Miércoles, 06 Mayo 2015

Y sonrío

Llueve, 

el asfalto refleja luces de la noche, 

miles de gotas 

van a reunirse con sus hermanas caídas 

mientras los coches 

rompen los reflejos difusos de la ciudad. 

Fumo un cigarro en una esquina 

y miro llover 

y al humo volar tímido al cielo, 

empujado por la lluvia al suelo 

y miro correr,

a mujeres preocupadas por su pelo,

a señores que paseaban a su perro...

...y sonrío,

por parar,

mojarme y ver,

mirar,

mirando nada...

...y sonrío, 

porque miro al ayer

y no siento frío. 

Imaginarios barcos 

navegan en los charcos, 

cigarros acabados 

que surcan desbocados,

hojas secas, 

transatlánticos de cunetas 

que viajan sin maletas, 

las hormigas que son listas

no van de turistas, 

pero algunas se ponen aletas,

son submarinistas 

y justo esas que se alejan

de lo que es su vida, 

son las que aprecian 

en seguida 

todas las vistas... 

...y sonrío, 

porque creo creer, 

aunque no crea en nada...

...y sonrío,

porque al mundo me paro a ver

y no siento frío. 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Francisco Javier Gutiérrez Cózar

  -   Publicado el Jueves, 14 Mayo 2015

SIN LOS CUATRO

Llueve otra vez miseria en las ciudades.
Duele la lluvia si no llueve sin agua,
Arboles quedan sin aire

Aires que enloquecen más los pensares.
Bailes de polvo en el aire sin tregua
De Arena llenan las nubes

Tierra mojada, realidad sin verdades.
Sierra quemada con fuego en la lengua
A ardiente herida sabe

Fuego que carga luego sobre los mares,
Y de nuevo vuelve el agua al cielo
Mientras llueve en las ciudades.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Sandra Palacios

  -   Publicado el Domingo, 17 Mayo 2015

LLUEVE MAGIA

 

Llueve magia en el campo de noche sin estrellas,

de astros ausentes y olvidados.

La luna está de incógnito, no aparece,

y la oscuridad de todo se apodera.

Pero la lluvia con su manto de brillo me permite

que en medio de lo incierto vea algo.

 

Veo tu cuerpo desnudo que a lo lejos baila

su danza en mis recuerdos vagos,

entre árboles que se mueven con el viento.

La mirada de mis ojos entornados se agudiza,

la memoria arrebatada y entregada

se confunde con figuras que ha creado.

 

Ya no lllueve en el campo y hay estrellas.

La luna reaparece en la noche, ha despertado,

sale de pronto entre nubes que deshechas

su magia en la atmósfera han vaciado.

Reaccionan los contornos de las cosas,

recuperan su verdadera identidad perdida

que la lluvia al caer había transformado.

 

A través de mi ventana me doy cuenta,

he confundido tu silueta con los árboles mojados.

La lluvia, alimentando mi espectral visión

me hizo imaginar verte allí afuera bailando.

Y se que éso es imposible porque estás muerta

aunque hace años que yo te sigo esperando...

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Noel Redondo Lanzós

  -   Publicado el Domingo, 17 Mayo 2015

Parte Meteorológico

Llueve.

Llueve dentro de lugares sin paragüas, 

llueve dentro de personas con goteras.

 

Llueve dentro de una madre

que no sabe si sus hijos podran comer,

llueve dentro de un padre,

que ve como su familia se queda en la calle.

 

Llueve en la urgencias de un hospital,

donde amontona la desesperación.

Llueve en el corazón de la capital,

donde los derechos de la gente se pisan sin compasión.

 

Llueve en el mar Mediterráneo,

donde los sueños de libertad se truncan.

Llueve en todo el mundo,

porque los corazones de la gente arden.

 

Y que las gotas de lluvia,

no podrán apagar la llama

que brota en alma de esas personas,

a las que solo les queda esperanza.

 

Que las nubes medíaticas

nos ocultan la realidad,

de la gente que luchas con ganas,

para levantar un mañana de libertad.

 

Decidle a las borrascas políticas,

que si nos quitan las cosechas,

saldremos a la calle a sembrar

porque al pueblo no se le puede callar.

 

El parte meterológico anuncia anticiclón,

la gente está harta.

A los cuatro vientos resuena,

la melodía de una canción.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Matilde G.

  -   Publicado el Martes, 19 Mayo 2015

El Lirio

Llueve alborozo en los pétalos de tu vaivén,
tensión hechizada a los pies del anochecer
eres el lirio infatigable, libidinoso e ignoto,
que frisa con mis labios para su goce voluptuoso,
tu roce es cruel áspid que con su veneno logra henchir,
mi espiritualidad entera para elevarla y abatir.

Tu aroma es vicio macilento,
lúcido para las quimeras confidentes de tus párpados perfectos,
precario para mi bizarría, y tibio para mi ambrosía,
eres toda la inclemencia despertada al mediodía.

Ser intruso, semejante fidedigno de mi vida,
sabes palpar tan bellamente lo esencial de mis heridas,
ya no puedo ceñir tu blanca imagen erguida,
eres la virtud inmaculada de mi espantosa vía.

Quisiera probar el brebaje que guarda ese encanto,
aquel sostenido en tus fastuosas pupilas.
¿Qué más guardas lirio mío?

Te sueño dormido, entre las alas de la perversidad,
como si capricho único fueras, mi dulce tentación magnánima.
Y yo adorno tus hombros de seda con los cabellos de Eva,
recorro tu vientre ornamentándolo de flores cortadas por Adán,
mientras la lubricidad de tu lánguido suspiro:
recalca mis visiones estremecidas,
verdes en el cielo de nuestro edén, idilio mío.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Alberto Alexander Jirón Flamenco

  -   Publicado el Jueves, 21 Mayo 2015

LLUVIA

Llueve, llueve,

el cielo llora,

el mundo se baña,

despide su olor a barro,

huele a tierra mojada.

 

El sol se esconde,

desaparece,

el día se vuelve gris,

gris el cielo,

gris los árboles,

gris la hierba,

y todo se descolora.

 

Y después que todo pase,

se pintarán de nuevo de colores.

Y mientras tanto,

te contemplo,

te observo,

te veo.

 

Te veo caer en perlas,

saltar en el suelo de alegría,

unirte con tus hermanas.

 

Y tú me ves detrás de la ventana,

pensativo,

añorando paraísos perdidos,

tomando una taza de café caliente,

esperando que ceses;

llanto del cielo:

lluvia.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Clara Eugenia Marmo

  -   Publicado el Martes, 26 Mayo 2015

Llueve en mi alma en un día soleado

Llueve en mi alma en un día soleado.

Se nublan mis ojos, que habían soñado

con mil golondrinas y un arco de luz.

 

Azul ruso ahora es torrente argentado.

De este palacio huyó la esperanza;

oculta, dormita en un lecho de tul.

 

Mi cor es un hoyo zurcido y cenizo;

sus cirios solían prendidos estar

con lenguas flamantes de fuego cobrizo,

mas se ha consumido la llama celosa,

y el gélido invierno ha apagado el fulgor.

 

Llueve en mi alma en un día soleado.

De mí la amargura se ha enamorado;

ingrata esperanza, me has olvidado.

 

Ahora soy lluvia que llueve despacio.

Y lluevo en silencio,

y lluevo soñando.

Soy lluvia que ahuyenta

hasta al Sol más dorado.

 

La reina de hielo en mi psique azulado

su trono imperante ha levantado.

Ahora el estío no es más que un suspiro,

pues mi corazón ha perdido su brío.

 

Nefasto diluvio en un cálido día.

Mis ojos no ven más allá de la herida

que dentro de mí ha encendido la ira.

 

Llueve en mi alma en un día soleado.

Es día de noche y no hay noche sin días,

pues llueve en mi cielo;

no es noche ni día.

Son nubes mis ojos que llueven al alba;

no miran al Sol que risueño me abrasa.

 

En tóxica lluvia me he convertido;

mi agua no es vida, es álgida muerte;

del cielo bendito no emanan mis gotas;

son chispas de fuego de un nimbo de averno.

 

Mas incontinenti la tempestad cesa.

Me vuelvo cenizas de un día lluvioso.

Soy sólo el recuerdo de amarga tristeza

que se difumina en la brisa campesa.

 

Finalmente el Sol se acurruca en su cueva.

Mis gotas se secan tocando la arena.

Y así, mientras muero cargando mi cruz,

estrellas motean el cielo de luz.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Ana Mato Balsack

  -   Publicado el Sábado, 30 Mayo 2015

Lo que acontece

Llueve y de mi pelo caen las gotas

Que poco a poco se deslizan por la acera

Guiando mi paso ondulante.

Salpico a puntapié

A los transeúntes despitados

Cuando me ven

Doblo la esquina y la sonrisa

y respiro con alivio.

Llueve y de mis manos caen gotas

Algunas rápidas, otras lentas

Otras desaparecen sin más.

Llueve y de mi mente

Caen las gotas que conforman estas líneas

que me hacen tiritar.

Llueve y la gente anda revuelta

Yo sin ticket de ida

Tu sin ticket de vuelta.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Alberto Arecchi

  -   Publicado el Martes, 07 Abril 2015

LÁGRIMAS

Llueve como si fueran lágrimas,

lágrimas salgadas, amargas, insangrentadas

por el corazón de los hombres

que nunca comprienderon la política.

 

Llueve en un desierto

abandonado por la justicia

y el polvo se hace barro,

rojo como la sangre.

 

Polvo rojo, no más suspendido

en el viento que sopla sin cesar,

por encima de estepas y desiertos,

llenando el pelo y el aliento.

 

Niños que van

a matar a otros niños,

destruyen aldeas, masacran familias,

en el nombre de una matanza sin fin.

 

La última bestia salvaje

que queda aquí es el hombre.

Niños salvajes, crías de fieras,

armados con ametralladoras.

 

Lluvia roja como la sangre derramada

que ahora absorbe la arena seca.

Vidas dispersas, las absorbió la nada

de tragedia insensata.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

rodrigo Torres Quezad

  -   Publicado el Miércoles, 08 Abril 2015

EVAPORACIÓN

Llueve

El mundo se esconde

Tras una cortina

De incertidumbre

Caen las gotas

La gente desaparece

Las luces en la calle

Sólo reflejan agua

La oscuridad en el cielo

Dibuja relámpagos

Mis pisadas en los charcos

Dibujan huellas

Se borran

Se evaporan

Se hacen nubes

Cae la lluvia

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Isaac Mendez

  -   Publicado el Jueves, 09 Abril 2015

"LAGRIMAS DE SANGRE"

Llueve lágrimas de sangre

por que dios le llora ala humanidad;

le duele que se maten sin piedad

y que en soledad Esperanza se desangre

 

Se avecina una tormenta

llueve odio y rencor, donde el amor aun conmueve;

esta lloviendo; los ángeles del cielo se presentan

mientras los demonios danzan, por que el pecado los mueve

 

Mueren, se matan, los matan

tratan pero la muerte es inevitable;

es detestable esta humanidad de carne

dijo dios; mientras confiscaba sus almas

 

El infierno los llama;

con calma dios extiende sus brazos

paradoja indescifrable, para ciegos de miradas furiosas;

complacer todos sus deseos o simplemente liberarse.

                                       "CH"

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro