Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos V Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Yo tengo un sueño..."

V Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Yo tengo un sueño..."

Estado: cerrado
Fecha: 01/04/2014 - 31/05/2014

El "V Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "Yo tengo un sueño..." (ver bases).

Con esta temática se pretende que los poetas envíen poemas inspirados en la famosa frase de Martin Luther King, "I have a dream.." (Yo tengo un sueño...).

Poema ganador con los votos del jurado:

"De los pies a los complejos" por Hosnia El Hammani

Nací con la timidez
debajo del brazo
y agarré con fuerza
la primera caricia de mi padre.

Perdí la valentía
cuando una maestra
me obligó a desprenderme
del recuerdo
que me dejó mi abuela pintado en las manos.
Debí decirle que la cultura no desaparece con el agua.

Perdí la seguridad en la adolescencia.
Dejé de quererme
cuando aparecieron los insultos
por no ser el estereotipo de mujer
que deseaban ver.

Derramé cada desprecio
hasta secarme.
Decidí dejar de enterrar lágrimas suicidas
en mis manos
y empecé a enamorarme de la mujer
que aparecía en el espejo.

Decidí amarla de los pies
a los complejos.

Decidí amarla
porque mató a todos los demonios
que se alimentaban de mis llantos.

Decidí amarla
porque siempre
que me asomo a un espejo
la veo
y ella me sonríe.

Poema ganador con los votos de los usuarios:

"Nuestro sueño" por Quike D.B.

Tuve un sueño
en el que estabas a mi lado
como antes,
tan tranquila, tan paciente,
que parecía que se iban a romper los besos.
Tus besos de terciopelo rojo.

Tuve un sueño inconsciente,
arbolado por la exclavitud de mis manos
bajo el poder de tu cintura
y, joder, si es que eres
la cosa más bonita del mundo.
No hay sueño que pueda contigo.

Y me puse a soñar con tus silencios
mientras tú respirabas tan pausadamente
que parecía que el reloj fuera a pararse
para seguir el compás de tu pecho,
arriba, abajo.
Verte dormir era un sueño cumplido.

Soñé contigo
y soñamos juntos,
que es como mejor sueñan los enamorados,
y no pudimos soportar tanta ropa
y, bueno, ya sabes cómo acabamos.
No debimos desafiarnos a nosotros mismos.

Tu pelo se convirtió en brisa,
tus labios se hicieron versos,
tus ojos fueron mil millones de besos verdes
porque el rojo está sobrevalorado
y no nos gustaba tanto.
Y me enamoré otra vez más de tu mirada.

Tuve un sueño en el que soñamos juntos,
abrazados impacientes sobre mil sábanas,
atrapados por cadenas de palabras
que más nos valía soltar
si no queríamos cortarnos.
Y yo contigo no quería cortarme nada.

Tuve un sueño de magia,
de lluvia bajo techo,
de arrarcarnos la prudencia a quemarropa,
y, sin quererlo,
soñe con soñarte una vez más.
Qué precioso era tu pelo entre mis dedos.

Yo tengo un sueño.
Un sueño nuevo contigo:
no olvidarte nunca.

Poemas presentados al concurso por orden de votación:

Ordenar: más votados | más recientes

Alejandro Martín Brenes

  -   Publicado el Miércoles, 28 Mayo 2014

Break on through

A veces, cuando el insomnio rehúye al peso de la vida abro los ojos y sueño despierto.

 

Por eso, los jueces , como una prueba más de sus oposiciones

tendrían que deambular  por las calles

vendiendo chatarra para alimentar a su familia,

para darse cuenta de que las leyes,

 no  son un atajo de formulas matemáticas.

En cambio, en los supermercados, regalarían comida si lo necesitaras

y no te avergonzarían con precios abusivos

 o por la lata de pescado en conserva que llevas bajo la chaqueta.

 

La gente no temería a la policía,

 porque en vez de ser una autoridad opresiva

 sería el apoyo contra un estado que necesita pagar sus deudas

especulando con los metros cuadrados de tu techo o con impuestos

que se podrían invertir en el banco de alimentos y no en cualquiera de Suiza.

Abrirían más protectoras de animales y cerrarían las de corruptos.

 Deudas, letras o hipotecas que sólo se pagan trabajando. Y el trabajo existiría.

 

En las farmacias serían más baratas las píldoras anticonceptivas.

Al menos ahora cuestan menos las que receta el psiquiatra,

 de todas formas,  es una navaja de doble filo,

calma el carácter a la vez que aborrega tu espíritu

para que prevalezca el control y el orden.

Las farmacias también venderían marihuana para todo lo contrario.

 A las autoridades sanitarias les importaría lo mismo

 el humo en Occidente que el hambre en Somalia

 y colgarían  carteles de publicidad en todos las barrios pudientes

con fotos de  gente muriéndose de hambre .

 

Dios no se pronunciaría al respecto

 y la publicidad, la nueva religión del ateo,

debería pudrirse y fallecer por un ictus moral.

 Los que visten con mitra y báculo, lo regalarían,

para donarlo al Domund y a la cesta de la caridad.

Las prostitutas perderían clientes,

pero se instituirían libres por fin.

se evitaría esa mirada represiva

que les soba el culo por debajo de la mesa.

 

En las escuelas enseñarían a defendernos de aquellos

que nos utilizan como piezas de dominó,

y los políticos serían transparentes

para servir mejor a sus soberanos.

 

Al fin y al cabo, no es sólo la política lo que está mal,

 no es sólo la hipocresía,  no es sólo la vida,

ni el miedo, la codicia o la frustración

quien tienen la culpa.

 

¿Fue contemplar la fragilidad de la vida la que nos cerró los ojos

o es que ya los teníamos cerrados desde el principio?

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

TERESA JIMÉNEZ SOJO

  -   Publicado el Jueves, 29 Mayo 2014

Los movimientos

Son movimientos lentos,

Con el paso de la vida,

Que suman experiencias,

Momentáneamente sin consuelo.

 

Juntas son todas ellas,

El camino a recorrer,

Nunca desprovisto de piedras,

De envistes por remeter.

 

Capote que lleva letras,

Literatura por doquier,

Sueños que no son de princesa,

Sí, de historias por proveer.

 

Inspirada en la vida propia,

Nunca han de faltar,

Rememorar que existir no es poesía,

Pero sí, lo que vendrá.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Blas Guevara

  -   Publicado el Sábado, 31 Mayo 2014

Al despertar

Yo tengo un sueño.
Es un sueño reincidente, insomne y obstinado.
Vuelve cada noche sigilioso y oculto entre las sombras
a estrangular el recuerdo con nocturnidad y alevosía.

No me deja dormir. Cuando creo despertar
todavía sigue ahí, resistente, impregnándolo todo
con su traslúcida pátina de espanto.
Viene desde el túnel de las premoniciones del pasado,
inmenso agujero de gusano que roe la conciencia de la luz.

En los enigmas cotidianos espera, paciencia del cazador,
para saltar desde la oscuridad a la angustia.
Su aullido de caracola truena en los ojos abiertos a la noche,
ojos en blanco, abiertos en canal, cuencas vacías.
Ceguera reptil que mira para otro lado;
músculo cobarde, carcoma de ataúd.

Es una pesadilla culpable de olvido condenada
a vagar en sueños hasta descifrar el pasado:
desenterrar lo ocurrido y exhumar los hechos
desaparecidos a mordiscos hundidos en la tierra.
Sus grietas exudan un polvo de años,
turbio de abandono, podrido a desamparo.
Emergen profundos ecos, respiración contenida,
de lo que una vez fueron sus voces,
pero no oigo más allá de una convenida mentira
que evita el porqué y desprecia su origen.

Las piedras esperan con su silencio interrogante
y el silencio cae como una losa, pesa como un lastre:
cuánta enfermedad congénita el olvido.
Víctimas de la soledad arrojadas al desprecio del silencio,
como lágrimas de niebla que no mojan a nada y a nadie.

Al despertar un sudor ciego lo impregna todo.
Yo no estuve allí, pero me duele tanto la duda...
El final no era como yo lo había soñado.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Óscar Quijada Reye

  -   Publicado el Sábado, 31 Mayo 2014

ILUSIONES DE CAMBIO

Me quedé despierto, una noche más en vela, a flor de piel estaban, ¡sí!, eran ellas, mis ilusiones… y esta vez volaban más que nunca. Circulé por las veredas, ya no había manchas de sangre, no se percibían señales de humo, el llanto de un niño por hambre no se escuchaba, ni los gritos de una mujer que suspiraba por el fruto de maltrato. Compré el periódico, los titulares no estaban mal, las guerras y los conflictos habían llegado a su fin, la eliminación de las fronteras era inminente, las barreras raciales eran cosa del pasado, al alta de precios eran una mancha del ayer. Y lamentablemente… desperté. Y esta vez sí estaba dormido, el insomnio volvió y me jugó otra mala pasada.
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro