Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos VI Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Desde mi ventana"

VI Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Desde mi ventana"

Estado: cerrado
Fecha: 01/07/2014 - 31/08/2014

El "VI Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "Desde mi ventana" (ver bases).

Con esta temática se pide que se envíe un poema siguiendo las bases habituales, pero con una condición adicional: que el poema empiece por el verso "Desde mi ventana". El título del poema será libre. (Ver bases completas)

Poema ganador con los votos del jurado:

"La paz" por Francisco Bautista Gutierre

Desde mi ventana.
Serenidad. Los niños juegan.
Un silencio. Con temor.
Se detienen

Rasga el cielo.
Suave.
Confundido con las nubes.
Silencio.

Miro por la ventana.
El balón inmóvil.
Los niños escondidos trás la esquina.
Silencio.

Se abren las puertas.
Del infierno.
Caen las bombas. Suavemente.
En silencio

Poema ganador con los votos de los usuarios:

"Mis alas" por Elvira Sastre

Desde mi ventana

abro las vuestras,

observo, elijo, me quedo.

Aprendo 

a volar.

Poemas presentados al concurso por orden de votación:

Ordenar: más votados | más recientes

Enrique Mendoza Vargas

  -   Publicado el Sábado, 05 Julio 2014

Cuando miro a la ventana

Desde mi ventana te escribo,

y hasta me siento irreal

cuando la miro, buscando no sé que cosa,

no sé si buscándote o buscándome,

perdido, absorto, abstracto

ennlas hojas de los árboles

que son arrancadas tan delicadamente 

y con el frío viento 

que hay y a ciertas horas 

se pasean libres por la ciudad.

 

Siento como si me hubiera desvanecido,

cuando miro a la ventana 

buscando tus ojos, o algo 

que me recuerde o que me diga

que aún estás viva,

que no te marchaste para siempre 

o que vendrás para la comida.

 

Pero nunca hay certeza en mi ventana,

sólo vidrió y un paisaje de tibia muerte,

sólo aire y el aire no me dice nada,

ni el espejo, ni mis desgastados tenis.

 

Y sigo de terco mirando a la ventana,

aunque me sienta como polvo,

la esperanza aún no se me acaba.

Puede que un día aparezcas frente a ella, 

o que alguien me diga que has muerto, 

entonces y sólo entonces 

dejaré de sentirme tan irreal 

cuando mire a la ventana

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 14

Erich Stern

  -   Publicado el Viernes, 01 Agosto 2014

Ya no hay tiempo para leer

Desde mi ventana

Un libro puedo ver

Yace sobre la cornisa

Lo acaricia la mañana.

 

¡Lo olvidé!

El polvo lo impregna

Debo volver al trabajo

Ya no hay tiempo para leer.

 

Mi ventana está a medio abrir

Tan ajena a mí

Oigo un distante cantar

Mi libro ha dejado de dormir.

 

¡Quisiera volver a leer!

Sus páginas redescubrir

En su fantasía adentrarme

Y beber de su gran saber.

 

Pero escasa es mi libertad

¡Llegaré tarde a laborar!

Espérame hermosa cubierta

Pronto recuperaré tu amistad.

 

No conjugaré el verbo amar

Ni recitaré poesía romántica

Ni reviviré historias de libertad

Ni recorreré los paisajes del imaginar.

 

Me queda suplicar

Pedir más tiempo

Para mis ojos entretener

Y mi mente jactar.

 

¡Léeme, léeme!

Acaríciame con tus dedos

Deslízate entre mis páginas

¡Anda, quiéreme otra vez!

 

¡Sí! Mucho ha pasado desde...

¡Ya te recordé!

No te volveré a abandonar

Tus letras disfrutaré.

 

Antes que mi vida cese.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 14

Natalia CDR

  -   Publicado el Miércoles, 02 Julio 2014

La ventana rota.

Desde mi ventana

de alféizar de espinas

de muerte desesperada

 y de dignidades perdidas;

 

que tu nombre arrollaban

entre palabras heridas.

Y mientras se quemaban

las lágrimas ficticias,

 

y cuando desde mi ventana

que de tristeza se rompía.

Y de sangre tu rostro se pintaba,

 

mi ventana se despedía

de vivir sin alabanzas

y morir como heroína.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 12

Joel Vásquez

  -   Publicado el Miércoles, 06 Agosto 2014

En silencio

Desde mi ventana, en silencio observo

Casas desgastadas y basura acumulada en una esquina,

Como si se tratasen de un recuerdo cansado,

Que desaparece muy lentamente....

Pareciéndose a un deseo obstinado aferrándose con fuerza.

 

(Sopla el viento y me trae consigo

El murmullo de voces y olor a un cigarro).

 

Y  observo, el fantasma de una niña llorando

Desesperada y enfadada, gritando en vano

Otro niño aparece y luce avergonzado

Ambos se han herido... "Jugando, solo era jugando"

Dice,  disculpándose con inocencia.

 

(Sopla el viento y ahora trae consigo

El sonido de fuertes risas).

 

Desde mi ventana... ¿o acaso era la suya?

Observé en el reflejo del cristal la sinuosidad de su belleza

He imaginé un sitio de blanca nieve y pacíficos caminos

Perfecta tan perfecta... los niños han desparecido.

 

(El viento ya no sopla y se hace tarde)

 

Desde mi ventana o la suya

Ya no hay disculpas, pero quizás exista aún el llanto.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 11

Ruth López

  -   Publicado el Miércoles, 09 Julio 2014

Desde

Desde mi ventana

contempo irremediablemente

tu gama de colores,

texturas y dialectos.

Desde el deseo irrefrenable

de sumerjirme por completo en todos ellos.

 

Como quien de noche,

en un impulso de locura,

se despoja en la orilla de sus vértigos

y desde el más alto de los acantilados,

se zambulle en el agua fría y oscura

con el cuerpo desnudo,

los miedos al día

y las ganas repletas de ti.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 10

María Part

  -   Publicado el Miércoles, 09 Julio 2014

Conjugación.

Desde mi ventana

estás

presente -de indicativo-

y eres espera,

como Audrey en 'Desayuno con diamantes',

al son de unas manos que saben a plural

pero que no son

más

que un puñado

de sentimientos discordantes.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 10

Diana Antón

  -   Publicado el Viernes, 08 Agosto 2014

HAY UN LUGAR LLAMADO VIDA

Desde mi ventana
veo un charco emergente
una estela latente
y un sauce que no muere.


Puedo otear, en mi lugar,
un crepúsculo consciente,
un ave con vuelo firme
y un despertar, entre mil corrientes.

Allí estoy yo,
flor entre miles de fornituras,
creciendo con el son del sol
brillando sin ataduras.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 10

Alba María González

  -   Publicado el Miércoles, 09 Julio 2014

Ver y sentir son hermanos gemelos.

Desde mi ventana veo como

os pasáis la vida

pensando qué vais a decir cuando llegue el momento

y luego,

cuando llega,

cambiáis todo el guión.

Deberíais decir lo importante ya

antes de que deje de serlo.

Que luego se quedará en nada.

No dejes para mañana el verso

que puedas dedicar hoy.

Tampoco los abrazos ni los besos.

 

He visto personas

y también gente.

He visto crujir al amor

y contemplar como se raja en dos.

He visto a las dudas dándome la mano.

He visto la inmensidad del mar en una sonrisa.

He visto abrazos.

He visto y sentido el egoísmo.

También el cariño.

He visto como me he hecho amiga del olvido

y me ha ayudado a olvidar.

He visto y acariciado a la inocencia.

He visto el amor de cerca

y también de lejos.

He visto al valor abrazar al miedo.

He visto la vida en un amanecer

y la muerte en un atardecer.

He visto como la esperanza deja de esperar.

He visto mucho.

Pero, sobre todo, te veo a ti.

Sí, en presente.

 

Cómo pedirte

que seas la sensación de alivio

después de evitar caerme borracha con los tacones,

las ganas de seguir de fiesta,

la música,

los porros,

el alcohol,

la risa,

el sexo,

la poesía.

Que seas droga,

me drogues

y deje de estar cuerda.

Que siendo cuerda puedo ahogarme

y quiero respirar.

De ti.

 

Ahí es cuando eres

se convierte a ser, conmigo.

Somos.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 9

irma liliana pitar cancino

  -   Publicado el Jueves, 10 Julio 2014

Entre surcos y señales

Desde mi ventana

Todo reanima los verdes.

Ese canto

                 tiñe,

                         adolece

y abriga huecos de oscuros mundos paralelos.

Así entre las sombras,

                                  la ternura  intima con la tela.

La fibra en espasmos explora la cordura

                                                        con personajes o burbujas.

El espejo en su fatiga los reconoce.

                                                  Se asoma un instante.

Pero nadie atesora sigilos

                                     ni puede remozar en otro amanecer.

Otra vez la ventana

                             ovillando piedras.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 8

mar mesas

  -   Publicado el Domingo, 31 Agosto 2014

HAY TARDES

Desde mi ventana contemplo tardes tempestuosas

con cielos plomizos en las que se desea escuchar música

más que dejar el tiempo sonámbulo y

desnudo en el espacio.

Con una niebla humeante en la que uno

desea  desentenderse  de sí mismo. Y no

se convoca en lo absoluto, ni se rinde

cuentas, ni  arroja al abismo los pensamientos.

Tardes en la que nada incita ya  asomarse

ni  caminar por las calles donde el gentío cabalga

al compás de sus ennegrecidos paraguas.

Ni regresar  al camino andado entre los acordes

de las gotas caídas en el vacío;

Gotas incandescentes que convierten

el pavimento  en pistas de aterrizaje.

 Y las aceras  grisáceas, relucientes,

de reflejos en alguna luz

ya encendida.

Tardes en las que apenas la melodía de una

orquesta cercana llega a interferir sobre

los ruidos  desordenados

de algunos vehículos que reiteran su prioridad

en el asfalto.

En fin, tardes, en los que se disimula

 la lucidez,  en las que la mente

parece no liberarse  de la soledad, de tendencias

latentes y perdurables por momentos.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 8

ruben hernandez

  -   Publicado el Sábado, 05 Julio 2014

Desde mi ventana

Desde mi ventana

alborada se divisa la mañana,

el café amargo me exhala

la caliente neblina evaporada,

me desvelo con su esencia amarga

mientras me mezo en mi vieja butaca.

 

Estoy sumido en los recuerdos

que el café en mi memoria levanta,

ya no está en casa mi amada

ni aquellas sus conversaciones largas;

y no esta tampoco la mesa estucada

la testigo de mil manos jugadas,

rayada por el roce de las cartas

opté por dejarla en el desván guardada,

no por su alma magullada

más por el rio de lágrimas que me provocaba.

 

Hoy no tengo visita, supongo

quince años ya esperándola,

desde aquel accidente astrónomo

donde una estrella se me la llevaba

y yo que me quedaba solo

en la número cinco de la calle algaba.

 

Solo con cuatro hijos

que hace tiempo me visitaban,

quizás por la amargura que en mí exijo

será que estropeo las veladas,

quizás por lo traumático de lo vivido

no supe darles lo que necesitaban.

 

Y es en la número cinco de la calle algaba

donde después de una eternidad llegabas

te divisé en la alborada desde mi ventana

cuan pájaro con alas me llamabas.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 7

Patricia Ruiz García

  -   Publicado el Miércoles, 09 Julio 2014

¿Porqué no un balcón?

Desde mi ventana.

Hace tiempo que asomo mi vida por una ventana.

Hace ratos que veo miles de asombros, y no precisamente sorprendidos asombrosos.

Cómo hemos podido acostumbrarnos a mirarnos por ventanas, que la mayoría de las veces mantenemos cerradas.

Quién es tan valiente hoy en día, como para no cerrar sus persianas.

Aún no entiendo qué sucedió con mi ventana, con mi trocito de alma.

Con esa ingenuidad tan genuina, que hoy hasta a mí misma me parece sorprendida.

Tengo una ventana, cerrada a cal y sin canto. 

Tengo una ventana sin encanto.

Tengo una ventana que nunca a tenido visitas nocturnas de amores incomprendidos, pero que son los más divertidos, acompasados y extrañados.

Los que recuerdas y sólo eres capaz de sacarte a ti misma una sonrisa y que se herice la piel por el beso prohibido.

Recapitulando, con sucesos atormentados. Hago de mi vida un balcón; vistas al mar y ya se verá si contigo o sin mí.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 7

Cesa Augusto Arenas peña

  -   Publicado el Viernes, 25 Julio 2014

La ventana de mi vida

Desde mi ventana,    vi pasar mi vida, taciturno

Quise entender, y valorar lo hecho

Quise saber porque el dolor, el sufrimiento

Y erróneamente quise comprender al mundo

Quise saber porque el hambre y la miseria

Se disfrazan de niños en mi escuela

Porque el amor, esa falsa ilusión que mueve al mundo

Está en boca de todos , y hasta en la iglesia

Pero siempre te abandona, y no le importa que te duela

Quiero entender porque la muerte

Está invitada siempre a nuestras mesas

Y sin decir nada  consumimos de su esencia

II

Desde mi ventana, maltratada por el tiempo

Tiempo verdugo de mis vanos sueños

Vi pasar al niño, al joven, vi pasar al viejo

Vi al primero sonreírle al viento

Vi al segundo confundido, y ciego

Y para ver al último me mire al espejo

Si entendiera el niño que sus sueños nuevos

Destruirá aquel joven  como rio creciendo

Y veréis al viejo con sus sueños rotos

Esperando el tiempo que implacable pasa

Destruyendo al hombre  y a sus sueños todos

Mi ventana ahora tiene el vidrio roto

III

Y aquí desde mi ventana, veo hacia el pasado

Y lo veo todo, decisiones  erróneas, actos vanos

El tiempo pesa, y cual verdugo armado

No tiene prisa, y me está esperando

Siempre está a mi lado,  pero como escaparnos

De su reino eterno, de su cruel legado

Tiempo que pasas desde mi ventana

A pesar de todo, agradecerte quiero

Los momentos lindos, que en aquel momento

Permitiste amarla, con amor intenso

IV

Desde mi ventana  y a pesar de todo

He visto el mundo, transformarse siempre

Vi al dinero corromper al hombre

Y vi al hombre disfrutar en su horrendo reino

Vi la inocencia marchita en el rostro, de los niños nuevos

Que lo saben todo, y no saben nada

Vi al amor, con su insurgente andar

Destrozar a aquellos  que su reino osaron

Entrar sin escudo, muy ilusionados

Sin saber que Cupido es un cruel verdugo.

Cesar Augusto Arenas Peña

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 7

Edgar E. Capriles M.

  -   Publicado el Martes, 12 Agosto 2014

Brisa de lluvia

Desde mi venta entra una ráfaga suave de una brisa con olor a lluvia. A la lluvia que cae suavemente sobre mi ciudad.

Un olor que está grabado mil veces en mi, cada una con un recuerdo distinto. Es el olor del patio de la casa de mi abuela, los domingos en la tarde,

El olor mientras esperábamos a un costado de la calle para continuar el partido suspendido por lluvia. El olor con el suave perfume de mi mejor amiga del liceo, que me cuenta un cuento al que no atiendo en un banquillo debajo de un árbol, mientras contemplo esos inmensos y hermosos ojos negros.

Olor de inocencia y felicidad. El olor del monte con el barro en mis botas de explorador en los cerros de Maracay.

Cada gota de lluvia salpica un grato recuerdo, porque los malos se han escurrido y desaparecido junto a unas hojas de mango recién caídas.

El olor del patio del colegio Marista, atestado de niños con camisas blancas y balones de fútbol por doquier.

Y si, el olor de la lluvia en la Universidad, ahí donde te besé por primera vez. Donde pensé que era imposible ser infeliz. Donde creí que iba a vivir contigo hasta la muerte.

Pues me ha alcanzado la muerte y aun estoy vivo. Es otra muerte, una cuyo sabor amargo y aroma de derrota no se va con la lluvia.

Es la que nos ha tocado vivir como con un fierro ardiente en el pecho.

Ojalá esta lluvia logre enfriarlo y ya no me queme más.

Ojalá que cuando toque su cicatriz y vuelva a sentir esta brisa de lluvia, solo me acuerde de todo lo bueno.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 7

Toni Alonso

  -   Publicado el Martes, 19 Agosto 2014

La luz

Desde mi ventana resuenan voces mensajeras como ècos,

brazos que se acercan a mi encuentro, en melodìa de

formas, que extinguen èsta, mi prisiòn de medicamentos,

la  vida se empolva en incienso de amanecer y mi alma brilla,

se difunde, como melocotònes de un volcàn

en erupciòn, divorciandose de mi cuerpo,

 

nada recuerdo de mis sueños en el vientre materno,

nada recuerdo de esa maravillosa y refinada obra maestra

de mujer, llena de vida y virgen para mi de

palabras y pensamientos,

 

no volverè a ser niño ni he de arrepentirme o alegrarme

de mis decisiones ya disipadas,

crusarè el umbral de mis temores psicòticos,

me siento liberado, no tengo miedo de marchar,

harè mi maleta cuanto àntes,

acudirè a vuestro encuentro, seguirè vuestra huella

gigante y sublime, cambiarè de disfràz

en èsta condiciòn de ser.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 7

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro