Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos VIII Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "El invierno"

VIII Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "El invierno"

Estado: cerrado
Fecha: 01/01/2015 - 28/02/2015

El "VIII Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "El invierno" (ver bases).

El invierno es una época marcada por el frío y los días cortos, pero también por esas idílicas tardes de paseos por la nieve y chimenea. Los que escriban desde España estarán sumergidos en esta temporada, y para los que lo hacen desde América Latina, pensar en el invierno les traerá una brisa de aire frío para refrescar los calurosos días de enero y febrero. (Ver bases completas)

¡ENVIAR POEMA A CONCURSO!

Poema ganador votos del jurado

"Intemperie", por Blas Guevara

La noche estaba allí como cada día,
con sus iguales rutinas pero distintos desvelos,
como de costumbre, así sin avisar.
El humo del cigarrillo tiritaba entre la oscuridad,
huía despavorido como un niño en todas las direcciones.
Sentado esperaba paciente para escuchar
como caía el frío sobre todo lo quieto,
como morían los cuerpos helados a la intemperie.
Se podía oír el jadeo entrecortado
del equilibrio rígido de la quietud.
Todo estaba empapado por
unas finísimas gotas de terciopelo líquido,
que fluían como capilares abiertos
desangrados hacia los sumideros,
–la supurante herida de la humedad–
camino hacia las profundidades,
hacia el centro del mundo,
donde se condensa la oscuridad.


Las ventanas aún permanecían en vilo
combatiendo su intimidad.
Algunas se insinuaban a los trasnochados
con sus visillos sugerentes,
que apenas tapaban su anónimo vello impúdico.
Los pasos monótonos de las horas
giraban inexorables en círculo,
con el mismo chasquido de unas botas viejas,
con la cadencia de una obstinada gotera.
La penumbra susurraba injurias y calumnias
alrededor de una mínima luz artificial.
La calle se ocupaba de recoger las sedas de las sombras
para que tuvieran una armonía de conjunto,
para que todo encajase en su lugar predestinado.
Apagué la luz y allí estaba el ojo invidente
con el que la noche espía el silencio
donde rebotan los ecos del miedo
de los que aún siguen despiertos.

La farola lloraba lágrimas de tungsteno
y la noche llevaba la cabeza abierta
por una oscura brecha de dudas.
Después, sin remedio, empezó a llover.

Poema ganador votos de los usuarios

"Fríos silencios... (Invierno)", por Enrique Tamayo

Escondido silencio
de impávido invierno,
cala el frío, sopla el viento
y en sus campos dormita
la marmota y el sarmiento,
y en el árbol... silencio
y el lirón durmiendo.

Por la vereda me acerco
a éste, mi humilde pueblo,
calado de frío, silba el viento,
y como el viejo que duerme
avivo el fuego de mis sueños,
en los troncos que mueren
por ascuas ardiendo.

No es de frío...
que muera el silencio
bajo el témpano del alba,
es de piel de ceniza su frente
del trabajo y de la infancia
del surco y de la azada.

Humilde silencio
en sus viejos inviernos,
ventisquero en las sienes
clarividencia de nieves.
Y a la luz de la lumbre
... le escucho cantar:
¡Volverán ''golondrinas´´
que lejos están!

¡Qué el silencio despierte!
¡Qué el lobo, marche!
y afane el zorro su duda,
¡Qué el viento, la lleve!
y en el grito que emerge
... brote verde el olivo
y vuelva verde la nieve.

Poemas presentados al concurso por ordenados por más votados:

Ordenar: más votados | más recientes

CLAUDIO CEBALLOS CID

  -   Publicado el Lunes, 16 Febrero 2015

En la víspera del cortejo

Un vaso roto.
El invierno llegó.

Dieron las cinco y media
cuando me habitué a su luz,
al rugido por entre los burletes,
al día hecho noche.
Así, de repente.

El vino y la danza.
Celebración.

Quise tocarlo
en su tersura de cristal,
su efímera consistencia.
Antes que el hechizo se rompiese.
Antes que la luz lo desvaneciese.

Tres bajo cero, y bajando.
Trémulo, embriagado.

Su magia me persiguió;
consagró mis noches
con oscuridades más profundas aún.
Un Más Allá imposible del hielo,
de su eterna quietud.

El castillo del mar. Su mística opalina
¿Quién hubiera dicho que el invierno fuera tan líquido?

Por fin me abrazó,
gélido y ardoroso.
A su cola me aferré
con la esperanza del milagro,
del vuelo sin retorno.

La estalactita fantasma.
El secreto derretido.

En la víspera del cortejo
desapareció.
Subrepticio y gentil;
con el tino del caballero,
con la urgencia del polizón.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

fernando morales nuñez

  -   Publicado el Martes, 17 Febrero 2015

Cuentan estas pocas letras...

Esta historia que describo,

Habla de algún sentimiento

De las cosas que percibo.

Cuentan estas pocas letras,

Cuando el frío se suaviza

Al llegar la primavera,

El sol calienta los días,

El ocaso llega tarde,

Las estrellas son esquivas,

En el día... mora La Luna

Y el amanecer comienza

Dándole al día la Vida

Mañanas como ninguna.

Y cuentan que en el verano,

De la luz interminable,

Del mar, del olor a sal,

Del rojo de los geranios,

Del amarillo trigal

Y el color del horizonte

Cuando el Sol al fin se esconde

Para pronto regresar,

De azul marino, del cielo

Donde lucen cual diamantes

Las estrellas, los luceros.

Dicen también estas letras,

que una vez pasado el tiempo

El otoño es el momento

De los contrastes mayores,

De los tonos de colores

Y del correr de los vientos,

El traspaso atemperado

Del resurgir de la vida,

De la época pasada

Al letargo que se acerca,

Cuando la noche se alarga.

Hablan por fin que en invierno,

Cuando la leña crepita

En el hogar del infierno;

Añado romero seco,

Unas ramas de sarmiento,

Voy con ello consiguiendo

Si sobre brasas candentes

Coloco granos de incienso,

Que se convierta, no miento

En el cielo más patente.

No es una historia cualquiera

Del tiempo que nos espera,

No habla de la primavera,

Ni de otoño, ni de invierno,

Ni de verano siguiera,

Habla de aquel sentimiento,

De la vida pasajera.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Cesar López

  -   Publicado el Viernes, 20 Febrero 2015

INVIERNO QUE LLEGAS Y NO TE IRÁS JAMÁS

Navegué por el verano

busqué cobijo en un otoño pasajero

hasta que por fin encontré el invierno.

Casi un año tratando de olvidar tu último adiós

pero cuando hablo con mi corazón le reconozco que no he sido capaz.

Cada copo de nieve que veo caer

me trae un recuerdo tuyo,

tu sonrisa,

tus labios,

tus ojos mirarme a mí,

a nosotros,

a nuestro futuro que ahora ya sólo será ficción.

Me he dado cuenta de que lo nuestro ya sólo serán recuerdos

versos escritos en un libro olvidado

palabras no pronunciadas

sueños despiertos

tormentas que han dejado dolor atrás,

me pregunto dónde estaba yo

cuando caminabas conmigo,

ahora que me he dado cuenta de que estaba a tu lado

me pregunto por qué no lo supe aprovechar.

Bendito invierno que has venido a mí

cuando te llamé,

ahora podré quedarme en casa

tomarme una copa tras el cristal

observar como dejas caer la lluvia

empujada por el frío viento de las lejanas montañas

y recordar que ya no estás conmigo.

Podré estar triste,

triste hasta llorar,

quizás busque algo de música entre nuestros discos

quizás sonará 'This is the end' de Jim Morrison,

quizás no,

cualquier cosa que haga mi alma me recordará que es para olvidar

olvidar lo que no puedo

y lo que siempre quiero recordar.

Por eso ahora sólo deseo que el invierno ya haya llegado

esté en la puerta esperando

para no irse ya jamás...

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Julieta

  -   Publicado el Sábado, 21 Febrero 2015

Frío de Vida

Tu noche me abraza

helados suspiros me envuelven,

congelando mi andar

silencioso vas siendo

mientras busco pisar más hondo

en estas, tus entrañas,

frío secreto del tiempo.

 

El sol apenas alumbra

porque ha perdido su fuerza

ahora tu frío abrasa la vida:

ahí reside tu emblema.

 

Frío que me quema

y se mete en mi piel,

abrigando el dolor

de aquello que no pudo ser.

 

Y aunque todo parece muerto,

y aunque nada tenga sentido

todo alrededor se estremece

al recogerse en sí mismo

sabiendo que la Vida se potencia

con tu presencía, querido frío.

 

Los árboles callan

las aves también,

pero tu silencio da Vida

y puede recoger

todo lo que se gesta

y pronto podrá nacer.

 

Sabia es tu esencia

pues eres el tiempo de la espera

en ti guardas la promesa

de la vida durarera.

 

Ahora veo con claridad...

¡quién diría, bienaventurado invierno,

que dentro de tus entrañas

habita el secreto de la fecundidad! 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Sandra Garcia

  -   Publicado el Sábado, 21 Febrero 2015

INVIERNO

Hola, Como estas? A dónde has estado?

! Has llegado de repente de muy lejos y no me habías avisado!

 

Se rumora que te encontraba divagando por el inframundo

En el hemisferio norte y el hemisferio sur del planeta.

Que has transitando el mundo en busca del amor de tu vida, Nieve.

 

! Sé que te encuentras muy enamorado,

Y que es "diosa de la tierra y su madre"

Que es muy bonita y muy encantadora

Y que tiene una relación estupenda, cálida y amorosa,

En ocasione parece tornarse muy fría y tormentosa!

 

Sé que vas rumbo a altar a plena luz solar del día,

Que tienes momentos trópicos tanto de noche y de día.

Sé que aunque has pasado por ciclos de felicidad y melancolía,

Tu fuerza natural prevalece y el amor en estos días.

 

Sé que cuando se en triste y provoca el desalojo del otoño de su vida,

Llegas tú, el invierno, para alegrarle y llenarle sus días.

Con la fuerza natural, persistente, espeluznante y fría,

Cristalizando todas las esperanzas de días de primaveras y de verano.

 

Me despido, anhelando un cálido abrazo.

Sandra García

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Cristina Rodrigo Cebollada

  -   Publicado el Sábado, 21 Febrero 2015

Pérdida

El corazón late lentamente en invierno,

a veces incluso se detiene,

congelado un instante,

más despierta su sangre

el viento gélido.

 

Recuerdos que apagan la alegría,

oscurecen erl amor,

tienta el desespero la razón.

 

Nieve que cubre los deseos,

anula los sentidos, 

pérdidas que duelen

en lo más profundo de mi ser.

 

Sin en embargo en invierno

también sale el sol,

ilumina el manto blanco de la nieve,

reavivando la llama de la esperanza,

calentando mi corazón helado,

devolviendo a mis oídos 

el canto del amor y del deseo.

 

Luces alegres envuelven las calles,

primavera en invierno,

esperanza en la desesperación.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

José Félix Megías González

  -   Publicado el Sábado, 21 Febrero 2015

Estoy De Paso

Estoy De Paso

 

Estoy de paso por el Invierno,

eso quiero creer...

espero que se haga corto,

que no se haga eterno.

Que se derrita la nieve,

que baje veloz, que se vuelva torrente.

Que se vayan las nubes y sus tempestades,

para dar paso a los azules...

a los destellos radiantes

de tardes soleadas y brisas leves.

Que se recojan las lluvias,

que se alarguen los días.

Que retornen las alegres golondrinas,

que vuelvan a anidar en los balcones.

Que se deslumbren las miradas,

con la tempranera madrugada.

Que se coloreen los matices y los caminos...

que se marche el invierno de mi vista,

que me suelte las manos

que se consuma la escarcha.

Porque estoy de paso por el Invierno,

que se está haciendo prolongado,

y me llueve por dentro...y me moja,

y me traga el silencio...y me ahoga...

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

MARÍA LUISA MORENO RUÍZ

  -   Publicado el Lunes, 23 Febrero 2015

DESEO BAJO LA LLUVIA

Todo pasó inesperadamente y se los voy

a contar. fue una noche de invierno que me

hiciste esperar con tantas ganas y deseo

en una noche pasional en plena oscuridad.

Cada día que pasaba me ponía yo a pensar

en aquellos momentos de mi vida

que me hacen di variar si te extraño

o te quiero o te deseo cada vez más.

Me dijiste que vendrías y me puse yo a esperar

con las ganas de amarte bajo la lluvia infernal.

pasaron minutos y horas y mi cuerpo de deseo

se estremecía esperando tu llegada

para luego así saciar tantas

ganas de amarte con locura pasional.

Ni el frio del invierno me hizo desistir,

de la angustiosa espera que ansiaba mi vivir;

para entregarme en cuerpo y alma  sin importar el

frío  invierno que me hacían temblar y ansiarte

con locura cada minuto más y más y así saciar

las ganas de amarte de verdad y dar un

descanso a mi pobre corazón.

Ni el frio, ni la lluvia ni mucho menos el invierno

pudieron evitar que esperara tu regreso para amarnos sin cesar.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Carlos Quintas

  -   Publicado el Lunes, 23 Febrero 2015

Dos gotas de Arte

Nos parecemos
a dos gotas de agua
y un suspiro helado
Como colmillos
de un vampiro
entumecido por tu magia

Nunca nos creimos más
que unos zapatos malheridos
y al final das la razón
o haces la estatua
entre alambradas de almidón
y las carrozas con mas ruido

Nos lloramos frio
como partes de un gemido
de un alientro aletargado
mas seguro de si mismo
cuando esta desordenado

Que vendrán más martes
que me darán igual
ya no me fio de que esto
siga siendo un baile

Que volveré a esperarte
en cada carnaval
mientras en cada gesto
dejes dos gotas de arte

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Nuria López Bernal

  -   Publicado el Martes, 24 Febrero 2015

Un Otoño en Primavera

Avísame si va a llover

que no quiero coger ese frío que me estrecha más contra

mi propio cuerpo,

y que la noche no se calle para que yo duerma.

 

¿Sabes?,

Yo aquí nunca he oído tronar,

ni siquiera porque vuelva Febrero.

Y el invierno al final nunca es demasiado duro

si tienes con quien taparte.

 

Lo peor de un lugar es cuando le te falta el aire,

sabiendo que hay puestas de sol cargadas de oxígeno...

 

Pero yo,

si quieres,

y vienes o vuelves

te hago un hogar

en tres líneas...

 

Vamos, que tenemos por delante

más de 7 millones de segundos de otoño.

No vayas a decir que no.

 

Tú, que le has de doler al invierno de todas las primaveras que provocas.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Jeremías Vergara

  -   Publicado el Miércoles, 25 Febrero 2015

El trono de hielo.

 

Rey sobre la montaña
ventisca helada posa sobre su larga  barba
y su silueta es la sombra estirada
sobre la sábana blanca que envuelve la montaña.

Rey en las alturas

tu trono en la intemperie rabiosa
desde allí sentado señor de tormentas
invocabas el fruto de tu tierra,
los cristales de aquel cielo

que caían en danza con el viento.

Se envolvían en él,
era la bella nevada

que posó en mi suelo fértil de ayer.
Señor sobre el trono de hielo
en cadáveres se alimentan ahora

las aves calvas de la muerte,
deja caer el manto helado

en este desierto sin retorno
una vez más, cuando todo ya se ha perdido.
Déjame sentir,

saborear,

ver señor de la colina
una vez más los pétalos de tu cielo congelado,
déjame ir sintiendo en mis secos labios

que en la tierra reseca
aún, la nieve vive.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

SOLEDANA 91

  -   Publicado el Miércoles, 25 Febrero 2015

La obra maestra

La obra maestra

Léeme para incendiarte,
porque sabes que escribo para mostrarte,
saborearte,

e incinerarte en este invierno

que es tu metáfora favorita.

 

Del momento posterior
a cuando hicimos el amor con la obra maestra,
ahora,

que turna exiliarla en la forma más bella,

en su rincón favorito de mi casa.
Ni siquiera puedo despedirla,
resumirla,
las palabras sólo significan en cada capítulo de su dermis.
Y es imposible relatarte,

dibujarte,
tú nombre es el nexo de cada verso
leído con los ojos cerrados.

Esa novela ilustrada de alegres facciones
que luce su rubio y usa Lacoste,
la obra maestra,
edición única,
tamaño intravenoso.

Al marcharme de la habitación mis ojos sólo enfocan tus letras,
releyendo tu cuerpo una y otra vez.
Mi mirada te muestra la distancia, YO NO SOY TUYA.

Sin enseñarme nada nuevo,
rebobinando hasta llegar de nuevo a la última lección:
-Yo soy el cerrojo de tu tiempo.

Y te acabé.
Hasta el último punto.
Hasta el último beso.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Grecia Dávila

  -   Publicado el Miércoles, 25 Febrero 2015

Despertar a medio sueño

Cuánto silencio nos trae la noche

pero este ruido en mi cabeza no se detiene

el corazón no deja de latir

si tan sólo pudiera escucharlo

qué más podría escuchar

y en un segundo sentir

este misterio de mi vida

en esta noche fría

en que todos duermen

y mi corazón se agita. 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Roberto Cortés

  -   Publicado el Jueves, 26 Febrero 2015

Vendaval de triste invierno

El invierno llegó y se la llevó,

Solo me quedé,

La petrificó y la destrozó,

Mi cordura ya colapsó

Y a la muerte se la entregó.

La espere con ansiedad y aflicción

En mi casa,

La espere con frío y desesperación

En mi cama,

Todo se convirtió en algo lóbrego y opaco,

Cada vez que tomaba desayuno, almuerzo y once

Veía como un ocaso, un amanecer y un atardecer  miserable me recordaba a ti

Y me daba cuenta que todo se tornaba en blanco y negro.

Despertaba con un susto mortificante por no tenerte a mí lado,

Los árboles me sonreían de una manera cínica

Como si no hubiera pasado nada,

Los pájaros cantaban mientras yo estaba desolado,

El timbre, el tono y el volumen de ellos no me importaban,

Solo sentía que la nieve de color roja me destrozaba los pies,

Solo sentía que mis lágrimas se congelaban en mis pestañas,

Sentía el cruel  y despiadado suplicio que me desesperaba

Y me llevaba hasta el punto de no saber quién soy yo,

Perdí el juicio y mi fuerza,

Al igual que mi piel y mi carne,

Que no demoraron en desintegrarse con el frío polar.

Los pájaros ya no cantan,

Perdieron el juicio y gritan,

Sus plumas se disipan y la vida se les va,

La ventisca se las llevó,

Los árboles ya no sonríen,

Pierden su corteza y se deforman,

Sus raíces se pudren y la vida se les va,

La nieve se los llevó.

El invierno se vuelve eterno,

Solo se escucha el vendaval frío,

Ya todo llegó a su fin,

El corazón se me vuelve triste,

Mi sangre se me vuelve fría,

Mi respiro se ralentiza,

Mi cuerpo no responde

Y mi soledad se me vuelve de color negro,

Mi soledad me desgarra la carne a picotazos,

Me grita al oído,

Y con sus plumas me deja desvaído y muerto.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Blanca Pastor

  -   Publicado el Viernes, 27 Febrero 2015

Damas de invierno

Érase un árbol florido,
almendro de almendras dulces,
flores blancas,
damas,
y todavía frío,
del invierno frío,
heladas...
Sin esconderse la flor
por temer al frío,
nace...
sin tener miedo al destino,
siendo flor de un día,
o de diez,
sale con su naturaleza que manda,
en el día que la toca,
que la ve nacer...
Huele ahora,
tal vez mañana,
huele con todo su aroma,
tibia embriaguez,
que a mí me colma,
sorprendiéndome como cada febrero,
olor del tintero verde del almendro,
cuajadito de sus nuevas ramas,
de yemas apuntadas,
que quieren salir ya,
damas.
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro