Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos XI Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Recuerdo"

XI Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Recuerdo"

Estado: cerrado
Fecha: 01/10/2015 - 30/11/2015

El "XI Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "Recuerdo" (ver bases).

Poemas ordenados de más a menos votados:

Ordenar: más votados | más recientes

sheila soutto

  -   Publicado el Sábado, 28 Noviembre 2015

Al recuerdo de la niñez.

Recuerdo ese otoño regresamos a la escuela donde hay clase de señas de besos y rayuelas de ternuras.

Las cortinas con encajes marcan el recuerdo de la casa de la abuela.

Hablamos con el tiempo esa conversación delirante que nos deje ojear por la cerradura  la habitación de la escuelita, acomodando las nubes para que el sol brille las pupilas de sonrientes recuerdos.

Ese busto del prócer en medio del bullicioso pampero de correrías.

El lápiz acariciando el cráneo, malabaristas piojos colgando del grafo.

Olor a tiza mesclada con

Lugar de juegos en ese mundo encantado.

Acariciamos las hojas de Calesita de primer año sobre esos bancos con su característico hueco en medio.

Soñamos con se bailarinas, astronautas y cocineros.

Coleccionando figuritas del álbum de frutillita.

Tomate el tiempo para acomodarte en la reposera de los años de niñerías;

Cuando no comprendías por que las hermanas i he y tan diferentes pero emparentadas.

Cuando una operación tan sencilla  de unidad con unidad tenía tanta magnitud como una cirugía cerebral.

En primavera regresamos a casa, por el mismo lugar de antes.

Las cortinas de encajes y el aroma a los jazmines del frente marcan una vez más el recuerdo de la casa de la abuela.

Soltamos la mochila inherentemente en el borde de la enorme mecedora de mimbre.

Ya podemos ver por la puerta grande ese fino cabello ya blanco que se mescla elegantemente con la peineta tan bien acomodada.

Olor a galletas dulce envueltas en papel de ataraza y esa leche con melaza.

Molesta, impertinentemente el reclamo de esa ave verde, insultando y maldiciendo dentro de su jaula.

La quinta dibujada de senderos largos hasta el fondo donde fieles los reciben los mísperos.

Eficaz curandera para los raspones de las rodillas, masticando y usándolo de inguento.retazos de trapitos para los cortes en los dedos y un caldito de pollo para calmar los humores.

Sabores, olores, colores de una infancia latente saltona del tiempo.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

José Luis Chaparro González

  -   Publicado el Sábado, 28 Noviembre 2015

AÑORANZAS

Recuerdo el sonoro fluir del agua,

en la silenciosa fuente ahora olvidada,

cómo fría, sin vida y en silencio...

evoca imágenes de épocas pasadas;

 

De un tiempo donde en torno a ella,

los niños correteaban su alegría.

En las tardes inmensas de verano,

cuando el sol se ocultaba en su agonía.

 

Ahora el silencio es estruendoso.

No hay niños, ni agua, ni alegría

y el patio triste, abandonado...

invita a la melancolía.

 

El tiempo los condenó sin remisión

al olvido y al más triste abandono.

El paso de los años no perdona,

pero deja huellas en el corazón.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Pablo de Manuel

  -   Publicado el Sábado, 28 Noviembre 2015

Rimas y versos a la Sierra de San Juan

 

Recuerdo la fría y cortante Sierra de San Juan

cual gigante bíblico, ¡amenazando a los cielos!

Los ojos míos verdes, ávidos de aquél Titán

¡Cómo la vida volvía al fundir de sus hielos!

---

Mar bravío de primigenia roca

pálida efigie entallada entre brumas

¡tú!, pastor de las bestias que trashumas

gélida cumbre añil que el alma toca

 

¡Qué himnótico el ocaso de tu estío!

sueña corcheas, pardas y amarillas

el último baile antes del vacío.

 

Mientras, la vida bulle en las costillas

de un Adán que crea, duerme y olvida

al rumor del fuir a sus orillas.

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Edwin Antonio Gaona Salinas

  -   Publicado el Sábado, 28 Noviembre 2015

Volviendo con la vida

Recuerdo al centauro de mis noches tristes,

en la cama dolorida de animal huérfano,

perdido en silencio con pensamientos de ruido.

El viento se llevó la soledad dejando sus huellas de frío.

Vivo cercano al espacio de la flor que fulmina el tiempo

con la luz que se hace espectral yéndose sin zapatos.

Fui una sombra de alacrán corneando la arena

con abandono de perro posado en la lengua de mi euforia

para volver a pedirle al viento su licencia.

Sigo al silencio en la trama de la noche rota por aullidos

y no encuentro la vida,

está escapándose.

Los ojos vagabundean en resumideros de miedo,

tengo que gritar a la vida por algún respiro

y estás,

vestida de lumbrera,

apagada con velo final,

con flama de adiós,

fulminada y llorosa,

no hay recuerdos de noches con tus estrellas y tus lides,

con caricias y suspiros domando la locura del beso

¡Porque no hay suspiro!,

se lo ha llevado la ilusión de vivir a martillazos,

con el fluir de la célula en la caricia de banca rota

y  apenas existo en la lira,

con el corazón cedido al grabado de la luz eterna,

añorando el vientre de la tierra para nacer polvareda

porque no tengo recuerdo.

El efecto de tus senos sangrantes

busca desmayo a mi hambre elemental,

me hace quedar esparcido con destino de polvo,

todo incierto,

remoto en este mundo de alientos motores,

con la silueta consignada al capricho de morir en la noche,

o antes,

cuando se borre la sombra en el crepúsculo,

pero aún cazo respiro.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Myriam Depallens

  -   Publicado el Domingo, 29 Noviembre 2015

Abuelo de mi Alma

 

Años plateando tus sienes

soles de un siglo quebrando tu cara,

párpados cansados sobre imágenes acumuladas

qué mirarás ahora, me pregunto.

Serenidad de palabras que ya no buscan decir nada.

Pasos remisos sobre veredas empedradas.

 

Andrajos casi, cubriendo tu estampa,

evidencia de antaño en gloria.

Qué llorarás ahora, me pregunto,

Si todo es olvido... o casi todo,

qué evocará tus lágrimas.

 

Atropelladas las voces, hoguera en mi garganta

quisiera decir que te entiendo

quisiera que me escucharas

pero sólo afloran las sombras

de realidades desoladas.

 

Tomo tu mano en silencio, y preguntas

¿Cómo te llamas?...

Ángela, respondo... de nuevo.

Fuerzas sonrisa y, no dices nada.

 

Quisiera decir que te quiero,

y que no hay olvido en mi alma.

Cómo te llamas... preguntas.

...Ángela.

 

Te dejo soñar tus olvidos,

mientras en mí, golpean las añoranzas,

recuerodo una vida contigo... y preguntas

¿Cómo te llamas?

 

Mano incierta... sacando un pañuelo,

-Ya no llores María... me dices,

que las tristezas pasan.

Alcánzame la flor más bella

tan bella como tu mirada,

que cuando se acaben tus lágrimas

dormiré tranquilo.

Ángela, ¿Es así como te llamas?

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

ROSALINA SOLIS

  -   Publicado el Lunes, 30 Noviembre 2015

BENDITA LECCION

BENDITA LECCION

Recuerdo un momento en mis años de infancia

doce yo contaba, me sentía  mayor

los más pequeñines aplauden el juego

cuatro hacen ronda,  en la cuna el menor.

Por ser yo más grande organizo luego

todos de inmediato ponen atención

quédense en camada como los conejos

porque son las presas y yo el cazador.

Allá los  adultos que no se dan cuenta

tan solo les llega del juego el clamor

la muda escondida ahí tras la puerta

mi mano ya siente su frio cañón.

Era ya costumbre ya lo habíamos hecho

solo intercambiábamos la posición,

uno a que cazaba, otro a que cae muerto

¡como disfrutábamos gran diversión!.

Nos entusiasmaba el clic suave y ligero

en la pantomima de caza al montón

nuevamente apunto ya he tocado el fierro

más hoy no hubo risas, solo vi temor.

¿Quién sin yo intentarlo hizo girar mi cuerpo,

desviando a otro punto tanta munición?

¿Qué fuerza se impuso transformando el juego?

Porque hoy la callada lanzó su explosión.

La madre contaba sus hijos sin verlos

el humo se expande le ayuda el mayor

mozuelo también él la usó en el cerro

pero descargarla sí se le olvidó.

Esto que he confiado es mi gran recuerdo

mis hermanos todos hoy ríen con pasión

tres muros muestran un buen de agujeros

Y nosotros  salvos, ¡bendita lección!.

Autora: Rosalina Solic Carmona

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Ainara Rodríguez

  -   Publicado el Domingo, 20 Diciembre 2015

Eres el lugar en el que quiero habitar.

Iba a morirme

y entonces,

me enamoré.

Ilusa yo,

que no pensé

que de amor

también se muere.

No me aferré,

simplemente la amé.

Cómo su risa era salvavidas de esta naufraga

y como mi mundo podía cambiar si ella me abrazaba.

Me hizo ver que no era un monstruo,

que tenía capacidad de querer.

Y si la quería,

podría llegar a quererme.

¿Cómo hago yo ahora para quererme sin quererte a ti?

Si fuiste tú quien revivió mi alma,

quien alzo mis alas a volar.

Fui tan clara, que te dejé ver como los coágulos de sangre

y mi corazón bombeaba sabiendo que eras tú la razón.

Te deje que miraras como mis pupilas se dilataban al mirarte.

Me rompí la coraza, solo para que estuvieras en lo más profundo de mi.

Ahora, eres imposible de sacar.

Porque he descubierto, que no se puede pasar página

si ésta es la última de nuestra historia.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Juan Antonio Fernández Cordón

  -   Publicado el Miércoles, 14 Octubre 2015

COMPARTIR

Recuerdo la primera vez

Que el calor de tu mano

Envolvió mis dedos fríos

Y nerviosos de anhelo.

¿Lo recuerdas tú también?

Recuerdo la primera vez

Que mis labios ansiosos

Naufragaron en tu boca

Como promesa cumplida.

¿Lo recuerdas tú también?

Recuerdo la primera vez

Que jugué con tus pezones

Firmes, oscuros y tiernos

En la plata de tus senos.

¿Lo recuerdas tú también?

Recuerdo la primera vez

Que la dorada humedad

De tu sexo entrevisto

Hizo estallar mis nervios.

¿Lo recuerdas tú también?

Recuerdo la primera vez

Que todos nuestros latidos

Vibraron acompasados

Un corto momento eterno.

¿Lo recuerdas tú también?

Recuerdo la primera vez

Que exploré todo tu cuerpo

Con mis ojos y mi lengua.

Y en mis manos tu temblor.

¿Lo recuerdas tú también?

Sí, recuerdo la primera

Y también todas las otras.

Las muchas otras tardes

De soledad compartida,

De pasión, ternura y risas.

Llevo el cuerpo marcado de recuerdos.

Y noto también los tuyos,

Que tal vez hayas perdido.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Carlos Caporali

  -   Publicado el Miércoles, 14 Octubre 2015

Ya no habrá papel

 

Recuerdo cuando dijiste:

Ya no habrá papel

Tan sólo la mirada

El gesto que descubre

La mano que describe

El soplo que dibuja

El paso que trashume

El trote que confunde.

Recuerdo cuando gritaste:

Ya no habrá papel

Tampoco libros

Libretas ni cuadernos

Apuntes o lápices discretos.

No habrá plumas ni crayones.

Recuerdo cuando sentenciaste:

Ya no habrá papel

Tan sólo el touch-screen

De aquellas pantallas

De sílice ofreciendo

Un bardo noticiero,

La voz transformada en

Periférico puntero

El cerebro alojando

Un hilo cobreado traicionero

Como grillete trazable

Único vestigio de la historia.

Recuerdo cuando anticipaste:

Ya no habrá papel

Tan sólo la mirada

El gesto que descubre

La mano que describe

El soplo que dibuja

El paso que trashume

El trote que confunde.

Recuerdo cuando agónico indudable expresaste:

Ya no habrá papel: tan sólo tus ojos

Y por supuesto cada segundo de la Vida

Que grabada o perdida en la "nube"

Sucumbe a la caricia amable

Del recuerdo como posible despedida.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Greta

  -   Publicado el Miércoles, 14 Octubre 2015

ESTACIONES DE SENSACIONES

Acaríciame con tus labios, resbala el agua de tu saliva por mi cuerpo, prende la mirada con el fuego de tus ojos contra los míos, provoca un trueno dentro mi cuerpo, alimenta mi rezo, transormate en mi religion, llénalo de pasión, muérdeme fuerte, hazme estremecer de placer....Luego desaparece entre la niebla de algún callejón sin salida.Allí junto algún sauce llorón buscare tus besos, tus latidos, tu vida convertida en un árbol desojado por el viento del otoño.Por la lluvia de diciembre, por la nieve de enero,te buscare y hallare la manera de que vuelvas a florecer...Por la primavera trepare hasta subir y ver el sol de agosto, que me abrace la suave brisa del mar,del color de tus ojos verdes, como el profundo mar de mis pensamientos
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

LINA MARIA ZAPATA RIVILLAS

  -   Publicado el Miércoles, 14 Octubre 2015

Para Ti, Mi Eterno Amor

Recuerdo aquel día en que partiste

tu mirada, fija en la mía

sintiendo en lo mas profundo de tu alma

que aquel día de esa tarde soleada

donde en nuestras vidas desbordaban

la juventud las ganas de vivir de sentir y de amar

aquel día, que seria el principio de una nueva historia.

 

Donde tu lejos de mi, en compañía de la soledad

prestando un servicio a tu patria,

anhelando,soñando e imaginando

el día del reencuentro con aquel amor

que un día dejaste allí, en esa tarde soleada.

Un día, que nunca habría de llegar

un sueño que solo allí quedo.

 

Mi corazón se olvido de ti,

disidí volar, vivir y amar lejos de ti

un olvido que destrozo tu corazón

un corazón que decidiste apagar,

tu solo un joven lleno de vida,

decidiste dejar este mundo

por este amor que el olvido de dio.

 

Ahora que ya se ha ido mi juventud

donde la mente es clara y cansada de volar

recuerdo aquel día, lo recuerdo cada día de mi vida

y hoy siento que mi corazón partió,  aquel día a tu lado.


 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Magda Olga Nanduca López

  -   Publicado el Miércoles, 14 Octubre 2015

Abuelita

Recuerdo, tu  aroma exquisito a café,

Y en el café de tus pupilas,

Esa mirada tuya...

Que me vuelve a la ternura de tus besos,

Como si el tiempo te guardara para mí...

Para gozar de tus bondades.

 

Aquél matiz grisáceo de tu pelo...

Tu escuela de sabios pensamientos,

De vida, llena de la vida...

Y tu filosofía, inyectándome optimismo.

 

¡Qué días aquéllos!,

Descalzos y desnudos de maldades,

Llenos de amor del hombre por la vida,

De ganas de labrar caminos  fuertes y ciertos,

Y de canto de aves o del nítido murmullo

De los ríos presumiendo sus caudales.

 

Hoy... todo muere a paso agigantado,

Sentenciando destinos, usurpando integridades,

Diseñando rostros y ciudades de cristal,

Frágiles, estériles,  frías y de porvenir obscuro.

 

Y aquéllas tardes, de juegos limpios,

De infancia pura y dogmas proactivos...

También mueren en masa.

 

Y en esta lucha desigual y sin igual,

Vibra en mi pecho, el café de tus pupilas que aun

Me instruye...

como  me guían tus saberes.

 

Y... me sigues enseñando,

Que la vida es bella,

y en cada tempestad,

Esconde un bien  sin percibir,

Que agiganta mis baluartes, y

Hace de la vida un aliciente,

Henchido de esperanzas y de sueños.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Mabel Liliana Guerra Savoia

  -   Publicado el Miércoles, 14 Octubre 2015

Aspiraciones de poetiza

Recuerdo la iconografía que ahora no aparece en mis sueños,
antes, remontaba un barrilete de deseos incumplidos

caminando sobre las hojas del libro de la sabiduría

donde aprendí cómo sobrevivir en la jungla de cemento.

Recuerdo a los amigos que me acompañaban
en cada capítulo,  en las viñetas, en los títulos, los epígrafes.

Eran ingenuidades de una tímida andante nocturna,

que escribía versos oscuros y pretensiosos poemas

que se ahora deshilachan como un red anclada.
Fermento el sueño y  las palabras se escurren

desde mis  aspiraciones de poetiza,
las estrofas se vuelven sopa de letras o confusos crucigramas,
porque para escribir es poco una sola vida o un solo sueño.

Necesito los recuerdos,

recuerdos que como paradigmas de caramelo

se instalen en los laberintos de mi memoria

para que me ayuden recobrar las sendas de papel

y perderme otra vez

en algún capítulo para remontar de nuevo

la cometa de los recuerdos.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

mº esther ruiz zumel

  -   Publicado el Miércoles, 14 Octubre 2015

RECUERDOS

Recuerdo tu amor.

Recuerdo besos de pasión.

Recuerdo tus caricias.

Recuerdo los despertares felices.

Recuerdo en silencio de la añoranza.

Recuerdo tu respirar sereno.

Recuerdo las lagrimas llenas

de melancólia.

Aclarando tristezas.

Recuerdo tu fino pañuelo.

Desbordando con recuerdos

sentimientos.

Recuerdo.

Tu ternura.

Sostenida.

Con recuerdos dulces.

Recuerdo tu protección.

Edificando recuerdos de confianza.

Recuerdo tu ilustre nombre.

Mirarte es un preciado recuerdo.

Cada flor son pétalos desojando

recuedos fieles.

Recuerdo.

La suavidad de tus labios.

Recuerdo.

Tu alma para vivir.

Recuerdo tu sonrisa.

Recuerdo tu existencía.

Recuerdo los paseos.

Recuerdo la brisa del mar.

Recuedo las melodías de

sirenas flotando en el corazón.

Recuerdo horizontes cada atardecer. 

Recuerdo el aroma de tu piel.

Recuerdo cuando duermes.

Recuerdo cada sueño.

Recordando que te amé.

Imaginando paraisos.

Recuerdos de unidad.

Recuerdo secretos

enamorados.

Recuerdo la lluvia de

estrellas fugazes.

Recuerdo mi pasado.

Recuerdos de maldad cicatrizada

por el odio del desamor.

Recuerdo cada presente.

Donde renacío el simbolo 

mas intimo de mujer.

El futuro es un recuerdo utopíco 

ocultando recuerdos del destino.

 

Autora: Mª ESTHER RUIZ ZUMEL.

Seudónimo: TEJEDORA DE SUEÑOS.

 

Valladolid a 14-10-15

 

 

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Richard Yévenes

  -   Publicado el Miércoles, 14 Octubre 2015

Pequeño soliloquio sobre la memoria.

Recuerdo recordar algunas cosas

Como por ejemplo

La memoria y su reminiscencia.

En ocasiones muchas piedras para una mochila tan pequeña.

Tozuda parecía esa espalda, pero empezaron a notarse las escaras.

Traté de vestirme de trotamundos.

Dolor injustificado, hipocresía del olvido.

La pintura color indiferencia venía vencida.

Traté de vestirme de pintor.

Tu cauce creciente viene a ratos como tragos amargos de bilis.

Las llagas en los dedos eran evidentes.

La bulimia no tenía nada que ver con vestir.

Indeseada fue tu presencia.

El recuerdo creció como maleza en jardín de rosas negras.

El óxido de las tijeras empezaba a cubrir mis manos.

Traté de vestirme de jardinero.

Bien algunos nos llaman asesinos de la memoria.

Todos los días golpeas insistente a la puerta.

La Tela es disfrazada de concreto.

Vestirme de arquitecto tampoco me sirvió.

Oídos ciegos y ojos sordos.

Te ignoro una vez más.

He llegado a la conclusión de que tienes rasgos masoquistas.

A pesar de todo, tú y yo somos conscientes de nuestro inminente encuentro.

Hoy somos enemigos naturales, pero el paso del tiempo nos transformará en amantes.

Estoy seguro.

Debes ser mujer, siento tu instinto maternal.

Como a un niño malcriado, perdonarás todo intento de olvido.

La pregunta es.

¿Podré perdonarme por tratar de olvidarte?.

Espero recordarlo.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro