Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Especiales Concursos Temáticos XIX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesia: "Poema infantil"

XIX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesia: "Poema infantil"

Estado: cerrado
Fecha: 01/10/2017 - 30/11/2017

El "XIX Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "Poema infantil". Este año se celebra el centenario del nacimiento de Gloria Fuertes, una poeta amante de los juegos de palabas, la ironía y el surrealismo, que es recordada sobre todo por sus poemas para niños. Queremos hacerle un homenaje, y os pedimos que mandéis poemas pensados para ser leídos por niños y continuar así con la labor didáctica y pacificadora de Gloria Fuertes. (ver bases)

Poemas ordenados de más a menos votos:

 

Ordenar: más votados | más recientes

antonio cerezo

  -   Publicado el Miércoles, 11 Octubre 2017

EL ARCA DE NOE

En el Arca de Noe,

navego de nuevo,

repletas las bodegas,

de perros y gatos,

caballos y unicornios

sátiros, animales de cuento,

y un pastor de larga lana

que por fin acude;

su dueño le llama.

 

Se agolpa en su popa

en silencio el pasaje,

el maullido de un gato

se funde con el oleaje.

 

Asoma de  un capazo,

una niña de piel cándida,

el hambre en su llanto,

pinceladas de vida plena,

promesa de oscuros ojos,

reflejos en la luna llena.

 

El pastor de larga lana,

grita su nombre al aire

la niña le reclama.

 

Pasan días, meses, años;

en la cubierta del arca;

siempre una fiesta,

sobre el unicornio,

cabalga risueña,

los ruiseñores cantan,

los elefantes bailan,

y celoso, sus besos reclama,

aquel pastor de larga lana.

 

No le digas que fue un sueño,

que al despertar la mañana

permanezca vivo el cuento,

y cada noche de invierno,

sea la que su madre esperaba.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 6

CARMEN RUIZ

  -   Publicado el Sábado, 14 Octubre 2017

EL PUEBLO DE LOS NIÑOS OLVIDADOS

Un lugar en la montaña

escondía, ya hace tiempo,

un gran tesoro.

No era oro ni plata

ni tampoco una fragata,

sólo era un pueblo escondido

en el interior de un mapa,

pequeñito y muy bonito,

donde un duende vigilaba

para que nadie pudiera

entrar en su estratosfera

ni destruir su escondite.

Era habitado por niños

a quienes nadie quería,

abandonados un día

sin cariño y a su suerte.

En este pueblo encantado,

jugaban al escondite,

cantaban lindas canciones,

se les caían los dientes,

aún no tenían pendientes,

siempre estaban sonrientes,

pues habían olvidado

haber sido abandonados.

Y pensaron, sabiamente,

que su mundo era en presente.

Nadie se sentía ausente,

pues todos eran hermanos,

nadie los descubriría

si allí reunían sus manos.

No conocían la envidia,

no deseaban lo ajeno,

por la mañana aprendían,

por la tarde hacía bueno.

El mundo que los negaba

los acogió en otro reino,

donde el duende vigilaba

para que nada faltara

y nunca jamás pensaran

en abandonar el feudo.

Así jamás intuirían

que el mundo también tenía

corazones arrugados

repletos de sangre fría.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 6

Alberto Alexander Jirón Flamenco

  -   Publicado el Martes, 24 Octubre 2017

EN EL BOSQUE CERCA DE MI CASA

Cerca de mi casa había un bosque,

en el bosque había un hormiguero,

en el hormiguero, una hormiguita,

que siempre hacendosa acarreaba

azúcar, hojas y muchas migas.

 

Un día la hormiguita hacendosa

abandonó su gran hormiguero,

hormiguero que había en el bosque,

bosque cerca de mi linda casa,

donde alegre cantaba el jilguero.

 

Se fue a viajar por el ancho mundo,

y muchos lugares visitó:

fue a México, Chile y a Bahamas,

y luego al hormiguero volvió.

Desde ese día, de su familia,

jamás ni nunca se separó.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 6

Maria Luisa Bravo Olave

  -   Publicado el Miércoles, 18 Octubre 2017

Ronda De Niños

Ojos redondos, quien fuera niño

pensando en juegos, cunas y encantos

danzan los niños, vuelan muy altos

las mariposas barren sus llantos...

Aura inocente, redonda y perfecta

canta la vida, quien lo digiera

yo los contemplo, a la distancia

hablan y claman, hay esperanzas...

Quien fuera niño para evocar

dulces encuentros, todo es amor...

Canto al nonato, frágil y diestro

canto a los niños, rondas de sueños.

hoy te regalo, mi corazón

tocan tu alma dulce candor.

Ronda de niños, que nunca mueran

canto al amor.

Canto al dolor.

Eres mi dulce, eres mi sol

eres mi niño, ronda de amor..

Fin

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 5

Antonia Victoria Mogollón

  -   Publicado el Jueves, 19 Octubre 2017

Ratoncito Perez.

Ha pasado de repente

se me ha caido un diénte.

Dice mi madre, que luego

va a salirme un diénte nuevo.

Pero éste tan chiquitito

se lo llevará el ratoncito.

Seguro que hará un collar

o pendientes de verdad.

Esta noche no voy a dormir,

a ver si lo veo venir.

Yo quisiera hablar con él

y preguntarle por qué

siempre espera a que me duerma

¡yo soy una niña buena!

Solo quiero darle un beso

mientras se come el queso.

Y decirle que a Luis y a Pablo

no les dé ningun regalo,

que me tiran de las trenzas

y hasta me sacan la lengua.

Voy a hacerme la dormida,

Ay mamá ¿y si se le olvida

venir a coger mi diénte?

Mira a ver, mamá, si viene.

Espero que si me duermo, me despierte

Señor Ratoncito Perez.

 

Toñi Mogollón

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 5

Alvaro Arroyo

  -   Publicado el Domingo, 05 Noviembre 2017

LA VIDA Y EL MAR

Mamá, Mamá, Cómo es la vida?

No me molestes que estoy cansada,

Mamá por favor dime, Cómo es la vida?

Te dije que no molestes! ando ocupada.

 

El niño triste...

Se fue callado,

Camino a su cama

pensando no me dijiste!

algo que yo he soñado,

y la vida se llama

 

Al día siguiente

el niño volvió a preguntar

y la madre inconsciente

le contesta, es como el mar

 

el niño se fue contento

porque una respuesta le habían dado

ella por quitárselo de encima, eso le contesto en el momento

sin analizar lo que había contestado

 

él construyó una pequeña embarcación

para irse a navegar

porque su mamá le dio la información

que la vida es como el mar

 

Navegó y navegó hasta mar adentro

Sin ver el peligro que venía

Fuerte la mar y fuerte el viento

Su nave se volcaría

 

En un santiamén al agua fue a parar

Yéndose a lo profundo

ni siquiera sabía nadar

Y lo submarino no era su mundo

 

Pero el niño casi inconsciente

Veía como poco apoco se sumergía

Lo que pasaba por su mente

Es que a su madre perdería

 

Pero la vida le dio una segunda oportunidad

Y quiso que él de nuevo soñara

Enfrentando la realidad

Luchando por lo que amaba

 

Y durante ese instante marino

Abrió lentamente sus ojitos

Fascinado con un pez albino,

Con una estrella y un pez azulito

 

El niño supo en ese momento

Lo bella que es la vida

Aunque fuera por poco tiempo

La lección fue bien aprendida

 

De repente una zambullida

Enseguida lo hizo reaccionar

Un buzo en una sacudida

De las aguas lo logró sacar

 

Lo llevó rápido a la orilla

Donde su madre llorando lo esperaba

Sus ojos con lágrimas brillan

Y desesperada se culpaba

 

Hijo mío, hijo mío respóndeme

Por favor no me dejes

Te lo suplico perdóneme

No tengo ni derecho a que me queje

 

El niño abrió tiernamente sus ojitos

Miró a su madre con una sonrisa

Y con cara de inocente angelito,

Mamá, mamá, sube a mi barco de prisa

 

La madre lloró de alegría

Al ver a su hijo despierto

Abrazándolo lo apretaría

Todo el día y en todo momento

 

Madre e hijo se fueron felices

De las manos agarrados

Por siempre seré tu guía le dice

Y nunca te dejaré abandonado

 

Nunca digas a un niño,

Mentiras y cosas irreales

Mejor Háblale con cariño

Para que forje su vida y sus ideales.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 5

Ledy Medina

  -   Publicado el Sábado, 14 Octubre 2017

EL NIÑO Y LA BRISA

La brisa cantaba y gritaba mi nombre
es mi fiel amiga, también un gato y un conde,
suaviza mi tristeza y acompaña mi alegría
corriendo en los campos con gran armonía.

El sol es su aliado hace muchos años y
deslumbra mi mente con cuentos de antaño.
Mi cara de infante, mis ojos saltones, promueven un juego de risa y colores.

Su hermana es la lluvia vivaz y ruidosa
que humedece mi cuerpo y en charcos esboza:
¡Oh niño travieso de grata sonrisa, disfruta lo fresco! Y se desvanece de prisa.

Finaliza el día y me encuentro a la luna que entre estrellas y magia me irradia fortuna. Qué feliz me siento al llegar a casa,
con brazos de amor mamita me abraza.
Filial sentimiento me siento dichoso y cada día que vivo es maravilloso.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Ángel Andueza

  -   Publicado el Martes, 17 Octubre 2017

UN NIÑO, UN SUEÑO Y LA ILUSIÓN

Un mundo de fantasía

envuelve su corazón.

Tiene este niño mil sueños,

sueña como un ruiseñor.

Tiene en la mano tres globos:

Uno parece una flor

y los otros son dos nubes;

los tres rebosan amor.

Agarrados de un cordel

se elevan buscando el sol.

Consiguen estar muy altos,

parecen buscar a Dios.

Qué alegría tiene el niño...

Como él no puede haber dos.

Y disfruta, corre y ríe

¡qué grande es su corazón!.

Y disfruta y corre y salta

y vuela con ilusión,

se ha convertido en un pájaro

alegre y juguetón.

Es una estrella en el cielo

de luces y de color.

Tiene este niño mil sueños

y duerme como un lirón.

Sigue durmiendo, mi niño,

¡No pierdas la ilusión!

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

La Bruji V.V.L

  -   Publicado el Viernes, 10 Noviembre 2017

LA GAVIOTA

Había haber una vez;

una gaviota que era más lista para pescar que las demás,

siempre sola salía a la mar a pescar,

hubiese viento o tempestad,

pez que veía a por el se lanzaba,

sin pensar,

en que por una ola podía ser arrastrada,

se pasaba muchas horas sobrevolando la mar,

para coger los pescados más grandes dejando crecer a los demás,

para que así,

nunca faltasen peces que pescar,

las demás gaviotas,

morían de hambre por esperar en la orilla las sobras de la mar,

hasta que un día se dieron cuenta,

que la otra gaviota estaba más bella aunque no descansara jamás,

entonces,

todas las gaviotas la siguieron y empezaron a pescar,

sin respetar los peces pequeños,

solo pensaban en zampar y zampar,

la gaviota les avisaba de lo que podría así pasar,

pero las demás,

no le hicieron caso,

así, rompieron el trabajo de la gaviota,

destrozaron la mar,

y de ese bello lugar al quedarse sin alimento tuvieron que emigrar,

menos nuestra gaviota,

que se quedó allí sola cuidando de la mar,

esperando a que las huevas de atunes que había escondido de nuevo

poblaran la mar,

esa mar que ella conocía,

esa mar que nunca dejo de sobrevolar,

esa mar que ella quería tanto,

esa mar,

que ninguna otra supo respetar,

esa mar,

ese lugar que ella sentía que era su casa,

empezando de cero lo volvió a levantar.

POSDATA.

Nuestra gaviota pasó mucha hambre, pero luego se volvió a hinchar, de todos los grandes pescados que ella cuido sobrevolando sin descansar, nuestra gaviota era sabia, y las demás, no la supieron escuchar.

Respeta y cuida a los animales y a la naturaleza para que jamás te falte el pan,  al igual que  nuestra gaviota hizo, con los peces y la mar.

Gracias por cuidar, amar, y respetar. Mucha suerte en tu caminar. Besitos.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Elizabeth LB

  -   Publicado el Miércoles, 11 Octubre 2017

Los oficios

Don Carlos fue marinero,

nos cuenta sus aventuras

mientras hace las costuras,

porque ahora es zapatero.

Doña Clara es enfermera,

cuida a los niños de cuna,

con un gotero vacuna

líquido de una frasquera,

y mi papá es cocinero,

él trabaja en un hospicio,

dice que es un gran oficio

y lo hace con mucho esmero.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

JOSEBA SASIA MUÑOZ

  -   Publicado el Lunes, 16 Octubre 2017

¿POR QUÉ ME LADRAS… PERRILLO…?

¿Por qué me ladras,

perrillo...

cuando te ofrezco

mi mano

y el trocito de pan,

de este dulce  bocadillo...?

 

¡Si yo, fuera tú...

perrillo...!

buscaría las caricias...

el cariño...

y mirándote a los ojos

te diría sin hablar:

¡Llévame contigo...

niño...!.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

jorge enrique mantilla

  -   Publicado el Miércoles, 18 Octubre 2017

ÉRASE UNA VEZ UNA VIEJECITA

ÉRASE UNA VEZ UNA VIEJECITA

Por: "Joreman" Jorge Enrique Mantilla

Érase una vez una viejecita

Que vivía en el campo y en la loma su casita

Era bien viejita y toda arrugadita

Que vivía con perros, gatos, loros, pollos y una gallinita

Y abajo en el potrero tenía vacas, terneros, patos y una tortuguita

Le ayudaba a cuidar los animales, un niño alto flaco y muy travieso

Ordeñaba las vacas y con su leche hacía cuajada y se comía el queso

En la quebrada se bañaba el cuerpo y con jabón el pescuezo

Traía unas cuantas yucas y plátanos a su regreso

La abuelita cocinaba en ollas de barro, con tizones de leña

Hacía buñuelos y arepas pequeñas

Se reía sin dentadura, espantando pájaros y loros y una cigüeña

Miraba de reojo al travieso con picardías algo risueña

El travieso abrazaba a la abuela y se reía a carcajadas

Ella lo aplaudía en su silla permanecía sentada

Bailaba sin música, brincando de sus oídos despertada

Eran felices los dos, rodeados de animales observadas

La viejecita, de sus arrugas una a una le regalaba

Con sus ojos saltones, su infancia algo recordaba

Cuando corría detrás de las gallinas, de sus huevos buscaba

Era feliz, pero la angustia la embargaba

Enfermarse en esas lejanías, la nostalgia la acechaba

El niño travieso la quería, por el hogar que le daría

Perdido y andariego, al cielo le elevaba una plegaria

A esta abuela, que le brindó con amor y su indumentaria

El abrigo y el calor, esta mujer octogenaria

Viejecita de mi corazón, hermosa y solidaria

El travieso en sus labores, seguía creciendo

De los quehaceres de la finca, continuaba conociendo

En las noches, agotado caía rendido, vigilando su sueño

Se levantaba temprano, era su deber, para seguir cumpliendo

El travieso se convirtió en adulto

Y en mayordomo lo nombró la abuela

Las labores del campo, con su pujanza engrandeció la parcela

Los achaques de salud, la aquejan y la desvelan

La finca tiene su sucesor, tratar los animales con cautela

Alegres los dos, el mayordomo y la viejecita

Ella en la casita, con la bendición lo felicita

Una noche ella se acuesta y se queda dormidita

No vuelve a despertar, el frío la debilita

Su cuerpo muere y su espíritu vuela al infinito, alma bendita!

"Joreman" Jorge Enrique Mantilla – Bucaramanga - Colombia

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Pedro Antonio Segura

  -   Publicado el Sábado, 21 Octubre 2017

LA VIDA

La vida es como un cielo

con nubes de algodón,

a veces nos traen agua,

otras, tapan el sol.

 

La vida que yo tengo

es toda corazón,

no sé dónde la he puesto,

¡la lleva un gorrión!

 

Gorrión no seas pillín

y tráemela hasta aquí,

que en la vida que quiero

tenemos que vivir

 

tú,

     yo,

           y los demás,

 

cantando todos juntos

en este mundo mundial,

con el sol del mediodía

sonriendo sin parar.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Silvia Rózsa

  -   Publicado el Domingo, 05 Noviembre 2017

...y se apagó la luna...

En el primer verso

la luna me sonrió,

en el segundo,

me guiñó un ojo.

 

El tercer verso

fue el más oscuro

porque la luna desapareció y

una nube de lluvia cubrió mis ojos.

 

Corrí a traer una lupa

para buscarla

detrás del paisaje

que describía el poeta.

 

Mi desespero iba en aumento

cuando en el quinto verso

un rayo tímido se asomó

entre una e y otra e.

 

Era la palabra eclipse

que tuve que descubrir

en el diccionario de mi mamá.

 

Todavía no entiendo,

pero la luna reapareció

en el extremo del séptimo verso.

Mi corazón saltó de alegría,

tenía de regreso a la luna.

 

Me gustó el poema

que habla del eclipse

y del enciende y apague de la luna.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Cristina Ruiz

  -   Publicado el Martes, 03 Octubre 2017

Recuerdo del patio

En el pequeño y poco ordenado patio de mi casa

hay un gran árbol de mango

todos los días florece y mantiene llena de esa fruta carnuda

lo habitan una ardilla que anido hace años

a veces alguna iguana lo visita

y lo posa numerosos pájaros que llegan todos los días a reposar

y acostumbrados a la ducha matinal cuando la viejita Andrea dueña de ese patio adornado por matas de crotón sagradamente lo regaba,

ellos se deslizaban por las hojitas largas, húmedas, calmando la sed de varios días,

se acicalaban y luego se marchaban

así, acostumbrados quedaron

y yo ingenuamente trato de hacer lo mismo, pero esperan a que mejor me vaya

El patio de mi casa sigue ahí guardando los recuerdos de la viejita matriarca que ya

hoy no nos acompaña...

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro