FacebookTwitterLinkedinRSS Feed

Hernan Alvarez - Martes, 07 Febrero 2017

Exilio y destierro: un solo penar.

Pueblo que lejos sangras, lejano azul,

no te derrumbes llano, no es hora aún.

Pueblo que lejos lloras, salitre mía,

no te sumerjas mudo sin ver el día.

Sin ver al hombre manso quemar la miel,

sin ver mí angosto río morir de sed.

 

Pueblo que en llagas sufres, espina verde,

madura con tu canto mi oblicua suerte.

Pueblo que llegas tarde, reloj parado,

no evites más el tiempo, ven a mi prado.

Ven a mi silla renga a darle un beso.

Ven a enterrarme vivo sobre mis credos.

 

Pueblo que nunca supo matar por hambre,

mata  esta noche roja sobre mi carne.

 

Pueblo mío que rezas, ¡ay, pueblo mío!

Pueblo que nunca duermes, ¡ay, pueblo mío!

 

Despiértame en tus brazos, haz lo posible,

por ser risueño manto de mi escondite.

 

Pueblo mío que ruges, tú no me llores,

algún día seré, sol en tus flores.

Seré barro incorregible sobre tu huella.

Tu paz enardecida en mi osamenta.

 

¡Ay, pueblo mío, tierra! Tierra de nubes.

De fraguados cerezos, mi Dios, mi Numen.

 

Vértebra homérica y orgullo de mi luna,

Te sentimos tierna, te soñamos justa.

Te deseamos viva, ¡tierra! Tierra de nubes.

Mi dorsal avaricia, mi Dios, mi Numen.

 

¡Ay, pueblo que lejos sangras, ¡no te derrumbes!

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro