FacebookTwitterLinkedinRSS Feed

Jose bayona - Miércoles, 10 Abril 2019

Solo un poema mas...

Amado e incomprendido tiempo,
¿por qué no detienes tu incesante marcha?
Le temo a la muerte.
Al confesar mi más grande espanto, la escucho acercarse.
No esperaba tu llegada.
Horrorizado percibo tu lento andar.
Mi corazón late con una rapidez inigualable, mi cuerpo cede ante la consternación y tiembla.
Al salir a tu encuentro te veo imponente en un rincón.
Veo tu escuálida mano apuntando a un viejo sillón y frente a él un extraño espejo.
Al sentarme veo mi recorrido a través del tiempo.
Qué gesto tan cruel.
Las lágrimas cubren mi rostro, no quiero irme no tan pronto.
Con dureza te pregunto:
"¿puedo bailar otra pieza?", el baile apenas está comenzando.
No lo esperaba pero una extraña luz deslumbra mis ojos, una hermosa mujer aparece en aquella oscura habitación.
La señora vida vino a abogar por mí.
Sumisamente el tiempo llega, dando inicio a una dura negociación.
La muerte ve en mí un hermoso y único tesoro, dudo que quiera dejarme.
En medio de la alcoba hay una pequeña vela a punto de apagarse, su llamarada es débil,se muestra triste.
Perplejo por lo que veo no logro decir nada, pero en mi mente hay un sin fin de preguntas pero una de ellas me agobia.
"¿mi fin llegó?"
Llevo horas viendo como una épica disputa da lugar frente a mí.
Sin un acuerdo aparente, la muerte se muestra enojada, la vida está dispuesta a llegar a un trato, y el tiempo; querido tiempo tu sonrisa me reconforta, estás optimista, confío en ti.
Eres tan tenebrosa, inspiras terror.
¡Qué debate tan grandioso!, y todo es por mí.
No lo creo, ¿así de valioso soy?
Disgustada, la muerte se marcha con desdén y mientras se aleja exclama con furia:
"No tendrás otra oportunidad, disfrútala"
Con un ademán la señora vida se va alejando, sonríe, qué hermosa es.
El tiempo se acerca a mí y exclama:" te quedarás un poco más".
Extrañamente su voz cambia igualmente su tono.
De la nada grita:" ¡No te vayas, uno más!"
Qué insólito suceso, al abrir mis ojos me encuentro en un quirófano.
estoy atónito.
Siento que mi cuerpo está abatido, no tengo fuerzas, pero alguien me explica:" tuvo suerte sufrió un grave accidente"
Ahora entiendo todo, ese fantástico debate fue producto de mi imaginación pero esa loca idea se desvaneció al ver a mis salvadores, a la señora vida y al riguroso tiempo despidiéndose desde un rincón, sólo sonrío, no tengo ánimos para agradecerles.
Pero...tendré la oportunidad de verlos, lo sé, algún día nuestro reencuentro será inevitable, y la muerte ansiosa aguarda ese momento, y yo me prepararé para afrontarla sin miedo alguno.
¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro