Inicio Especiales Concursos Temáticos XXVII Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Cuando llega la noche"

XXVII Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: "Cuando llega la noche"

Estado: abierto
Fecha: 01/10/2019 - 30/11/2019

El XXVII Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía tiene como temática “Cuando llega la noche”. Para este concurso sólo pedimos una cosa: que el poema empiece con este verso: "Cuando llega la noche". El resto se lo dejamos a la inspiración... (ver bases)

¡ENVIAR POEMA A CONCURSO!

Listado completo de poemas a continuación

Poemas ordenados por orden inverso de fecha de publicación:

 

Ordenar: más votados | más recientes

Jorge Bergallo

  -   Publicado el Domingo, 13 Octubre 2019

¡Salud!

Cuando llega la noche

se reinauguran los misterios.

Y a veces vibran inquietos,

toda el alma y todo el cuerpo.

Otras, se disocian contundentes

las formas... las voces...los tiempos.

Em ocasiones fluyen candentes deseos

Y lo inconciente se subleva en sueños.

 

¡Salud a quien conoció esas noches

de sublime pasión y abrazadores fuegos!

A quien pudo remontar sus días yertos,

confusos, grises, débiles o inciertos.

A quien halló las lunas del amor,

Revistiéndose de su fuerza, cual yelmo.

A quién sucumbió al néctar eterno,

de esos besos tan íntimos e intensos.

 

¡Salud a quien prefirió más bien dormir

que abandonarse a cualquier desenfreno!

A quien mantuvo vivas las esperanzas,

Aguardando las sorpresas del día nuevo.

A quien no claudicó y prosigue férreo,

buscando amaneceres...creando cielos,

A quien sabe perdonar y controlar su ego,

Y elige enjugar pronto, fracasos y miedos.

 

¡Salud a quien vence el hostil "que dirán",

y se adentra en caminos de autenticidad!

A quien elije ser fraterno y jamás subyugar.

A quien puede por sus manos ganarse el pan.

A quien se empeña insistiendo en recrear,

A quien transforma, protege y da sin esperar.

A quien probó la alegría que gesta la paz.

Y aún en noches oscuras, se vuelve a reinventar.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Rafael Emilio Puello Garcia

  -   Publicado el Sábado, 12 Octubre 2019

Viviendo en la noche

 

Cuando llega la noche...
y en la noche no me encuentro,
es porque vivo en el eterno reproche
de vivir, de vivir pero estando muerto.

Cuando la noche llega...
y la noche no me encuentra,
es porque vivo en la eterna brega
de vivir, de vivir en la muerte que liberta.

Cuando llega la noche
y en la noche no me veo,
simplemente es el derroche
de vivir la vida como único deseo.

Y en el infinito siseo
de vivir con derroche,
vivir, es mi gran deseo
cuando llega la noche.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Clemente Miranda Soto

  -   Publicado el Jueves, 10 Octubre 2019

Las Cumbres

Las cumbres

Cuando llega la noche , el ocaso de mi vida

Queda poca vela encendida

planteo trémulo...soy feliz? Espero respuesta

 

Lo intento y no puedo, muy complicado,  estorba el pasado

Divagando, soñando en puerto esperanzado del hoy y ahora

A sabiendas de lo que se acerca ,  intento felicidad aunque sea a medias

Ya viene la cuesta

 

El paso es lento la carga pesa, soledad combinada de tristeza, duele

Me  atrapa el recuerdo,  sufro en la subida, es tanto equipaje

Ya apesta,  esta muerto pero lo llevamos no importa contagiarnos

La necedad humana, que difícil  liberarnos

 

El polo,  el extremo,  la subida y la bajada. La risa, y el llanto;  vivo en las cumbres

La queja es nula,  aprendida esta así la vida, no busco la salida

Pongo el pecho en afrenta te reto vida,  ¡derríbame soy un monumento!

La ira me invade, muero de alegría, me relajo con el  calor del frio

No lo tiro y esta podrido

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Alejandro Guardiola Pardell

  -   Publicado el Jueves, 10 Octubre 2019

SOLEDAD

Cuando llega la noche

caminan vencidos

por el frío ateridos

rompiendo la calma

 

Se oyen las quejas

los gritos y ayes

de los refugiados

que caminan perdidos

 

Buscando un sendero

una mano amiga

o tal vez simplemente

en el aire un te quiero

 

Fronteras cerradas

por fuerzas armadas

y ellos van muriendo

entre las penas del alma

 

 

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Lucía Gómez

  -   Publicado el Miércoles, 09 Octubre 2019

DESPUÉS DE LOS NAUFRAGIOS...

Cuando llega la noche,

soy ese sol descolorido

que declina.

Mi alma es un árbol

donde se posan

con sus pequeñas alas,

dos ángeles

de miradas piadosas

para echar a volar

cuando amanece.

 

Cae la noche entera

y una dulce lluvia

apaga las hogueras

de mi pecho.

Cada deseo mío

se sumerge y lucha

contra ese tiempo infame

que la edad cuestiona.

 

¡Soy ese sol descolorido

que te encontró tan tarde!

Tu juventud me ataca

y me empuja hacia la mar

con sus fantasmas.

¡Oh pesado equipaje,

lastre del alma

que me obliga a quererte

después de los naufragios!

 

Nadie entiende

que el amor tardío

merece subsistir

en su agonía.

 

LUCÍA 1956

Derechos Reservados

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Juan Carlos Bello

  -   Publicado el Martes, 08 Octubre 2019

Pasé frío

Cuando llega la noche lo hace el frío,

recordando cuando fui héroe en tus días grises,

relicarios que guardan cosas pendientes,

veneración sepia de tu antigua efigie.

 

Abúlico cerezo dormido que se hace el muerto,

que como yo, no quiere ser nada,

excepto relente de luna,

polvo de hada.

 

Anoche pasé frío

recapitulando mi desvelo,

rumbo y porvenir sin suerte,

necesito sudarte como a una fiebre.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Adela Rubio

  -   Publicado el Martes, 08 Octubre 2019

DESPERTAR

Cuando llega la noche

las flores del jardín

susurran mi nombre

y me despiertan

del oscuro sueño

de días ateridos.

Sólo por ti,

por tu amor eterno,

me alzo del mármol

que transforma mi cuerpo

en ríos de azúcar

para tus labios.

Sólo por ti,

que lloras

frente a mi tumba,

revivo al calor de tus venas.

Amantes Muertos

que caminan enlazados

bajo la luna

pálida de invierno.

Cuando llega la noche

recupero tu ausencia.

Cuando llega la noche

me despierto y te llamo:

ven conmigo, amor mío.

Te estoy esperando.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Rafael Touriño González

  -   Publicado el Lunes, 07 Octubre 2019

Tiempo de estrellas

Cuando llega la noche,

no sé si dirijo a las estrellas 

mientras se desvanecen en el cielo

o soy solo una de ellas

cayendo en este lienzo silencioso.

Escucho un viejo blues

con un wisky en la mano,

olor a madera, a un bosque de sombras

con una cabaña escondida entre sus ramas

y un lago, donde se hunde mi vida.

Tiempo de estrellas, tiempo fugaz,

de sonidos apagados en espirales

menguantes que también se desvanecen.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Esteban Silva Pino

  -   Publicado el Lunes, 07 Octubre 2019

En lo profundo del anochecer, unos ojos brillan

Cuando llega la noche, se escuchan violines llorar en silencio,
desgarrando inquietantes sonidos, bajo la luz fría de la luna.

Unas manos huesudas se alzan de la tumba a mi lecho sombrío,
cantando los lamentos de que aquellos amantes que murieron jóvenes.

Su aliento mustio, besa mi rostro vivo, con su luz oscura astral
y su melodía arde en mi alma, danzando en rítmicos delirios.

Cuando llega la Noche, un espectro oscuro ronda en la niebla,
agitando el viento, que su andar penoso deja en las sombras.

Su presencia me persigue por los salones oscuros de mi casa,
implorando el perdón, por las culpas de una vida pasada.

Su dolor inmortal, me hiere en lo más recóndito de mi abismo,
mellando con su voz fantasmal las cadenas que me aprisionan.

¿Se levantará de su sombra, más allá de los valles de la muerte eterna,
para alcanzar la luz estelar de un cielo nocturno inmenso que brilla?

¡No lo sé, sólo siento un rumor que no cesa de cantar y jamás se calla!

Cuando llega la noche, alguien impaciente espera en mi ventana,
es aquel cautivo, que deambula sin rumbo, atado a un maldito navío.

Que una vez se entregó a las aguas profundas, por el amor de Lorelei,
la hermosa sirena, que lo abrigó en su destierro, con deseos malignos.

Que lo engañó con siniestros embrujos, envueltos en poesía,
quitándole su piedad, para convertirlo en un alma condenada.

Cuando llega la noche, inquieto por los ruidos que desconozco,
me cubro con mi manta para alcanzar el alivio que da el olvido.

Pero algo en mí, quiere escuchar otra vez, aquella historia macabra,
de aquel desdichado, que un anochecer, atizó los terrores del infierno.

Lanzándose a un océano desconocido que lo devoró con placer,
sepultando su alma, en las aguas oscuras de un lecho marino maldito.

No sé... si alguna vez despertó de su pesadilla y encontró el sosiego,
pero su canto se escucha siempre, cuando llega la noche.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Ramiro Arango

  -   Publicado el Domingo, 06 Octubre 2019

El marco plural de la existencia

El marco plural de la existencia

 

Cuando llega la noche, cuánta somnolencia y luz se asoma,

cuántos relámpagos en el lado opuesto de la cara,

en la caricia central de las ideas mientras el sopor dilata el intelecto

y vuela a otras esferas bien reales por ser reflejo especular en la memoria

de tan variadas existencias, porque son la espalda diurna de un vivir y su conciencia.

 

Concurren muchas formas, lumínicas siluetas, rumores del futuro más reciente,

líneas curvando innumerables letras, las vocales cuando sueñan,

los fonemas invertidos por la abundancia soñadora, por la prosapia en las ideas.

 

Concurren nocturnas aves mientras las pupilas se cierran

en el más allá de lo consciente al juguetear con el marco plural de la existencia.

 

Son vida de otros egos de la misma coyuntura,

del mundo versátil del silencio en la vigilia, de allende lo ontológico del cuerpo.

 

Son curvas en la nada, me diría, en sus cuánticas piruetas,

en la soledad de las palabras cuando erran

en lo distante de otras lenguas, vocales que no suenan,

diatribas que se alzan como agonías nocturnas

de un deambular entre las sombras,

entre las umbrías del mañana y las oscuridades de la razón.

Son fuertes tonalidades y es la música, esferas que riman,

cuerdas que vibran, cumbres que ondulan, son recuerdos y se olvidan.

 

Sobre el dorso oscuro el cielo gime, pestañean sus quereres,

son presentes ya pretéritos en el balcón nocturno de la inagotable vida onírica.

 

Cuando la noche llega se alejan las ideas,

erra el ego desprendido de su cuerpo,

el espíritu soñador del apotegma y el proverbio,

la luz interna de esta entidad natural de la materia,

prístino suceso de un invento fantasmal del siendo.

 

De noche fue la luminosidad en el relámpago, el cielo oscureció las estrellas,

los corpúsculos de luz no asoman, el sueño no reivindica su penumbra,

busca avatares luminosos en el confín de sus errancias,

en el albor de las primicias cuánticas, y cuando lo onírico asume su mudanza.

 

Se asoma la luna por la noche, deja huellas milenarias

en la membrana espacial dilatando las miradas,

en la angustia sonora del presente acontecer y el estar en esta tierra,

en el olvido cotidiano de las sombras,

en la fuerza insospechada atando las bóvedas del cielo

a tanta lejanía temporal del pensamiento,

a tanta luz de estrella, a tanta galaxia que se aleja,

a tanto murmullo en el fondo cósmico emparejando compases y cadencias,

el eco repetitivo del movimiento, el plasma espacial del existir en el siendo.

 

Si cogitare tanta cosa en el sueño nocturno de cada neurona,

en la glía de la cocorota de cada unión y sus contrarios,

en los biofotones de la conciencia,

haría una pausa en el mundo del allá cuando se sueña,

cuando las sombras envuelven la luz que antes era.

 

Si tanto evento es esto, el mundo luminoso siempre empieza.

 

 

Ramiro Arango 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Francisco Guzman

  -   Publicado el Domingo, 06 Octubre 2019

Cuando la Noche Cae

Cuando llega la noche
me doy cuenta de la realidad,
mi vida es un reproche
que te culpa por mi soledad.

Llega con ella el miedo
de mirar, y al ver que no estás
regresa el desasosiego
pensando en si volverás.

Mi casa ya no es la misma,
ya no la puedo llamar hogar,
cuatro paredes vacias
no son buenas para soñar.

Cuando termina la tarde
llega el frío desolado,
ningún fuego aquí arde
si no te tengo a mi lado.

La luz se pierde toda,
solo la esperanza queda
de hallarte algún día sola
y que todo sea como era.

Pero, cuando la noche cae
llega el miedo a mi cama,
la incertidumbre me invade
por saber si viviré mañana.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

araceli sanchez

  -   Publicado el Sábado, 05 Octubre 2019

noche

Cuando llega la noche me atormento,

psicoanalizo al miedo y sus amigos.

La oscuridad abre la puerta del submundo,

las obsesiones campan sin rodeos.

Cuando llega la noche siento frío,

la mente se hace lúcida y da formas

a la lógica plana del siniestro.

¿Cómo sobrevivir al aislamiento

sin la magia absoluta del deseo?

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 0

Eduardo Tobar

  -   Publicado el Jueves, 03 Octubre 2019

Tentación

Cuando llegue la noche,

Tú cabello será mi almohada.

La cama, tú y yo encenderemos la llama.

Quiero besar tu espalda al palpitar de la noche.

Te llevaré a la luna en mi nave apasionada.

El techo de la habitación nos cubrirá bajo la luna menguante.

Bailaremos al compás de una canción con sabor a emoción.

¡Hermosa tentación!

Rozaré tus caminos con mis labios con sabor a fuego.

La noche nos amara por ser testigo de nuestro amor.

Con mis manos plasmaré tu silueta en mi pecho.

El reloj nos cantara una pieza al hacerte el amor bajo el cielo de El Salvador.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 15

tatiana vila

  -   Publicado el Miércoles, 02 Octubre 2019

magia oscura

Jamas habria pensado que, una noche cualquiera,
me encontraria sentada en una pequeña acera,
enseñandole al mundo mis pequeñas experiencias.


Da igual lo que ocurriera, la magia entra igual por mis venas,
la podeis sentir?


Como fluyen esas palabras nocturnas y atormentadas ,
con sus gritos me desgarran, por dentro todo se apaga,
da igual si prendes una vela, se consume bajo su ceraderretida.


Alumbrando cada una de sus partidas a medianoche,
haciendole ser mas fuerte que mil reproches,
provocando desesperacion a los seres que conoces.

Dulces noches, las han converido en un sufrir continuo,
haciendo surgir de las cenizas al mismisimo sol.

Porque no es capaz de ver como todo se lo lleva esa arpía
despiadada que logra manograr a odo mago que se le acerque.
Descuidandose así, se tomo una gran decisión,
Pues la noche volveria a aparecer por su corazón,
si cada medianoche no le regalase un poquito de su amor.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Elias Mendoza Quellca

  -   Publicado el Martes, 01 Octubre 2019

CCCXXXIII

Cuando llega la noche te destruyo,

pensaste me tenías solo tuyo.

 

Te creíste el mejor en tu poesía,

pero mírate ahora, ya no brillas;

¿qué fue de aquella, tu visión magnífica?

¿qué fueron de tus versos y tus rimas?

 

Estás tan solo aquí, mírate ahora.

¿A quién pides auxilio, a quién le lloras?

el tiempo se ha acabado por las malas

con el sonido seco de una bala.

 

Desperdiciaste el tiempo que tuviste

en vana poesía sin sentido,

¿A quién reclamarás lo ya perdido

si no pudiste hacerte responsable?

 

Si fuiste indiferente con tu hermano,

si hablaste con las rocas y los árboles

sin tener compasión por lo que pasa

el extranjero lejos de su casa.

 

Soy yo, la noche, noche sin el día;

el ocaso del mundo y de la vida,

la rosa negra cuando en tu velorio

inexistente... buitres devorando...

 

¿Una oportunidad? ¿Cuántas tuviste?

no pensaste la muerte que tuviste.

no dudaste en pasarla en vanidades,

en disfrutar la vida hasta la orgía.

 

¿Y cuándo penitencia, cuándo vida?

¿Cuándo dolor por todos tus pecados?

Cuando... esta alma es solo mía.

Gracias Señor de todo lo creado.

 

Seré yo quien la juzgue y la condene

si es necesario, pero ya detente.

No es tiempo todavía, ya despierta.

Estás solo dormido, vuelve rápido.

 

Considera las obras de tus manos

y deja de jugar a dos barajas.

Te doy la libertad con el Espíritu

que tanto suplicaste por las almas.

 

La moto se alejó sin contratiempos

dejando al individuo ya por muerto

y el tránsito seguía y las personas

no notaron su débil agonía.

 

Es un partido en tablas hasta ahora,

pero las piedras suenan en el río...

Una mirada grave hacia la espalda

y el dejado por muerto se levanta.

 

Vienen nuevas batallas, vienen otras

derrotas, cuando noche, cuando día...

y con seguridad también las tablas

y el glorioso sabor de la victoria.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro