I Concurso de Poemas Temáticos en la Red Social de Poesía: "El mar"

Estado: cerrado
Fecha: 01/04/2013 - 31/05/2013

El "I Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía" tiene como temática "El mar".

Participar | Ver bases

Ordenar: más votados | más recientes

Gina Ramos

  -   Publicado el Viernes, 17 Mayo 2013

ECOS DEL MAR

 

Resuenan  melodiosos  como cantos de guitarra,
endulzan los oídos con sus notas clandestinas,
tropezando entre las rocas como  olas danzarinas,
cual  cristales que se quiebran esparciendo sus trozos
entre sonoras carcajadas inundadas de espuma.

Quisiera ser gaviota para  acariciar con mis alas,
las  tranquilas aguas  que se antojan en la sed,
poder estamparle un beso con mi pico enrojecido,
llenarme  con su sal, bañarme entre sus olas
y cubrirme  de  su arena con sabor a soledad.

Fluye su  canto desde la profundidad del mar,
con arrullos  que parecen acariciar el alma,
y sus  íntimos secretos escondidos,
que se pierden entre la distancia,
para unirse  con el sol en el ocaso.

 

 

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 4

Patricia Aviles

  -   Publicado el Martes, 02 Abril 2013

Mi mar

Ese mar que nos envolvió en su  mundo.

Ese mar , puro mar,

testigo mudo

de nuestro vano afán.

 

Del correr sin pensar de sus olas,

que son  nuestras vidas

y que nos llevan

por doquier.

 

Que tiempo pasara para que nos recuerdes

o quizás nos olvides

y en lágrimas de sal nos devuelvas

la sonrisa robada.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Nilda Georgina LOpez Saez

  -   Publicado el Martes, 02 Abril 2013

Mar Caribe

Contemplo desde mi ventana

El mar que bana mis playas

Mar Caribe dulce amigo

Que acaricias con ternura

Las riberas de mi pueblo

Ofreciendole por siempre

El susurro de tus aguas.

Eres la maravilla

Que ofrece al que te admira

La belleza del Caribe

Envuelta en tu blanca espuma .  

Yo te admiro porque traes

Paz en la turbulencia,

Serenidad en la angustia

Y nutres nuestra existencia.

Desde nina te admiraba

Y sentia aqui en mi pecho   

El orgullo de saber

Que por siempre tu seras

El acompanante fiel

De mi tierra Borincana.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Alexander Mejía Perez

  -   Publicado el Martes, 02 Abril 2013

Titanic


En  tu mirada victoriana me sumerjo,

cual buzo aventurero,

para fluir voluptuosamente

por las corrientes marinas de tus nervios.

 

Jugueteo con los icebergs interoceánicos

que se derriten entre el calor de mis manos

hasta hundirme inevitablemente,

como el naufragio del Titanic,

en el fondo de tu centro Atlántico.

 

Mar tempestuoso, torrente cálido...

Me deleito con los afluentes tibios,

las algas rojas y los moluscos firmes

que se inflaman y palpitan

al sentir la inmersión de la proa

introduciéndose suavemente.

 

Alexander Mejía Pérez

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Edwin Yanes

  -   Publicado el Miércoles, 03 Abril 2013

El mar

"En el mar la vida es más sabrosa"
me pregunto si es verdad o mentira
para comprobarlo invitaré a mi esposa
fiel amante del agua y del aire que se respira.

En el mar quiero el ocaso disfrutar
con mi amada tomados de la mano
haciendo con mis besos sus palabras callar,
sin importar si es invierno o verano.

En el mar quiero ver las gaviotas volar
mientras en la arena tu nombre dibujo
deleitándome con un paradisiaco caviar
anonadado por tu mirada de embrujo.

El mar será testigo mudo de nuestro amor
de las noches alocadas de furor y  pasión
bajo la tenue luna y su tímido esplendor
que harán de esas noches, entrega de corazón.

En el mar mis penas y sin sabores olvidaré
embriagado en el néctar de tus labios de miel
los cuales lentamente y con arte besaré
caminando sobre la arena con miras al hotel.

El mar, infierno para unos y gloria para otros
recinto de agua salada que da vida;
en el mar sellamos nuestro amor nosotros
despojando tus ropas, hasta dejarte desvestida.

En el mar conocí tus encantos de mujer
bebí  del agua dulce de tu reducida fuente;
en el mar comprendí la grandeza del placer
cuando nuestras espaldas formaron un puente.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Sheina Leoni

  -   Publicado el Miércoles, 03 Abril 2013

Simplemente, El Mar

Amo sentarme en la orilla

junto a las aguas del mar,

sentir a las suaves olas

que vienen a saludar

mientras que los caracoles

quieren llevarme a jugar.

Suelo admirar su belleza

que me hace reflexionar:

¿Puede alguien conocerlo

y no comenzarlo a amar?

Maravilla incomparable,

da vida a la humanidad,

eres sin lugar a dudas

la piedra filosofal

que por siglos se ha buscado

pero siempre  ha estado acá,

al lado de nuestros ojos

que no supieron mirar.

Entre mágicas sirenas

que lo suelen escoltar

y pececitos de plata

que no dejan de saltar,

se va asomando la luna

que lo quiere enamorar,

mientras curiosa  mi musa

se despierta una vez más

y hace nacer un poema

impidiéndome olvidar

que no hay tanta belleza

como la que tiene el mar;

joya tan maravillosa

que por siempre hay que cuidar.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Borja Fernández Suárez

  -   Publicado el Jueves, 04 Abril 2013

Hoy ya es Martes

Hoy ya es Martes,

y como todas las semanas

te echo de menos.

Me abandonó el curso de aquel río

que siempre me llevaba a ti

y echo de menos los barcos

que me hacían ser tú

aunque solo fuera un rato.

Hoy ya es Martes,

y la distancia me priva

de tus holas y solo tengo adioses,

y en las olas de otros labios

me refugio intentando siempre

no perderme buscándote.

Hoy es Martes

y me dicen todos

que ya es tarde,

que en tus costas

hay mucho marinero

que quiere dominarte,

pero distingo en ellos la mirada del turista perdido

y en tus ojos no veo esa luz

que te sale de dentro al verme.

Y vuelvo a recordar

que estamos a Martes.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Adad Velez

  -   Publicado el Viernes, 05 Abril 2013

A María del mar

Mar  adentro  eres  profunda

Y   en las orillas, tú salada  piel es  una  playa,

Mientras  navego,

Me  va  llevando,

Me  va  meciendo,

El  oleaje circular  de tu  cintura,

a  la  mar  de tu cuerpo  me  aventuro.

y  si  naufrago....

tú  me darás tu beso

yo    beberé   su   espuma.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Amanda Hernandes Hernandes

  -   Publicado el Viernes, 05 Abril 2013

El mar

El mar,
coloso azul,
moreno,
chinchorro,
pez,
embarcación,
gigante de agua,
silencio de espuma.

El mar
en su humildad guarda,
palabras húmedas,
palabras que asustan de truenos,

El mar,
ese motor de viento.
montón de lágrimas.

El mar,
sudor de dioses.

El mar,
pez,
embarcación,
red,
coral.

El mar es un gigante marino
se hace ancla, brisa, arena.

El mar es un mundo lleno de sobresaltos,
él y su grandeza de agua
sueña buques, veleros.

En el ojo del mar hay gigantes,
sirenas,
caballitos, pulpos y estrellitas.
Frente al mar sueño a ser ola,
ola soy
que se levanta pez,
hombre,
soledad,
cuando en él me aventuro,
soy el mar Azul,
el mar Muerto,
el mar Rojo,
el mar Caspio,
el Atlántico y el sereno Pacífico,
todos en mis ojos, son uno el mar.

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Rosario Marie

  -   Publicado el Domingo, 07 Abril 2013

Oh mar

Mar callado, campos desolados

fueron un tiempo el lugar soñado.

Solo la memoria

yace ante las temidas reliquias

que absorben nuestro miedos y desdichas.

¡Oh mar! ¡ Que grande eres al callar!

todo lo que has visto por tu lado pasar

y ahora como un tesoro guardas en algún lugar.

¡ Oh mar! de mis anhelos

no dejes que las olas se lleven mis sueños

protege hasta los más pequeños

que son solo ellos los que contaran

nuestra historia y concederán todos los deseos

a los valientes marineros

que cada día cruzan el umbral y dejan atrás sus miedos.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

María Victoria Martín Sánchez

  -   Publicado el Domingo, 07 Abril 2013

En esa noche me enamoré.

El mar de fondo tranquilo
parecía sacado de un cuento.
La suave brisa de las dos
invitaba al abrazo.
Estábamos solas, el mar, ella y yo.

No se podía pedir más.
Mas eso era lo que pensaba,
cuando sus labios me besaron.
El universo hizo el resto,
mandándonos dos estrellas del firmamento.

La noche empezó a refrescar,
pero era tal la paz del lugar
que ni por la arena fría
ni por la brisa gélida
nos quisimos ir y dejar todo atrás.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Francisca Olmos Comino

  -   Publicado el Viernes, 12 Abril 2013

EL MAR

En el mar,

las olas van,

las olas vienen.

Peces de colores,

saltan en el aire.

Mi pequeño velero,

va surcando los mares.

El pirata barba roja,

me pisa los talones.

Sujetando el timón,

voy cantando mi canción.

En el mar,

las olas van,

las olas vienen.

 

 

 

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Esteban Silva Pino

  -   Publicado el Domingo, 14 Abril 2013

Mar Misterioso

En tu lecho profundo, navegan seres alados

que agitan con su canto, el fuego la vida.

 

En silencio duerme tu alma marina,

soñando en la oscura noche de tus aguas.

 

La danza incesante de tu cuerpo oceánico,

desborda el horizonte de distantes costas.

 

Oculto en la marea, ruges como un León invencible,

azotando con fuertes vientos el rostro de quien zarpa.

 

Tus manos de hierro empujan la nave misteriosa,

más allá de la tierra, donde la muerte se alza en el olaje.

 

Tu voz guía al navegante a su destino póstumo,

surcando el cielo, mar adentro, a lo desconocido.

 

Y al final de sus días descubrirá  tus reinos sumergidos,

que albergaron en otro tiempo el sueño de los hombres.

 

Sea este el destino de quien atraviesa la inmensidad,

buscando lejos de su hogar su propia historia y leyenda.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Yoandy Cabrera

  -   Publicado el Viernes, 19 Abril 2013

VALENCIA O EL MAR


El mar, y nada más

Luis Cernuda

 

Caminamos la ciudad,

obstinada en esconder el mar.

Cuatro kilómetros entre edificios, calles, rostros

niegan desde la fundación romana,

a cada paso, la libertad del viento, de la ola.

Penetración imperial más interesada en la tierra

que en la costa lubricada.

Las avenidas esquivan el golpe sonoro e inevitable;

doblan, se cortan vertiginosamente,

como un terco laberinto que retrasa

el rostro de Neptuno

decidido a vivir de espaldas a unas casas

sin color e indefensas que a nada lo convidan.

Como una mujer frígida

Valencia  desconoce el orgasmo oceánico.

 

Solo por su empinada arquitectura,

por las ondas detenidas y sus dientes izados en el azul,

la ciudad de las Artes

parece en medio de una provincia casi monocroma

el testimonio más visible de la existencia del mar.

 

La Habana alterna destrucción con océano,

a cada paso uno recibe un golpe calcinado de asfalto,

techo y columnas gravitantes,

y luego un respiro intenso, inmenso entre cuadra y cuadra,

paisaje recortado pero infinito hacia el fondo,

muro y pálpito del agua en cada calle

que va a morir,

sin reservas ni miedos ni pudor,

al mar.

 

Cádiz, Palermo, La Habana,

ciudades que llevan como ofrendas las murallas,

la pobreza, el humilde don de sus pechos vencidos

hasta el inmenso corazón de la marea.

Valencia se retrae, se esconde, se oculta

de la sanadora y forzosa plenitud;

más que parecer protegida, a salvo,

se convierte en despintada vieja de provincia.

 

Es fácil borrar esta ciudad:

como si temiese al mar, Valencia se aleja, sucumbe.

Transitados los kilómetros,

cuando en el aire cada partícula niega con obstinación

toda orilla posible, toda enramada de agua,

cuando los caminos se agotan en un zigzagueo absurdo

que oculta al espejo marino,

llega, de imprevisto, la eternidad.

 

En la sombra, en la orilla, con los pies descalzos,

la noche y el mar te devoran, te asaltan, te engullen,

te salvan de la ciudad y su rara tristeza.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Henrry Di Spirito

  -   Publicado el Jueves, 25 Abril 2013

Existe una mujer en un poema

Existe una mujer en un poema

que mira siempre el mar y que su rostro

es un enigma desnortado

caído del crepúsculo.

Ella no sabe

de días ni de noches ni de lluvias

y escarba el horizonte impresionista

como quien ve partir a la esperanza

o espera la llegada de cargueros

venidos desde el puerto sucedáneo

de la melancolía.

Nadie sabe si llora

o su sonrisa es vuelo de gaviotas de niebla,

si sus manos se enlazan o son cuenco

que espera a que una lágrima de nubes siempregrises

caiga, como las horas caen en un reloj,

si el mar es mar o esbozo de una promesa áspera

y atardecida,

y nadie le confiere potestades

de andarse en las arenas

con un dejo de morbo en la cintura

o un ademán de sangre entre sus labios.

Una mujer en un poema

atrapada entre el blanco de una página

y la metáfora de las libélulas

que se miran bailar en un estanque;

mujer

que se nace palabra del ocaso

mientras pronuncia un nombre hecho de sombras.

Así la he visto, escrita en versos,

y me tendrán que permitir, amigos,

ahora que atardece la memoria

y el mar es mar apenas bosquejado,

que diga, simplemente, en el poema

que nace en vuestros ojos, sin permiso,

que la amo.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro