Isabel Barba - Martes, 28 Mayo 2013

" Los latidos del mar "

Cuando
las dudas se ciernen, cual bruma,

me
convierto en una ola, que aventada,

por el
viento de levante, empujada,

se
transforma en una capa de espuma.

Entonces,
el influjo de la luna

acaricia
y calma toda zozobra.

Al
anochecer, su hechizo recobra,

viento
de poniente, que calma y acuna.

Grandes
corrientes, de fuerte oleaje,

cielo
cerúleo, de agua virulenta,

cada
botella, portando un mensaje.

Toda la
noche bajo la tormenta,

corazón
roto, lucha con coraje,

busca
la felicidad que se ausenta.

Mi
cuerpo cubierto por fina arena,

lágrimas
cristalinas y saladas,

que al
caer de mis ojos, son secadas.

La
brisa disipa toda mi pena.

Blancas
velas pintan el azul cielo,

marineros
remendando sus redes,

limpiando
sus cubiertas y paredes,

soñando
con surcar el suave velo.

El
vasto mar es líquido fulgor.

Fuego
sobre roca, el atardecer.

Se
entornan los ojos del soñador.

Ovillo
de sueños, para tejer,

poco a
poco, se esfuma mi dolor,

se
esconde el sol, prometiendo volver.

Pero,
cuando el día nuevo amanece,

mi
piel, cubierta de sal todavía,

respira
libre de la cobardía.

Se
esfuma el miedo, la esperanza crece.

El mar
es un rey justo y poderoso,

respetado,
temido... lienzo oscuro.

Empapándome
de este amor tan puro,

Agitado,
se levanta orgulloso.

Me
enseña a amar con corazón furioso,

que se
agita o se calma con tu aliento.

Se
convierte en amante vigoroso.

Latido
al compás del dulce tormento,

olvidando
el momento doloroso,

eterno
destierro del sufrimiento.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 5

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro