Cristina Ferrándiz Pascual - Lunes, 13 Mayo 2013

MAR CANSADO

I

El mar rema su suerte

-de mis entrañas a mis afueras-

salpicando de espuma blanca

el tedio de mi ingenuidad

y su sonrisa alienada.

Enfermo de vida eterna,

el mar brama su mal

anhelante el grito de calma

de tranquilidad fría como de muerte.

El mar está cansado,

los barcos le cosquillean el vientre

los peces le beben la savia,

y él, mesa su barba cana

entre crestas que rompe en la arena.

Extranjero en su universo

el mar boga su suerte

henchido el péndulo de su remo

de espera vana.

II

Delante de la casa

hay un mar negro,

dentro del mar un sol,

que columpia y mece

en ondas de tormenta

su rojo calor.

El mar tomó el sol

y lo hizo suyo sin amor

en una jaula cerrada

repleta de vida azul.

El sol le dio reflejos

del fondo de su corazón,

dejando su retrato pegado

en la holgura de su abrazo.

De rojo le tiñó las tardes

y el se dejó ocupar,

cantándole ya a las rocas,

lamentos de puro amor.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro