Trinidad - Lunes, 27 Mayo 2013

MARE FUGIT

No sabía cuánto te echaba de menos

hasta que cogí una ola del mar y

la sostuve entre mis manos.

 

Me entraron ganas de llorar.

Era preciosa y azul,

líquida y suave;

respiraba.

 

Al igual que la vida,

se escapaba tristemente entre los dedos,

dejando huellas de sabor salado.

 

Ese mar de lágrimas

renunciaba al océano inmenso

por mi erosionado corazón de arena.

 

Y, como las sirenas que a veces cantan y

salen del agua a

pasear con zapatos,

me quedé ahí,

                      ya sin ola,

                                     ya sin vida,

descubriendo que la luna también tiene mares.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 2

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro