Eric Antonio Ponce - Sábado, 11 Mayo 2013

Náufrago de Dios

No hay un mar azul en el desierto,

Sólo un mar de sangre, mar abierto

Tan lejos de su brisa, tan cercas de la duda

Conocí sobre la mar con los ojos de Neruda.

Ahogado en mis recuerdos,

el mar arrastra mis penurias

mar adentro la tormenta recrudece;

y enaltece a la  penumbra

No hay un mar azul en el desierto,

Sólo un mar de sangre, mar abierto

mar rojo,  como la sangre de los pobres

el mar azul es el regalo de los nobles

No hay un mar azul en el desierto,

tan lejos de esa brisa, construí mi propio puerto

náufrago de Dios y de la barca de Noé

escapé hacía mar abierto y no sé si volveré

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 435

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro