Abel Atalanta - Miércoles, 28 Agosto 2013

CIUDAD RODRIGO, LA COARTADA DE LA ESPERANZA

Cual pedazo de cielo atrapado,

Ciudad Rodrigo, viene a ser mi ciudad.

Muralla en mimbre, nudo cerrado,

paredes de siglo, su razón separar.

 

Ha tiempo decidióse en consenso,

el mejor, el que no requiere votar;

ni firmar legajo o documento:

entreabrir cada puerta y esperar.

 

Por tiernos besos de adolescentes,

cada cañón de cañonera cambiar.

Es condena para el hombre del oeste

sentirse obligado a emigrar.

 

Tiempos de añoranza, tiempos de no estar.

Recuerdos, calles de invierno en soledad.

Enredado tras nieblas oscuras,

noches de lunas abiertas en canal.

 

Ciudad de palacios, gente de cuna.

Hoy no más que orgullosos plebeyos,

ganando el derecho a gritar bien alto

que reinamos dueños de cada estancia.

 

Junto a la Historia contada en sus libros,

a ras de suelo, pequeñas historias,

Sucediendo en silencio, a diario.

Paseos de niño, borrón con más líneas.

 

Pasó la tormenta, regreso de nuevo.

Sus piedras calman, el río serena.

Infinita, burlemos el espacio

como milagro de ciudad abierta.

 

Pues hay puertas, hay torres, hay Catedral

Encantada, burlemos al tiempo

Aquel que pasó de largo, engañado,

"Por una campana que suena muy mal".

 

Ocupados viviendo, nunca muriendo,

Tal cantaba el más grande bufón.

El pasado exige, no es grande el peso,

Preñar de futuro, sin ver el final.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 1

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro