Red Social de Poesía
Un servicio de...
Soypoeta.com
Juan Carlos Álvarez Rodríguez
 

Datos técnicos

Informacion Basica

Tipo:
Poeta
Nombre
Juan Carlos
Apellidos
Álvarez Rodríguez
Fecha de Nacimiento
05/08/1970
País Actual
Cuba
Género
Hombre

Amigos

Juan Carlos Álvarez Rodríguez
Último poema publicadoLeer todos sus poemas

PRIMERAS CARTAS DE AMOR

                                         Índice

Prólogo. 6

PRIMERAS CARTAS DE AMOR

Carta para un poema de amor 9

Lo esencial en el amor 11

Por que vives en mi tierra. 13

Ha de llover lágrimas. 16

Espero tenerte otra vez entre mis brazos. 18

Amor de ángel 20

Poema de los mayores deseos. 23

Felices o heridos. 26

Recuerda este amor 28

Ángel nacida en la muerte. 29

Ramas de melancolía. 31

El amor crece cuando nace. 33

Amor infinito. 34

Sensación de amor 35

Amor a oscuras. 36

A los enamorados. 38

Moriremos juntos. 40

¿Por qué?. 43

Sentimiento. 46

Eternidad. 50

Amador de tus sueños. 52

Quién soy. 53

Vuelve a ser tú. 55

Tu resignación. 57

Nuestro planeta de amor 60

Se muere mi corazón. 62

Podré morir 64

Breve carta a una fallecida. 65

Fracaso del amor puro. 66

Mi vida está en tu cielo. 69

Te amaré siempre. 71

Aunque no lo creas. 72

Te extrañaré. 73

Es difícil nuestro amor 74

Pasión. 75

Amor en día de tristeza. 76

No quiero dejarte nunca. 78

Para estar en ti 79

Desesperación. 80

Carta en el silencio. 81

La madrugada. 83

Carta para ti 84

Como vivir sin tocarte. 85

Oda a luz. 86

El amor me lleva hasta ti 90

Me refugio en tus brazos. 92

Al salir de unas luces oscuras. 94

 

                                       Prólogo

Este libro tiene la sencilla intensión de penetrar en sus sentimientos, hacerle parte de mis emociones y ayudarle a profundizar en una verdadera comunicación familiar, romántica, social y personal. Quizás usted no se haya enamorado con mucha frecuencia y, tal vez se pregunte: para qué y por qué.

Eso es todo lo que debe saber respecto al objetivo de este material.

Es por eso, que me di a la tarea de organizar una parte de mi vida romántica, a través de las cartas y poemas de amor que he escrito en la etapa de la adolescencia y mi juventud y, un poco de algunos refranes y pensamientos, que como anillo al dedo me hicieron conquistar a una mujer.

Mi propósito también, es ayudarle con algunas situaciones que se presentan en la vida cuando aparece alguna nueva relación, ese o esa que está cerca para recibir una flor, un poema, una frase, etc.  No solo se enmarca la relación de pareja, también el ámbito de solteros, personas que quieren dedicar una postal por el aniversario que se avecina. Es todo esto mi intención, que usted pueda sentirse feliz en la tristeza y en la alegría.

Este material se ha escrito en cierta prosa y lenguaje poético, para que la poesía forme parte de todo y, le de armonía e imagen a los escritos en forma de versos. De aquí se derivan: las "Primeras cartas de amor".

Por eso lo invito a cruzar conmigo las aventuras y experiencias vividas, sin dejar de penetrar cada vez más hondo en su vida y su discurso.  La riqueza de la razón tiene mayor valor, cuando el corazón está presente. Pues cuando se revise, no abandone las páginas pasadas que le dieron la oportunidad de encontrar a un gran amor y, así como yo, viva pensando en su amada eterna.

Esto es, sin simplificar el cielo, la luna, las estrellas, la naturaleza y el cosmos; el romanticismo verdadero no es el que existe solo entre dos seres que se idolatran, es un equívoco razonar así; el romanticismo verdadero es relativo, aunque depende más hermosamente de un amor sincero, humilde y duradero.

Su psiquis está preparada para ilusionarse y, perderse en estos poemas y cartas apasionadas dedicadas para todo el mundo.

Viaje con libertad y seguro que al final obtendrá la principal noticia:

...amor por amar...

...gracias por perderse conmigo...

 

PRIMERAS CARTAS DE AMOR

Carta para un poema de amor

14 febrero 1985

Amor mío, estoy muy triste y preocupado,

después de haberte besado y sentirte en

mis brazos

y ahora siento que no estás aquí a mi lado.

Hay veces que no sé qué hacer,

tú has sido la única que he amado tanto.

Paso las noches pensando en ti,

solo desahogo mis penas al dormir,

al amanecer te siento en corazón.

Eres tan dulce,  bella y hermosa,

que en cada parte de mi alma

florecerás como pétalos de rosas.

Eres esa flor que vino atando mis

sentimientos,

yo seré en ti lo más bello de tus secretos.

Tu cara de niña,  tu piel fina,

me ponen cada vez más enamorado.

Cada vez que toco parte de tu rostro,

me siento atraído por tus besos

que llegan como algo inesperado.

Tu sonrisa al recordar,

tu perfume aquella noche de encantos.

Aun suspiro al cerrar mis ojos,

me olvido de todo,

que soy capaz de ir a tu encuentro.

Me he enamorado de ti y  no dejaré

de amarte.

Eres tan gentil y cariñosa, que el agua

dulce de los ríos llena mi esperanza.

Tú, vida mía, mi alma espera por ti

como un recuerdo de amor.

Te amo...

 

Lo esencial en el amor

14 febrero 1995

Lo esencial en el amor no se aprende

llorando,

las lágrimas no saben hasta cuando sufrir.

En el amor como en el dulce sosiego

de vivir queriendo,  hace falta cariño

que no todos los labios lo saben sentir.

No escribo arte que se añora en la pena

ni pienso en ti para morir.

Esa existencia,  la única existencia de

un beso

es lo que llamo corazón.

Entregar estrellas para una esperanza

es vivir en la felicidad,

pues aprendiendo de ti es como veo en

los ojos

tuyos la fragancia.

Te iré mirando entre las hojas del camino,

el viento irá a tu lado y,

agitará con fuerza mi sentimiento.

Mi pecho convertirá en volcán tu fantasía.

Iré ahogando con ese destino que flota en

tu mano,

tú sin mí y la mañana sin ti,  todo es soledad.

No te adoro como te adora dios,

ni te amo como otros te aman.

Te anhelo y me arrebato en tu cintura

sin que tú lo veas,

me oculto,  me hiero  y  temo al no decirlo.

Por eso en la madrugada de anoche

escribí esta carta,

que aunque no la quieras la hice para ti.

 

Por que vives en mi tierra

18 abril 2000

Amor, déjame abrazar tus montañas,

y así galopar como un guerrero tu cuerpo.

Convertirte en un pedazo de universo

para que no escapes de mis manos.

Soy simplemente eso que te busca para no

perder tus ojos,

eso que todo el mundo mira

cuando se ha ido una playa o una cascada.

/Una canción palpita de tu mano,

es como ir entrando en una caricia que con

dolor entregas/.

Amor, mírame como a un niño,

todo el que pase dirá que te quiero.

Por ti se va abriendo un volcán en mi pecho,

el día es como una carta que llega a tu puerta.

Yo no sé amanecer si tú no estás,

tu existencia es mi única razón.

No tendré miedo del viento que pasa,

soy más fuerte que el fuego.

Nadie  podrá  susurrar a tu oído palabras

como las mías,

nadie como yo extrañará tu perfume,

la brisa es mi ciudad.

/No puedo dejar de amar a quien por amor

entregué mi suerte,

tus besos son la profunda melancolía que lloro/.

Te amaré por que vives en mi tierra,

este mundo es tuyo, yo lo hice tu esclavo

para que ningún galante te proclame su Reina.

Es tu alma la corriente de un rió,

por eso tengo miedo escapar del mar.

Quien no crea que te amo,

es porque también quiere ser dueño

de lo que yo tengo ahora.

He tirado por la ventana las rosas que

dejaste, para que vayan a decirte:

te espero todavía.

Recuérdame cuando alces la vista a las

estrellas,

estás ahí aglomerada de lágrimas que llegan

hasta mí.

La lluvia es mi compañera...

Este día es tuyo y mío, nadie lo podrá borrar,

quedará marcado en mis labios

como un beso que dejaste para siempre.

Te digo adiós sin dejar de desearte por cada

despedida,

tus sentimientos va en mí

como una flecha clavada a una roca.

Lleva de mí la aventura que vivimos por tanto

tiempo,

esta  soledad tuya y mía es eterna,

va más allá de los caminos y las mañanas.

/Yo seguiré con un libro tuyo abrazado a mi pecho,

este día

en que los corazones comparten el sueño/.

Te amaré por que vives en mi tierra,

y la tierra es esa sonrisa que está en

tus ojos.

Te amaré por que la vida es corta,

y la poesía eres tú cuando escribo.

Te amaré aunque pierda la vida y el alma

se marche como un  pájaro.

 

Ha de llover lágrimas

12  julio 1990

Los días pasan por la oscuridad del corazón,

esos mismos días llueven lágrimas sin descansar.

Es que estás tan lejos de mí y, no apareces cuando

más lo deseo.

Una razón por la cual pienso en ti desesperadamente,

son los deseos de besarte sin terminar.

Estos intentos de ternura me hacen desahogar

esta infancia de amor por ti.

Estas horas que lleno mis manos de rosas

es cuando más sufro,

y cada pétalo que dejo caer al mar

es un rocío de llanto que no puedo contener.

Si existiera la fragancia del jazmín,

lindas mariposas no pudieran escapar

de mis sentimientos que te aman,

que aunque tú hieras mi alma seguiré pensando en ti.

Tu llegada como un regreso a mi vida

es la causa más querida que quisiera retener.

Estos suspiros violentos que se escapan de

mi sangre, son que brotan en el aire del

intenso amor de ayer.

Si te llega algún mensaje de esos que lleva

el gorrión, son mis ojos repletos de locura

y de pasión.

Si algo parece mal es el tiempo que estoy sin verte,

por favor estás ausente y no lo puedes

comprender.

Si algo parece bien es el recuerdo que está en

mi mente,

por favor lleva presente el retrato de mi amor.

 

Espero tenerte otra vez entre mis brazos

25 mayo 1991

Espero tenerte otra vez entre mis brazos,

estás tan lejos de mí y tan cerca de mis ojos,

espero tenerte bajo la sombra que calma

tanto encanto.

Como tuve soledad tengo besos sin la falta

de tus labios.

El ruiseñor canta y refugia la distancia

en las plumas del olvido.

Sufrir es poco para todo lo que siento,

siento el miedo de las nubes

y reservo tocar algún día aquellas mismas manos.

Espero tenerte otra vez entre mis brazos,

en las noches que la luna me pide algunos versos,

abro el corazón de una estrella para ver si

tú respondes

y esto contenta mi alma para amarte.

Quizás me falte poco para esta triste vida,

con saber que aun estás viva recobro mi tristeza.

El amor en los momentos de la angustia

destruyen todo el cuerpo aunque nunca uno quiera.

/El día que te tuve entre mis brazos, veía el agua

que corría y, ahora que no tengo tu presencia

me ahogo en esta melancolía/.

El cariño es una rosa que criamos en la piel

y si no nacen espinas nunca pétalos podrá tener.

Espero tenerte otra vez entre mis brazos,

cuando oigas el sonido de la tarde piensa en mí.

Si alguna vez hubo rutina no recuerdo,

solo tengo la esperanza que algún día volverás.

 

Amor de ángel

23 marzo 1990

Te pido amor más que nada en este momento,

ya sabes que estoy sufriendo

y el sentimiento me está quemando.

Pobre de mí que he dejado caer al agua

aquellos inolvidables deseos.

Que haré ahora sin ti amor de ángel,

me siento perdido en la nostalgia del llanto

encendido,

tú lo provocaste una y otra vez llorando

conmigo.

Te digo adiós por la fortuna de nuestro amor,

por la fragancia de vivir encerrado en

tu corazón.

Te digo adiós pues te marchas para siempre,

aquí dejas mi vida atada al vicio de tu cuerpo.

Pienso en ti y te recordaré al amanecer,

le pediré a las rosas que me hablen más de ti,

pues tus flores se alejaron y marchitaron

su perfume.

Entrego mi ánimo a la soledad,

ella es fuerte y puede continuar.

No dejaré de olvidar nuestro sueño,

aquí estoy ahogando en la desesperación.

Qué haré ahora sin ti amor de ángel,

sin aquella joven que acostumbra a caminar,

qué haré todas las noches sin besar la almohada

perfumada de tu nombre.

Esperaré por ti algún día,

y si llegas con los brazos abiertos,

le pediré a mi pecho que te apriete con

su universo.

Pobre de mis pasos que sobre las calles

perdieron su encanto,

mi orgullo quedó agotado en la furia del

pensamiento.

Te deseo la más humilde felicidad,

con ella podrás recorrer lo imposible

y nadar en la nieve.

Al llover, muchas lágrimas caerán sobre

tu cabellera,

algunas te hablarán de mí y de mi tristeza:

quizás recuerdes mi figura que tanto

te excitaba.

Si en las noches que es la causa más íntima

de nuestra amor piensas en mí,

hazte cuenta que llegué a tu mente

y trata de buscarme si es que aún tengo razón.

 

Poema de los mayores deseos

17 septiembre 1987

Me gusta tenerte siempre junto a mí,

robarte cada día un poco más de amor,

soñar contigo cada noche junto a la almohada.

Te amo tanto que este tiempo pasa y no podré

ser nube del sol,

tendré que ser mucho más de lo que significa

el valor.

Para ti seré un ángel bajo el árbol que espera

la lluvia  y nunca el calor.

Tomarte es lo más lindo que conocí en el mundo,

amarte es justo pues todo lo tienes solo para mí.

A lo primero sentí el rumor de enamorarme

sin la más leve latitud,

donde se mezclan las pupilas,

para sentir ese calor tan lento,

tan suave y hermoso que tienes tú.

Después todo es diferente,

es la sombra que me aprisa siempre y,

la ternura que me enloquece.

Miro tus ojos negros,

escucho tu sonrisa tan cariñosa,

vacilo tu cuerpo y aprieto tu rostro que

me enloquece.

Cada vez que estás en mis brazos cuando

me besas,

mis ojos se nublan y te piden que juegues

con ellos,

mis nervios alterados chocan en tu corazón.

Dos circuitos quienes unimos tú y yo,

piden vida abierta de paz,

para que el alma abra su risa y deje de dormir.

Porque ya es hora de atar el camino que nos puso

al destino de enamorarnos,

para algún día sentir nuestro riesgo de amor.

Entregándose cada fruto en un romance

nuestros cuerpos se atraen como locos

y el pie de nuestros seguidores son nuestros hijos.

Muy linda tu forma y tu sentido,

me aprisionas con tus enfados y tus locas

incertidumbres.

Para no discutir hay que amar como las personas

que quieren las cosas para siempre,

hablo de ligeras caricias que curan la piel.

Entregándote mi confianza, entregándome tu cariño,

sin robarlo de nadie y que solo tú lo mates en mi ser.

Como rocas que nunca separan su dureza del mar.

Con todos los francos temores que quiero que

me entregues.

Que me hagas temblar de placer y me digas:

estoy aquí para que tomes mis mayores deseos.

 

Felices o heridos

28 enero 1984

A veces pienso que me engañas,

pero me tratas como si fuera yo un niño

y dices que soy toda tu alma.

Buscar en el tiempo frío y caliente

quien cuide de nuestras vidas.

En penumbras,  perdidos,  envueltos

en llama,

todo nos parece bien y marcha sin problemas.

Hay algunas cosas que cada cual siente

y nos duele en el alma.

El corazón siente como siente el que ama.

Quien gusta, quien quiere, el romance

es sencillo,

hay confianza,  hay amor,  hay deseo.

No hacen falta muchas palabras para

entendernos,

basta con mirarnos, cogernos de la mano y

darnos un beso.

Mira las pupilas de mis ojos y verás que

no miento.

Yo siempre veo en aquellos ojos negros

el honor de una mujer hacia el hombre que ama.

Soñaba contigo,  soñé que me amabas,

buscabas mis manos como olas atadas.

Soñabas conmigo,  soñaste como sueñan los niños,

dando cariño.

Creíste muchas veces que soy un vagabundo

que anda en busca de amor con toda a quien guste.

Quizás piensas a mi manera de ser o de querer

hacerte feliz.

Cada día te llevo en mi mente en las noches

de soledad cuando tú no estás presente.

Por favor alma mía no hagas triste este momento,

aunque para siempre quedemos felices o heridos.

Mírame sin quitar la vista,

bésame con tus besos en mis labios,

abrázame con tu calor en mi cuerpo,

ámame con la vida y el corazón.

Serás tú como yo lo quiero

y te seré fiel y sincero en todo lo que te

haga falta.

 

Recuerda este amor

10 julio 1990

Debo partir con la frialdad y el corazón

desnudo,

para no ver tus pasos,  para no beber de ti

cuando sienta sed.

Debo partir y nunca más pensar quien fuiste,

yo estaré en otros brazos marchitando

el encanto

de tu fingido amor.

Todo está claro, incluso el sueño también,

ya una mujer echa el fuego en mi hoguera

para olvidarme de ti.

Si durante la vida los años te tratan mal

y no hay otro hombre que te haga feliz,

aquí tienes tu amigo que te hará sonreír.

Olvida que fuimos amantes

y a través de tu gloria felicito tu amor.

Recuerda este amor, ese amor

que fue una enseñanza, que fue tu dolor.

Este amor que desprecias

y sin embargo tu llevas en el corazón.

 

Ángel nacida en la muerte

19 octubre 1991

Este amor eterno como el fuego que quemas en

mi piel,

este beso intenso de locura que existe en

tu jardín.

Una rosa de tu cuerpo pasará por el delirio

enamorado de los dos

y cuando ya estemos muertos

es cuando más nos perderemos,

es cuando más amaremos nuestra vida.

Tus manos llenas de sangre pasarán por

mi pensamiento,

y en tu corazón toda mi alma extasiada de ti.

/Provocaré un suspiro cuando no existas/

Si dejo de verte primero serás afable

conmigo,

si reconoces esta ardiente laguna de

pasión infinita,

pasarás por el mismo dolor que sufriste al nacer.

Como un ángel nacida en la muerte,

rozarás mi rostro sobre el rocío de tu vientre.

Que no queden marcas del destino,

que se fugue el viento por la hoguera de la luna,

y las estrellas las más hermosas de todo el cielo

llorarán tu tristeza.

Grandes muros de los celos no existieron,

y si nos vemos en los brazos de la distancia,

gran soledad para dos hijos de dios.

Esta angustia irrealizable debe continuar,

amor que sobre esta tierra tiene certidumbre

de algún fin.

Me has provocado el intenso placer de ternura,

sobre el cariño cargado de tenernos,

y si no encontramos lo pedido por nuestros

cuerpos se perderán nuestros sueños.

Este recuerdo colorido de ti,

de aquel paisaje ruiseñor de la tarde gracias

le doy.

Como una fiera sin frenos galopando en tus

sentimientos

y, como un puñal en tu pecho yo viviré.

 

Ramas de melancolía

11 diciembre 1991

Soy triste desde aquel doloroso día en que nací,

mi madre tenía pena de mí,

sus ojos demostraban la angustia de

mis sentimientos.

Por mis venas corren granos de fatalidad,

en mi cuerpo los tejidos no duermen en paz.

Esta agonía que come de mi alma,

me da divinas fragancia de lo enamorado que soy.

Me da miedo tener un amor hoy y otro mañana,

no sé por qué seré así tan divertido y contento,

si a veces río y otras lloro.

Llevo errores que se convierten en delitos,

no hago caso a nada y después con los años

me mata la calma,  me transforma la mente,

y soy siembra de sol ardiente

que se pasea por los meses de esta época fría.

Soy triste desde el comienzo de un año

y en los sitios más extensos de mi vida.

Soy víctima del dolor,

debo ser así desde aquel doloroso día en

que nací.

Estas ramas de melancolía recorren mi corazón,

mis ojos lloran como ríos y nadie los puede

contener.

Da una sola dulzura verlos reír,

y toda la calma del universo verlos sufrir.

 

El amor crece cuando nace

1 noviembre 1992

Amada, llegan los días como no llegaron otros,

donde tus besos se esconden detrás de la sonrisa.

Hay un palmo de cariño recogiendo tu caricia.

Así te miro, te anhelo, sin saber tú que estoy

sufriendo

y se aprieta mi corazón desesperado.

Se fueron tus ojos pero quedaron tus pasos.

Tus calles sobrepasadas se duelen de mi verdad,

yo sé amar,

te aseguro que puedo amarte como a la tierra.

Espérame que yo te esperaré,

seré guardado en tu alma como tú en la mía.

Te quiero desde que te vi quitándole las espinas

a una rosa,

desde que dios me ofreció tu cuerpo.

Amada, si el amor crece cuando nace,

déjame vivir todo el tiempo soñando.

 

Amor infinito

3 septiembre 1993

Gota a mis manos un verso de melancolía.

Estoy pensando en ti sin más fuerzas

y me estoy muriendo con gran deseo.

El cariño es una lluvia de sensación para

quien está sufriendo.

El mundo rodea la vida en un suspiro

de tristeza,

si no existiera la ternura sabría que muero.

Puedo romper la soledad,

y llevar mis brazos a la muerte.

Impide mi piel la sed inmensa de quererte,

mi corazón se desata de todo menos de ti.

Serás mía bajo cualquier circunstancia,

ni la tierra ni el cielo

podrán separarte de mí.

 

Sensación de amor

5 mayo 1994

La pupila de tus ojos enciende mi cariño al ver el sol,

tus manos de perfil suave sobre caen como olas.

Eres todo cuanto bello hay,

no sabes ni imaginas que importante eres.

Eres la luna mirada a un espejo,

eres pasión.

No puedo adivinar tu corazón,

eres una rosa cubierta de miel.

Me conformo con descubrir tu mirada,

estás guardada en un sueño profundo.

Mi primer amiga, quien rompe la rutina,

así vas cavando la herida de mi ser.

Qué tristeza me da cuando no te veo,

te regalo el alma como un libro abierto.

 

Amor a oscuras

27 octubre 1995

Me enamoré en la oscuridad

y en tus labios fijé mi pasión.

La misma imagen de anoche

cuando soñaba,

cuando creía alimentarme de tu cuerpo.

Tu cariño lo dice todo,

tus ojos esconden la sonrisa.

Es una pena estar triste y,

no pensé encontrarte tan maravillosa.

Mi vida está en el borde de un árbol,

sus ramas vuelan por el aire,

y con un beso me consumen.

Yo te espero tal como eres,

como un rayo de luz,

te quiero ser mi mariposa.

Eres invencible desde el centro de ti misma.

Te regalo una estrella

para que duermas con ella y pienses en mí.

 

A los enamorados

8 marzo 1996

No debemos hablar de pasión sin sentirla,

la pasión nos quema cuando mentimos.

El dolor es el centro de la tristeza.

Se nos marchita el alma, el tiempo,

alguien nos llama si estamos sufriendo.

Los árboles mueren

si los hombres no son amados.

Las rosas marchitan

si las mujeres no son amadas.

De una estrella debemos esperar

nuestra felicidad....

Podremos recorrer cualquier camino,

el de la vida o el del olvido,

amar para ser amados.

El beso se debe mantener bajo cualquier

deseo, para cuando en la madrugada nos llamen,

nuestros ojos vean la esperanza de hallar

el amor.

Quien busca pierde vida,

quien espera todo tiene,

sentir es el fruto que nos lleva al alma,

y solo así podremos querer.

Una flor nos pertenece cuando estamos solos,

y nos ahogamos perennemente.

Si perdemos nos han vencido el cariño y

la fragancia,

si ganamos nos ha tocado amar.

Los astros cubren las noches de soledad

y un río de nostalgia se apodera de la esperanza.

Así es el amor una ola del mar,

un cuerpo frívolo, un sueño infinito.

Sin él se derrumba en pedazos el mundo.

 

Moriremos juntos

19 marzo 1996

Puedo recordarte algo: tus besos, tus bríos

y una pequeña mirada de tus manos metidas

en el fuego,

allí estoy siempre entre sacrificios de amor.

Nada podré saber de ti cuando se vaya el invierno,

la primavera nos espera con su canto de poesía.

Nadie sabe por qué te quiero, nadie sabrá algún día

por qué quiero amarte hasta la muerte.

Mi corazón marchará junto al fuego.

El sol y las calles están seguros de que te quiero.

Mi alma se abre triste como una lágrima que corre

por el mar:

mi pasión te espera, mi amor se sacrifica,

bebe tristeza,

desayuna nostalgia, come soledad.

Me alimento de ansiedad y fantasía.

En el amor estamos tú y yo como el arte y

la magia.

Allí aprendimos, allí nos enseñaron

quienes se amaron sin piedad ni venganza.

Allí nos esperan cuando regresemos de este

orgullo.

Pero vuelve a tocar mis manos,

para que mis manos se vuelvan locas al tocar

el aire,

vuelve con la amapola y el frío.

Tócame el pecho con tus ojos sangrientos

y clávame ese puñal, aunque jamás sepas que

mataste a tu mejor amigo, el que te espera en

el ocaso como un vagabundo.

Así es mejor, mátame para no seguirte mirando,

déjame morir.

Mátame como se mata el hambre,

el cielo, la tierra, como se mata el alma

de un hombre ensangrentada.

Quiero morir en tus grandes labios, en tu piel,

pidiéndole al amor las estrellas.

Soy nada más que polvo, de ahí vine para

amarte,

para vivir metido en tu sangre,

recorriendo como una luz tus venas.

Temo como se estremece mi cuerpo,

como ronca tu vientre cuando me besas.

Todo pasa en vísperas del humo,

del tiempo, del universo.

Del polvo vine, para allí me iré cuando no

me quieras,

cuando mueras conmigo,

envueltos en una llama de amor:

al fin del abismo del amor...

 

¿Por qué?

21 abril 1995

Lloraré cada segundo si una lágrima tuya me

toca los ojos.

Lloraré sin precaución, sin falsedad,

atando a la aurora que apaga a la misma lluvia,

y nos envuelve en un coro de suplicio y ánimo.

Para tú llorar primero he de llorar yo,

después que tú llores lloramos los dos.

Una lágrima como un río

tiene el fondo cubierto por ti y mi melancolía.

Con una sola lágrima apagarás mi alma,

para que otra surja desde el fondo.

El alma está oscura y oculta, nadie la conoce

es un mar.

Para que yo sienta tus lágrimas

se ha de abrir una mar en el cielo.

Para que tú sientas las mías

se ha de abrir un cielo en la tierra.

Tú y yo somos la parte de agua que cubría

la angustia.

Dimos más:

la última gota, enorme, cautiva,

lo moja todo,

lo atrapa todo con una fuerza Irremediable.

Dos lágrimas, una de ti y otra de mí nadando en

mi pecho,

que me suplica, me pega, me tortura,

se congela con tu otra lágrima,

como una montaña agitada y vacía,

en soledad, en deleitamiento.

¿Porqué?  ¿Porqué hay lágrimas?

Hay lágrimas porque son el consuelo,

una cárcel de muchos dolores.

No solo esto es el dolor, el dolor es todo,

es más, es mucho....

El dolor llega al corazón y después a los ojos.

En los ojos se agrupan todos los dolores

mandados de allá, del fondo, del estremecimiento.

El dolor huye, flota, se agrupa y forma un arcoíris.

El arcoíris se hace un mapa,

el mapa no puede más, no ve , no piensa.

Una rosa tuerce sus pétalos, como si nunca tuviera

dueño,

para darlo todo, la existencia, la vida.

Es cuando el bulto de sangre brota y trae el llanto:

un llanto que ha sufrido,

un llanto partido en dos, en ti y en mí.

El dolor es el llanto, el dolor de mi pecho,

fuerte, sin murallas,

donde no hay aire y nos ahogamos.

Nuestros pulmones solo sienten sentencia,

y nos ahogamos más, más....

Ya es el final, mi amada es la lluvia, el dolor es

el llanto.

Se agrupan, se forman todas las lágrimas,

y el corazón se posa en los ojos.

 

Sentimiento

22 octubre 1994

Parece un invierno el cielo y un beso la tristeza.

Acaso la mano de un niño podría acariciarme

para no pensar en ti.

El mundo está vacío,  el brillo de una estrella,

y el camino recorrido hacen que una lágrima

perdure en la rama de un árbol.

Puedo llorar que ahora al recordarte

se va volando el tiempo detrás de la distancia.

Es acariciar el alma en todos los dolores.

Hay que acostumbrarse que a nuestro corazón

llegue un beso y luego se nos marche.

Así se marcha un animalillo asustado por un tiro,

también un enamorado cuando no encuentra amor.

A nosotros que parecemos fuertes nos abraza una

debilidad incrédula.

Debo agradecerte tu grado de cariño,

calaste mis huesos incrustando sabiduría y recuerdos.

Comprendí que el destino nos golpea los labios,

para todo este dolor he puesto mi vida.

El recuerdo es un pantano y aunque el viento sople en él,

el universo seguirá tan vacío como una estrella sin luz.

Te quiero, para que mentir, en el recuerdo de aquella rosa

que dejé en tus manos se abrirá un nuevo camino para ti.

En cada pétalo hay un nombre escondido y una esperanza.

Tu cuerpo en desdén con el crepúsculo podrá quemar

tanta nostalgia y llevarse por la corriente de un río

todo el aroma que el olvido nos regala.

Te amo, en secreto también me amas....

Para olvidarme no te hará falta el olvido,

te hará falta escribir profundamente,

que el adiós escribirá con sus alas.

Es preciso que llores,

no por mí, sino por lo que sientes que callas.

No digas a la almohada que lloré en tus brazos,

llorar sabe quien no tiene nada.

No digas que fui romántico, ni que soñé contigo,

no digas nada.

Di que fui un lunar que se pegó en tu piel,

que fui la sangre que corrió en tus venas,

di solo eso y no digas nada.

Una flor dirá a tu oído que no habrá en mi alma

otro destello de luz que refleje tu dulzura.

Eres tan significante como el breve poema que guardo

de ti.

Mantén la sonrisa para que rían mis labios,

mantén la tristeza para que lloren mis ojos,

mantén el rumbo al infinito para que el recuerdo

se apoye en las olas del mar.

Si alguien te habla mal de mí,

o de aquella relación que ya terminó,

no digas nada, tan solo calla.

Incluso tus amigas no estarán

de acuerdo que el abeto vuelva a dar sus frutos.

No apartaré de mí el ardiente abrazo que me hizo sollozar,

ni el oliente suspiro del perfume de tu cama.

Eres la madriguera que encontré,

eres un lucero que llora desconsoladamente.

No eres todo lo que es tan grande,

eres tan pequeña como un punto que llevo

en el centro de mi pecho.

El sentimiento como la lluvia, nos baña de la tierra

al cielo.

Tu amor y el mío por una hoguera el viento se

lo llevó.

Nunca  separes de ti lo que en ti nace,

más valiosa es una lágrima que la casa de dios.

En mi alma solo queda la sensación de un sueño,

un sueño que el corazón no vio.

Este poema tan extenso y menospreciado,

no es un gran poema como los que otros suelen

hacer.

Este poema poco reconocido será el más valioso,

el más puro, solo tus ojos lo leerán.

Es difícil decir adiós cuando existe algún recuerdo.

El sentimiento en el pequeño mundo que habitamos

se llama dolor.

Aunque no fuiste mía, serás siempre mía,

me queda la melodía de aquella canción

que en mis brazos lloraste.

Llora, llora, solo así sabrás decir adiós.

Y revela un gran secreto:

nunca digas que lloraste, di que bebí tus lágrimas.

 

Eternidad

6 enero 1993

He recorrido valles, frases y tensas lluvias,

como  el invierno cuando se hace cálido en noche

de tempestad.

El rocío pereciendo de una vez como la íntima

pasión,

todos los ríos llenos de angustias.

Lágrimas que pasan ásperas y locas,

incertidumbre de un labio fino de mariposa.

Escándalo del verso y la mañana, de los niños que no

tienen amor, de este loco amor.

Como la ruta a la distancia tu tiempo, tu aliento

musical me matará,

me irritará, me calmará los versos del corazón.

Te amo con una paz que no aparece en la conciencia,

que abraza mi sentimiento.

Te estaré mirando desde mi alma, para que nunca,

nunca sepas que te he brindado mi cariño como Dios a

los creyente.

El polvo que nos cubrió la mejilla hizo firme el cariño.

Te tengo en mi recuerdo sagrado, en mis pasos sanos

y heridos.

Así respira el aire tu mirada, yo no quiero morir tú

tampoco mueras.

Allí desde el fondo, desde el mundano baño de soledad

se pierde la tierra.

Tanto amor perdido en la infancia, desde allá te amo tanto

alma mía,

mi prosa suena con la última despedida.

Tú sabrás lo que es hacer difícil la ternura,

buscaste dejar mi amor así, que penetra en tu carne,

te convierte en la más bella, la más beneficiosa.

Ámame como siempre,

como te dijo aquel corazón que se encontraba llorando,

aquel corazón lleno de flores.

Ámame siempre que tengas vida, siempre que seas mujer.

Te amaré con la vida cubierta de fuego, de árboles,

para que piensen en mí cuando ya esté muriendo.

Pero a quien se puede querer más que a tu cuerpo,

no podemos dejar de existir en este mundo ni en el otro.

Nuestro amor cuando no esté en el alma, estará allá

donde solo hay fragancia y poesía.

 

Amador de tus sueños

16 octubre 1986

Pórtate bien amor.

Cuando sepas que te has portado como yo quiero,

pensarás en mí y jurarás dormir junto a mi rostro.

Ardiente en mi cuerpo notarás el reflejo inerte

de tu imagen mortificada,

para decir adiós, odiarás el momento de mi falta,

porque ya lejos de ti me siento fuerte,

me siento digno de tus condiciones como amada.

Puedes confiar en mí, confiando creerás en ti,

llorarás en tus noches deseando el mayor

de mis abrazos.

Sin más quien te ama: el amador de tus sueños.

 

Quién soy

Seré en verdad un héroe, no lo sé...

9 marzo 1994

Amada,

me sangra el pecho cuando las heridas

son profundas.

A veces siento frío y se me pierde el alma

entre las flores.

Un libro calma mis fuerzas con su estilo.

No he sido un galante que ama a la flor,

he sido como las estrellas que le falta

la gloria.

Voy por el mundo de una puerta a otra

quemando las cenizas del amor.

En mi pequeño mundo soy bufón,

mi vida es un árbol en cuyas ramas

se apoyan los secretos.

No me valgo de recursos ajenos

para ser feliz.

Adoro estar solo en mis entrañas....

El polvo destruye mi alma,

soy una extraña partícula que el sol alumbra

y le da luz.

 

Vuelve a ser tú

Anda con una estrella en los ojos

y mi corazón en tu labio

13 agosto 1996

Amada,

si no puedo vivir qué puedo hacer.

Estoy triste y de qué me vale tanta tristeza,

si todo recae en el recuerdo del pasado.

No sé de qué modo te estoy amando,

siento mi corazón irse, extinguirse

sin esperanza alguna.

Así se está destruyendo mi vida....

pensando en ti

El aire no respiro,

y mi corazón destella una luz de melancolía.

Estoy muriendo,  me amarras y

navegas en mis ojos como un barco vacío,

con tu pecho abrigándome.

¿Qué me has hecho, qué me has hecho tú...?

No te veo de siempre, te ocultas y me ves llorar.

Apoyas tu frente sobre mi hombro

para doblegarme.

Si al mar das la flor,  dame a mí tiempo

e ilusión.

Si vuelves a ser tú,

la que tiembla en la mirada,

la que arde en mi boca cuando digo un verso,

vuelve para mí.

 

Tu resignación

26 enero 2001

Este poema es llevarte a mi historia,

al consuelo de tus ojos y al mar del olvido.

Eres la más hermosa de las ramas y las rosas.

Voy a ti como un ángel que ofrece su vida y la fuerza.

No pierdas la esperanza de ser otra cuando pase la luz,

busca el amor.

Tu tiempo es ese dolor que se va borrando con la lluvia,

tu melancolía es ese regalo que otros no tienen.

Pasa la mano por el problema como la mariposa

por la flor.

Aprende a conocer eso que se llama voluntad

y el mundo será tuyo.

Besa la almohada con intensidad y pide perdón

las veces que quieras, pero no te rindas.

Cuenta con un libro para salir de tu enojo,

alza la frente

para decirle adiós a todo lo que pase.

Es así como debes enfrentar el destino incesante y

respirar la verdad.

Cambia la risa, apunta con un dedo el lugar más suave,

mira las estrellas, camina pensando en el gran trabajo

que te espera.

Te ofrezco mi paciencia como un libro,

como un árbol, donde está mi corazón.

La noche dormirá por ti cuando no tengas sueño,

las calles sujetarán tu pelo por si te despeina el viento.

No dejarás de ser bella,

tú mereces a alguien que te quiera y te ayude

a contemplar el cielo.

Una lágrima en tu mejilla es un significado de valentía,

serás de quien te ame,

pero no pierdas eso que se llama dulzura.

La tierra encontrará tu suerte, tu pasión es infinita,

No tienes más que soltar el miedo y atar el agua por si

sientes sed.

Toma el lápiz y escribe todo lo que hiciste y lo

que harás,

coge el recuerdo y vive con todo lo que esperas.

Así debes amar para que no dejen de amarte,

tu lucha será librarte de los que no saben querer.

Ten presente la razón ante la ignorancia,

pon tus pies firmes, y que la brisa te acaricie.

Siente los latidos de un reloj,

no dejes la ira coger su camino ni al odio su lugar.

Conságrate a eso que te observa,

a la voz de un amigo

y al consejo de tu madre.

Llora como si no fueras tú,...

como si fuera otra que ayer conocí.

Ríe para que tus labios se abran a las puertas

del amor.

Nuestro planeta de amor

 

Vida de un romance: sentimiento y felicidad

3 noviembre 1995

Iremos caminando por un sitio vacío,  ínfimo...

en la longitud y plegaria de nuestro planeta,

cuyo suelo romántico se abrirá en nuestra

mirada.

Son las dos y mis lágrimas dan fortuita belleza

al papel,

debo conciliar mi sueño y estarme escondido

como una pulga.

Estoy diciendo adiós a la traición...,

amarte es mi objetivo.

Hoy 3 de Noviembre de 1995 besaré tu mejilla

y moriré,

el amor es un propósito que solo el alma de

un niño sabe lograr.

Tengo que ser como los obstáculos...,

continuaré rondando por las puertas del dolor.

Quiero amar eternamente y recibir de lo eterno una

caricia,  una sonrisa.

En el dulce aroma de una flor,

este camino que el cruce de las manos conduce

es infinito.

Se ama a alguien específico o especial,

este sentimiento desprovisto es innato.

Mi vida se funde por completo en otra vida.

En este mundo las plantas y animales que juegan

por el suelo,

nos miran las hondas fracciones de nuestros gestos.

Los seres que no se comunican con nosotros son

nuestros reyes, jueces, leales....

Iremos descubriéndonos como dos corazones

y así haremos nacer la verdad.

Las ideas y el temperamento rehacen mis fuerzas.

Siempre que las cosas se junten y coincidan en

un punto

estaremos de acuerdo a una sola idea:

la del amor.

 

Se muere mi corazón

El amor eres tú...

29 octubre 1994

Pudiera llorar ahora y beber mis lágrimas

por tu ausencia.

No sabes cómo muere mi corazón,

eres la mejilla que sobre mi pecho se

agiganta.

Y de tu penumbra recibo besos tristes

que el viento sabe traer.

Conocerte ha sido una prosa más en mi dicha,

ha sido el fruto que algún sentimiento sabe dar.

Mi mundo lleno de sueños y habitado de flores

ha notado las estrellas en tu pelo que pasan

donando

la luz a todos los pétalos de las rosas y

una eres tú.

El amor nos lleva a cualquier hazaña,

se esfuma en el espacio bajo las caricias

y nuestros brazos se pierden en la distancia.

El dolor en ti es un pequeño punto lleno de

nostalgia,

en este punto dejo caer mil frases para el

romance de la mañana.

No se amar, te juro que no sé amar más que de una

forma.

Mis ojos invencibles el amor logra entregar,

los días son expertos contrastes que los suspiros

saben vivir.  /Me refugio en ti/.

Sabré cuidarte para que nada te haga sufrir,

ni cuando pases por la espina de un árbol,

ni cuando por la corriente de un río.

En la extensa pena y vicios de la lluvia caerá

mi cuerpo haciendo la esperanza más eterna.

Al conocerte enfrenté a mi corazón,

entre él y yo surgió una inmensa guerra.

Me preguntó quién eras y yo contesté:

con su dulzura encanto mis ojos

y con su nostalgia robó mi vida.

¿Y qué es el amor acaso la lluvia...?

solo muere de amor quien no lo sabe decir.

 

Podré morir

12 junio 1998

Moriré de amor en la orilla de un río

y tendré fuerzas para amarte sin importarme

quien pasa.

Moriré por amor y no serás la culpable,

mis manos se afligen con tu beldad.

Fuiste mía, y

pude alimentarme con tu ternura,

sin saber que la soledad me esperaba

entre sus pétalos.

Me convertí en uno que hay por ahí guardando

recuerdos.

A una mujer voy esperando,

deseoso de probar el agua que hay en su boca.

Cada instante me aproximo a sus ojos

que miran la tierra.

Ni su mismo desprecio podrá compararse,

a la enorme distancia que inventamos

nosotros.

 

Breve carta a una fallecida

17 julio 1998

Amada

no sé cuanto tenga que pagar

para verte en este lugar de pájaros.

Debes recordar que no me iré...,

en tu pensamiento está el mundo donde vivo.

Tengo un corazón que no es mío:

cuando te fuiste se fue con el tuyo.

Me sangra el pecho y te extraño,

ya nada puedo negarte

todo es vacío para mí.

Las estrellas llaman las flores,

te amo tanto amada mía

que he rogado a dios el volver a verte.

 

Fracaso del amor puro

18 diciembre 1991

Se parece este día al mismo que empezaste a llorar,

tus manos estaban frías y estremecidas de

cualquier dolor.

Tu corazón mudo como las calles cubiertas

de melancolía,

vi el paisaje de un retrato que nos pintó la mejilla.

Hoy la pasión me quema y atrapa en un círculo

vicioso, se me nublan los ojos con la tristeza.

Tu eres lo más grande que pueden ver mis ojos.

Te fuiste aquella noche sin entregarme tus caricias,

esa noche la recuerdo como un beso de mi madre.

No es necesario que digas nada, no pronuncies

mi nombre,

estás ahí en tus caprichos y tienes miedo de luchar

con la fuerza de tu alma.

El tiempo con su luz palpitante me hace recordar

cada aurora,

se me agotó la ilusión y ya no encuentro la fantasía.

Mis libros yacen desordenados, te fuiste sin saber

que moría

y como un puñal te metiste en el fuego.

Le robaste al mundo las palabras de amor que

yo merecía.

Las rosas que hay en tu piel tocaron mis manos,

los árboles,

los lugares de encuentros, los versos que se perdían

en tus ojos.

El día que te fuiste la noche se hizo infinita, y

me mantuve en insomnio total

Me duelen los brazos y el pecho,  y el mismo tictac

de un reloj.

El silencio se apoderó de mí y escapó de mi cabeza.

Estuve ensangrentado, faltaba el eco en mi voz

y se apagaron mis ojos.

Me subió por la mejilla un calor sofocante,

no pude sostenerme y marcharon mis piernas.

En el portal donde podían verse los bancos

que nos esperaban por las tardes.

Hoy me mata tener que verte y tocar tus manos frías

y colocar tu cuerpo en roce con el mío.

Siento amor y a la vez desprecio, ya no puedo hablar de

mi tristeza.

Pues de que me vale que tus oídos me escuchen

si no puedes comprender.

Mi vida te la entregué sin maldad ni prejuicios,

hoy no pertenecemos al amor, somos refugio de él.

En una frase mi futuro el viento se llevó.

 

Mi vida está en tu cielo

28 diciembre 1999

Cielo mío, dulzura mía.

Desde esta breve carta quiero hacerte llegar

mi apasionado amor.

Quiero ofrecerte mi alma y las estrellas

como regalo,

dedicarte el mundo en que vivo,

multiplicado en mí.

En mi vida no existe amor igual,

dolor igual.

Has significado la mujer infinita,

que levanta sus alas de paloma.

No me dejes morir, tú tampoco mueras.

Este día será como un paisaje donde los tristes

pájaros reposan con una canción.

Mi amor llega a ti desde el rincón más bello.

Anhelo decirte te quiero, demostrarte decirte

te amo.

Brindaré por ti y por mi melancolía,

y por tu abrazo de mujer pequeña.

Dios sabe que eres mi eterno recuerdo,

un hombre como yo no merece decir sabidurías.

Amarte es este mundo cuando mis labios

te besan.

Como un arco iris es el universo en tu cara.

 

Te amaré siempre

2 junio 1999

No me traiciones, no me traiciones nunca,

mira en mis manos la flor de paz y amor.

Que sí te quiero...

Un río se llevó tu cuerpo y estás lejos,

me muero si se marchan tus ojos.

Abre una sonrisa,

y déjala en libertad para que regrese

cuando esté solo.

Tus labios susurran un adiós....

Cada vez mi pecho va en tu mirada

como un ave sin dirección.

Aprende a llorar conmigo,

y a decirle al cielo lo de mi corazón.

Te amaré bajo cualquier circunstancia,

ni la tierra ni el cielo podrán separarte

de mí.

 

Aunque no lo creas

22 octubre 2002

Aunque no lo creas he pensado mucho en ti.

No te he visto a diario como los árboles

que me rodean,

pero tengo tu imagen en mis ojos

y están formando un arco iris en sentimientos.

Yo no sé cómo fue que eso pasó,

solo sé que cuando tus labios vi

quise morderme los míos.

/ Te pareces al pequeño olvido

y a la palabra melancolía/.

No te he visto a diario como los niños

que me rodean,

aun así el mundo es testigo de lo

que siento por ti.

Aunque no lo creas he pensado mucho en ti,

pues cuando te veo,

mis manos se abren como una rosa

para decirte te quiero.

 

Te extrañaré

18 julio 2003

Aunque no lo creas te extrañaré.
Cuando vea la luz junto a mí
y tú no estés te recordaré.
Así de repente leyendo un libro,
escribiendo una prosa,
y saltando en un juego cualquiera
te extrañaré.
Por decirlo como lo dijera
un hombre cualquiera,
pensaré en ti.
Dios me entregó la calma
para esperarte.
Y así de repente en una lágrima
te extrañaré.

 

Es difícil nuestro amor

19 agosto 1996

Esa vida tuya tiene extraño sentir

y fugas nervio desconocido.

Es difícil entrar en tu cuerpo....

Esos ojos tuyos,  largos,  cortos,

comparados con mi corazón se abren

sin fin.

Esto se convierte en deseo, en desesperación,

eres pura piel de tierra.

Te mimo y te acaricio sin tocar tus manos,

hay un secreto que el mar me trajo:

tu voz.

Siento como tiembla el amor dentro de ti....

 

Pasión

6 septiembre 1993

Naciste para embellecer el mundo con

tu sonrisa,

no tienes ninguna espina ni ningún rencor,

el amor llega hasta ti.

No es una crónica triste para que tus labios

sientan tristeza,

es todo: cariño, ternura, pasión....

Pero una hoja cae sin demora alguna

y la luna consuela la luz de mis besos.

Reflejo de estrellas,

iris de un mismo contraste entre mi pecho y

tus manos.

Del centro de una rosa llego a ti

para decirte te anhelo.

 

Amor en día de tristeza

24 agosto 1995

Cuando tus labios me queman la piel,

el cuerpo de una mariposa se hacen inmenso.

En la mañana triste de tantos besos tuyos

mis ojos piden nostalgia.

Se escapan caricias de ti

y llora un verso sin destino.

Te extraño desde el primer día,

desde el primer consuelo.

Aunque tú no seas mi vida

y aunque yo no sea la tuya,

nosotros seremos el mundo.

Las cadenas aprietan mi corazón

como si amarte fuera poco.

No quisiste recomenzar el amor,

y yo no soy culpable si lo dejaste escapar.

Las peores penas se las lleva el viento.

No dejaré de amarte,

hasta en mi muerte te querré.

 

No quiero dejarte nunca

12 junio 1998

No hay tiempo, no hay vida,

en que mis manos dejen de calentar el frío

de tu cuerpo.

Quisiera tenerte cada hora y cada segundo,

bajo este invierno nocturno.

Pasan tus labios llenos de fuego,

que haré,

vivo para no morir,  soy parte de ti.

Tengo tu retrato para recordarte,

para acariciarte.

Tu cabello es poro de mi sangre,

tu vientre raíz de mi nacimiento.

No te pierdas en la soledad,

estoy aquí para no dejarte morir.

 

Para estar en ti

19 marzo 1993

Mis manos son una cama despavorida,

el cariño una franja de pasión.

El llanto es algo que no puedo remediar

cuando pienso en ti.

Mi corazón se desata de todo menos de

tu hermosura.

Al recordar la luz que hay en tus ojos

se estremece mi alma.

La vida y el destino esperan por ti....

 

Desesperación

31 julio 1999

Hay un beso ahogado en un rincón.

Una estrofa de pena se conmueve

de instintos,  fatigas e insomnios.

Respiro en una roca...,

el aire está denso como una espuma.

Una estrella se apodera de mí,

el cielo se contenta de aglomeraciones.

Pienso en ti,

ya te quiero bajo el tiempo.

Pasa lento como un río tu cuerpo....

Iré por ti como van las olas detrás

del mar.

 

Carta en el silencio

28 diciembre 2000

Como palpitar de cúmulos abrazos

por la paz de un beso.

Sentir lo que recorre el mundo al cabo de

un dolor.

Llorar cuando nadie lo pide

y todos esperan que alguien ame.

No puedo bañar mi rostro ensangrentado....

No es que esté sufriendo,

soy ceniza llegada del fuego.

Esta es una carta para pensar,

es un poema para llevarte a mi historia.

El amor con una mirada lo roba todo...,

lo atrapa todo con una fuerza irremediable.

Por qué estallo al saber que te amo,

y quisiera encontrar las razones por las cuales

te quiero.

Estoy en comparación con todo,

con tu pasado y tu presente.

Estás en cada palabra que sale de mi corazón.

 

La madrugada

15 enero 1994

Cada día una palabra, una sonrisa,

cada mañana una mirada, una caricia.

Un mundo entero para ti,

tú lo cuidas y en él vivo yo.

Se amarte, se besarte,

se llorar cuando lloras tú.

Eres melancolía,

fuego que enciende cuando yo apago.

Transcurren horas de insomnios,

te veo, te presiento.

Te tengo cada tarde y cada noche;

me falta un lugar por recorrer:

la madrugada.

 

Carta para ti

20 abril 2002

Tengo deseos de abrazarte

y contarte todo aquel amor

que no pude darte.

Estos deseos inmensos

me arrancan uno por uno

los latidos del corazón.

Si pudiera verte...,

Al perderte cayó sobre mí

el más gigante paso.

 

Como vivir sin tocarte

25 junio 2007

Amor:

Si pudiera sentir tu placer sin tocarte

estaría quieto eternamente.

Si mi voz fuera suficiente para estremecerte

mis manos no buscarían las tuyas.

Si mis ojos al mirarte te excitaran

no tendría que encontrar tu desnudez.

Si mi cuerpo en un abrazo complaciera al tuyo

no insistiría en hacerte el amor.

 

Oda a luz

Del Caballero de la luz

15 de Agosto 2013

Mariposa mía, fragancia de luz,

he venido a ti con el corazón

agitado y la mirada fría,

soy el riel para tus encantos

y la montaña para las uñas

de tus dedos, no tengo cosa

más bonita que unas

mejillas olorosas como las tuyas.

Eres mi fiesta, mi abanico de

pasiones, una por una

tus caderas se ensanchan

y me pierdo, sonrío por mil

veces hacerte el amor;

igual que el día aquel

cuando te conocí es el

día de hoy que no dejo de soñarte,

estoy atado a ti

como la tarde a la mañana.

Llevo meses contemplando tu

hermosura, me entrego, me excito

cuando recibo una caricia

tuya que con dulzura

me entregas, cuando tus ojos

de mirarme se convierten en

una cascada.

Que puedo decir ahora

Luz, mi Luz, Rosa del poeta,

del caballero de la luz

Flor del mes de Junio,

soy tu tulipán, tu marinero,

tu guardián en el amor y en el sosiego,

ven a mí, a calmar mis

ciudades, y mi cuerpo.

Ven que una sonrisa tuya

vale por mil besos.

Mariposa mía, muévete hacia mí,

estoy esperando tu cuerpo

sobre el mío, hagamos esta noche

otra noche, multipliquemos las

razones del tiempo para amarnos,

siempre tuyo, loco, por ver en la

luz tus colores, tus peldaños,

por dejar en las paredes tu nombre.

Princesa, mi princesa,

mi delirio, mi ansiedad,

mi tristeza, mi nostalgia,

comparo cada cosa de tu cuerpo

con los detalles del universo,

estás aquí, me elegiste,

quién soy yo para cambiarte,

quién soy yo para encontrar

explicación en el amor,

canto por ti, pregunto por tus

ojos, te quiero siempre mía,

siempre para hacerte mujer.

Luz, mi Luz,

Rosa del poeta,

mi destino es buscarte

cada vez que sienta

en mi pecho la soledad,

amarte es mi afán,

vuélvete sangre que pasa

por mis venas,

dolor para mis heridas,

sentir para mi corazón.

Te quiero siempre mía,

cañada, uva, fresa,

pedacito de pezón,

relieve sobre la tierra

que dibuja mi mano,

te quiero para que nadie

te quiera como yo.

Perla, mi perla, te regalo

todo el tiempo del mundo,

la galaxia que visita

nuestra cama,

sumérgete en mi pecho,

desnúdame, desnúdate,

hagamos el amor.

 

El amor me lleva hasta ti

Versos en prosa, frescos y jugosos, para mi amada...

El amor me lleva hasta ti, la madrugada está fría y pienso en ti,
respiro tu olor entre las sábanas y dejo que el roce de tus labios
se confunda con mi beso.

Te beso, te acaricio, dibujo tu mejilla entre los árboles

y el silencio.

No hago otra cosa que sumergirme entre tus piernas,

tus caderas se estremecen y un suspiro mío se pierde en tus senos.

Siento el tictac de tu corazón palpitar con el mío cuando

tu cuerpo se pierde en mi cuerpo.

Te digo las mejores frases y los mejores poemas para que tu mente

viaje fresca de nuevo hacia mí.

Yo te amo y este amor me hace convertir una espina en una rosa,

una piedra en una montaña y una ciudad en el universo.

Me entrego, salgo de mi mismo y como la lluvia mojo tu espalda,

una y otra vez miro tus muslos estremecerse de anhelos,

tu vientre está fresco como una uva que llevo a mi boca.

Te repito, me muero, me muero y volvemos a entregarnos

intensamente en otra pasión.

Rosa de mi rosal principal, tú eres el amanecer de mis mejores días,

el viento que pasa lento por mi pecho dejando una huella

para toda la vida, la muchacha que ha dibujado en mi destino

el tiempo y no me ha dejado tiempo para nadie más,

la luz que se esconde en lo más profundo de las entrañas y

va quemando con dulzura el alma, el amor más reservado que he

encontrado y se ha mostrado solo a mis secretos.

El amor me lleva hasta ti, después de entender el pesar de tus manos,

la fuerza de tus ideas y el valor de tu corazón.

Soy tu mayor romántico y mi poesía como una hoja

seca va a parar en tu fuente.

Llevo el camino por el prado alegre y la vida diera cada vez

que estés frente a mí.

Todo quisiera pedir: que tus brazos como una ola terminen

en mí orilla, que tu cuerpo como la hierba prenda en mi cañada,

que tu pensamiento como un lucero brille para mí,

que tu alma como una rosa se deje cortar las espinas y tú,

fundamentalmente tú seas mía para siempre.

 

Me refugio en tus brazos

Versos en prosa, frescos y jugosos, para mi amada...

Me refugio en tus brazos, en tu cintura que me lleva a los

placeres más inciertos, la luna que conmigo juega sabe de hecho

que no hago otra cosa que soñar contigo, en tus brazos con sabor

a herida, porque nada cura este dolor, esta nostalgia que

día a día quema mis entrañas.

Es la soledad la que me abraza por ti, la que me consuela

cada noche pesada, la que llora conmigo y este llanto es puro

como el clavel de una flor.

Refúgiate conmigo, ven a probar el sabor a fresa en mis labios,

tráeme la soledad por un segundo, el resto del tiempo la quiero pasar

contigo inventando arquetipos.

Tráeme la estrella dorada que dejé en tu cuerpo,

quiero plantar en tu espalda las margaritas más disímiles,

soy tu gavilán tu eres mi paloma, contigo iré a inventar el misterio

del amor torrente, el dolor que pasa leve por el alma y se escapa,

para así volver a entregarnos en un verso.

Mírame, renuncia al día y a la noche, no importa el siglo que

estemos inmersos en la lluvia, no importa la luz que pase y

se pierda en nuestros ojos, no importa el camino por el que

crucemos, solos tú y yo como la raíz y la planta.

Así me voy sumergiendo en una lágrima tuya que

vibra en mi mano, en una lágrima que termina en la mía.

Te quiero, te quiero, vuélvete a mí, entrégame tus ciudades

y tu crisol, soy tuyo desde que la melancolía perdió sus costados,

desde que alguien pulió el alma desordenada, desde que nació

el primer beso y la primera mirada.

 

Al salir de unas luces oscuras

Al salir de unas luces oscuras,

mi corazón creó unas barreras,

entre el dolor y el sosiego.

Múltiples amores

que en el largo camino de mi vida

aparecieron.

Me lancé, crucé, y amé sin la medida

correcta.

Fui más allá de la melancolía

para sumergirme en unos brazos

cerrados,

una boca fría y una ciudad

desmoronada.

Un tiempo después cambió el color

de mis ojos, la matriz de mi encanto;

porque encontré añoranza en un corazón

distinto, unos brazos abiertos,

una boca ardiente y una ciudad

fortificada.

Hoy puedo decir que el amor es la intensa

luz que se esconde en el alma de cada cual,

y hay que hacerlo brillar en el ser que

adoramos.

Por un momento salgo de la pasión general,

para comunicar que la melancolía es mi mayor

sentimiento.

Mi poesía es un largo atardecer que termina

en las manos que idolatro.

Entro en unas luces claras entre el dolor

y el sosiego:

mi corazón se resume en el amor que he

encontrado.

 


 

Actividades Recientes

Novedades de usuarios destacados

¿Quieres ser un usuario destacado?
friends
Hace 303 días
friends
Hace 487 días
profile
Hace 492 días

Concurso de Poemas Temáticos 'Red Social de Poesía'