Soypoeta.com

Información cultural especializada en poesía. Red Social de Poesía

Inicio Noticias Entrevistamos a María José Cortés y José María Carnero Montesinos con motivo de la presentación de su obra poética “Ahora”.
FacebookTwitterLinkedinRSS Feed

Martes, 31 Enero 2017

Entrevistamos a María José Cortés y José María Carnero Montesinos con motivo de la presentación de su obra poética “Ahora”.

Entrevistamos a María José Cortés y José María Carnero Montesinos con motivo de la presentación de su obra poética “Ahora”.

Entrevistamos a María José Cortés y José María Carnero Montesinos con motivo de la presentación de su obra poética “Ahora” (Cuadernos del Laberinto). La presentación se realizará el miércoles 1 febrero de 2017 a las 19:30 horas en la Biblioteca Pública Municipal Eugenio Trías Casa de Fieras (El Retiro), y contará con la intervención de Ana Montojo y Alicia Arés además de los autores.

«Ahora» es una impúdica y hermosísima exhibición del amor de sus protagonistas, que convierte al lector en un vergonzante y envidioso voyeur y por un rato le incita a creerse ellos, a ocupar esas sábanas, a interponerse entre ellos en el banco de ese parque. Pero al cerrar el libro comprende que todo ha sido un sueño, que ese amor hecho poesía es solo de ellos, de esos dos nombres —José María, María José— que se confunden y entrelazan hasta ser el mismo, de estos dos poetas enamorados que no pueden ni quieren esconder su amor, sino que lo proclaman orgullosos y enfebrecidos, porque saben muy bien que su momento es Ahora.

Soypoeta.com ha tenido la oportunidad de entrevistarles para que, de primera mano, sean los propios autores quienes nos expliquen qué significa en sus vidas la poesía y cómo se da dado vida a un libro tan original y destacable como “Ahora”.


-Llega a las librerías “Ahora”, un poemario de temática profundamente amorosa escrito a dos manos. ¿Cómo fue el proceso de escritura y creación?

En principio no hubo la menor intencionalidad de creación literaria. Se trataba simplemente de un “carteo”, producido día a día entre dos personas fuertemente atraídas por dos grandes motivaciones: la mutua admiración y el amor. Sería en el trascurso de aquella correspondencia –cuando apenas habían trascurrido siete meses– que nos percatamos de la posibilidad de este poemario, y decidimos que podía convertirse en libro. Es entonces cuando aparecen las premoniciones en la obra de ensayo escrita ocho años antes por José María Carnero. A partir de ahí, y tras un proceso de revisión más exhaustivo por ambos autores, José María decide montar la primera maqueta. El título, “AHORA”, se debe a María José.

-Ambos son poetas reconocidos que se enamoraron, aproximadamente hace un año, y decidieron unir su voz artística. ¿Cómo refuerza el ímpetu poético el hecho de poder compartir todo el proceso creativo?

No hay motivación más fuerte para un artista que el acicate de la creación. Cuando ésta viene de la mano de una intención compartida, todo parece ser posible, porque surge y se desarrolla en un mundo donde no hay límites para la libertad, donde los sentimientos vuelan en un continuo intercambio de sensaciones. Pero obsérvese que hablamos de intención, no de emoción. Una emoción puede durar décimas de segundo, y luego evanescerse. Cuando el amor se sustente en el día a día, esa emoción se trasforma en intención. Si no hubiese existido la intención de aquel amor por medio, –un amor de verdad e imparable– jamás ninguno de los dos hubiésemos osado entrar en una temática tan difícil y compleja, con el riesgo que entraña caer en los tópicos, de la poesía amorosa. 

-Llama la atención el juego de sus nombres: José María y María José. Incluso en eso estaban predestinados. ¿Qué más casualidades poéticas se dan en su unión?

No creemos en las casualidades, y menos en el campo de los sentimientos entre dos personas tan cerebrales como nosotros. Por otra parte, deberán reconocer que cuando nuestros progenitores nos inscribieron no estuvieron precisamente ni muy finos ni originales, pues tanto María José, como José María son nombres bastante corrientes y generalizados en una cierta época durante las décadas de los cuarenta y setenta del pasado siglo. Por otra parte somos más dados a las causalidades que a las casualidades, A demás, en poesía no existen las casualidades… al menos en la nuestra.

-En “Ahora” nos encontramos, como dice Ana Montojo en el prólogo, con que el amor se hace palabra, se hace verso, se hace poema. ¿El amor y la poesía se retroalimentan?

Por supuesto, todo sentimiento se retroalimenta, desde el amor al odio. Pero convendría dejar claro un concepto: no es la poesía la que retroalimenta la emoción, sea la que sea, porque la poesía es un acto de creación que utiliza el medio más común, y sin embargo el más complicado: la palabra. La poesía es muy cerebral. Es el producto de una introspección, que genera un proceso mental muy intenso, que requiere el conocimiento de recursos métricos, rítmicos, y retóricos.
No todos los enamorados son capaces de expresar su amor a través de la poesía. Si el amor fuese el generador de poesía… estaríamos arreglados… ¡la cantidad de cursiladas que habría que escuchar!

-¿Cómo viven la poesía día a día, en su vida cotidiana?

Pues… como diría aquél que se comió un ternero él sólo… paneando. La obra poética se construye miguita a miguita, porque es así como nos viene al alma, de vez en cuando.
Esto que parece una simpleza, cuando no una enorme falta de respeto hacia las musas, y el noble arte de la lírica, no es más que una obviedad. Uno no se levanta todos los días agarrado a la lira, diciéndose a sí mismo “poeta”. María José y José María… es decir, nosotros, somos dos seres humanos comunes y corrientes que, de vez en cuando, escribimos. Y si somos poetas… lo somos por la Gracia de Dios… ya se sabe… sólo en esos momentos mágicos donde la creación se posa en nuestras manos
La condición del artista es algo que se lleva dentro, sin saber muy bien cuando ni en qué momento se te metió en el alma. En los demás aspectos, ser pintor, escritor, poeta… o ensayista viene a ser muy parecido al ejercicio de cualquier profesión. De manera que espero que ser poeta, o ingeniero de minas, no obligue a nadie a ejercer desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la madrugada… ¡sería un coñazo!

Llega la tarde y con ella la promesa

de tu mirada vigía sobre el viento

de tus manos de artista siguiendo el camino de mis venas

de tu paso abrazado a mis tobillos.

Llega la tarde y con ella la promesa

de unos párpados verdes lamiendo nuestros versos

de un roce de tenuidad en mi cintura

de tus labios cuna de los míos.

Llega la noche y con ella

una despedida que es encuentro

un sueño futuro que ya ha sido

un deletrearte lento sobre la nuca de mi almohada.

María José Cortés

 

 

 

La palabra me tiembla desde el alma...

cuando apenas tu nombre entre mis labios

revolotea en mi mente

y la desnuda.

Entonces, mi palabra es... sólo eso...

la cálida caricia de esas manos...

una chispa de luz, allá, en tus ojos...

la cadencia de tu voz...

A veces es... complicidad...

promesa, ansia del ser,

aunque el amargor de la tristeza

enrede entre sus zarzas

los afanes... los ensueños... la esperanza.

Mi palabra es esa lágrima... o, tal vez

el quejido de un tiempo reencontrado

en los albañales del olvido,

cuando todo parecía ya... pasado

y mi vida zanjaba sus anhelos

sin saber que es Ahora tu palabra...

la luz de un tiempo nuevo entre mis labios

que repite tu nombre

siempre... Ahora... dormida entre mis brazos.

José María Carnero

Categoría

Poesía, Actualidad
5.0/5 rating (1 votos)

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro