Inicio Noticias Iván González: "Ahora quieren que el poeta sea una especie de pangolín útil al sistema"
FacebookTwitterLinkedinRSS Feed

Miércoles, 22 Abril 2020

Iván González: "Ahora quieren que el poeta sea una especie de pangolín útil al sistema"

Iván González:

Entrevista al poeta español Iván González, reciente ganador del I Premio Internacional ETC El Toro Celeste de Poesía 2019, con el poemario “Algas de un mar aéreo”.

1: ¿No es muy normal ganar un premio de poesía en el que te publican 3000 ejemplares y te traducen al chino y al inglés, no?

(Risas) Absolutamente atípico, como el propio hecho poético. Un lujo asiático, vaya. Por cierto, el lujo no tiene nada que ver con lo que hoy en día entendemos como tal: coches caros, casas grandes o smartphones de última generación. El poeta sabe más del lujo que quien busca rodearse de cosas brillantes y costosas.

2: ¿De veras?

Claro, el poeta mira detrás de las cosas, y eso es un lujo.

3: No me ha convencido...

No pretendo hacerlo. La persuasión y la arenga son válidas en la prosa, en el ensayo. En la poesía solo funciona la seducción y el misterio.

4: ¿El poeta es un ser especial?

Hay tantas clases de poetas como... fontaneros. El poeta de hecho es un fontanero de la palabra.

5: ¿Cree que la poesía tiene alguna función transformadora del mundo?

Eso creían los poetas sociales de los años 50 en España: Blas de Otero, Celaya... Yo veo a la Poesía más bien como un camino insobornable de pulimiento del lenguaje y de tanteo de lo sagrado.

6: Veo que se ha puesto tan estupendo como el Max Estrella de "Luces de bohemia"...

(Risas) Suele pasarme a estas alturas de la entrevista.

7: Usted ha escrito mucha prosa, ¿por qué ahora la Poesía?

Supongo que me hice mayor.

8: Me está diciendo que la prosa es para adolescentes.

Baudelaire me libre. Lo que pasa es que hago el camino contrario al de muchos poetas, que sueñan con ser novelistas de mayores. Yo de mayor sueño con ser poeta.

9: Bueno, con un poemario que tuvo éxito en el 2014 y este premio ya se puede decir que es poeta, ¿no?

Como dicen los gringos: work in progress... En realidad, la búsqueda de la Poesía ––a menudo se busca, tanto en verso como en prosa, pero no se encuentra–– ya estuvo en mi obra desde el primer párrafo de "Otras alas", mi primer libro: "Quise ser, al menos una vez, lo que mis padres anhelaban cuando corría a recoger los balones que una avioneta arrojaba en la costa. Pero dice un proverbio japonés que el ausente se marcha cada día".

10: ¿Se considera usted un ser ausente?

La ausencia es imprescindible para tratar de escribir una obra medianamente seria. La gente suele pedir presencia pero para el poeta es básica su ración diaria de ausencia.

11: ¿Pero no era Hemingway el que decía que el escritor debe mezclarse estrechamente con la vida?

Hemingway, al que por cierto he leído bastante de adolescente, era un escritor muy disciplinado que absorbía como una esponja cada experiencia. En el fondo él no escribía para vivir sino que vivía para escribir. Fíjese que solo bebía por las noches, cuando había dejado el folio listo para el día siguiente.

12: Leí por ahí que usted no se considera un poeta bohemio, ¿no son la bohemia y la poesía dos términos indisolubles?

En absoluto. Mire, Pessoa, Kavafis o Eliot. Vidas absolutamente funcionariales. Ni bebo alcohol ni fumo ni me gusta trasnochar por antros. Tampoco guardo absenta en los cajones del escritorio. Si me encontrase el hada verde en el pasillo de madrugada no pensaría que es una musa; llamaría a los Cazafantasmas.

13: ¿De verdad que no hay acaso en todo poeta un bohemio?

Esa es la imagen que nos ha legado la tradición romántica. Hoy en día todavía se ve en esos poemarios que el crítico Martín Rodríguez Gaona denomina tardoadolescente. Una poesía que, por cierto, tiene un enorme éxito de ventas y el mérito de haber acercado a mucha gente que nunca leía a la Poesía. En ella siempre aparecen jóvenes escribiendo una especie de diario en verso de fogata de campamento que enjugan sus penas cerrando bares cuyo órgano cardiaco está herido de desamor.

14: ¿El poeta es un filósofo?

Uf, con la poesía filosófica me pasa un poco como con la poesía social. Demasiada abstracción, demasiado análisis... me ocurre, por ejemplo, cuando leo a excelentes poetas como Roberto Juarroz, Chantal Maillard o Hugo Mujica, que no me llegan a las entrañas. Prefiero una poesía más carnal y sensual, más narrativa, aunque sacrifique un poco su taumaturgia léxica, como la de Joan Margarit o José María Álvarez. Yo no soy un poeta filósofo, y muchos otros poetas tampoco lo son. Creo que el filósofo es filósofo y no poeta, lo que pasa es que hay algunos poetas, como esos tres que le cité antes, que además son filósofos, y eso se nota en su obra.

15: La poesía es necesaria...

Completamente prescindible, por eso es un lujo.

16: Entonces, ¿por qué usted no puede prescindir de ella?

Porque me parece la manera más sagrada de trascender el lenguaje ancilar, la más elaborada de juguetear con la palabra.

17: Le gusta jugar, ¿se considera todavía un niño?

No se puede dejar de serlo si se es poeta.

18: ¿Dónde reside la poesía?

La Poesía es escurridiza como un espectro. Yo, como casi todo el mundo, casi nunca la encuentro. Estamos acostumbrados a vivir en párrafos en prosa. Yo creo que existe fuera del poeta, como la luz bajo la puerta de la habitación oscura. Hay que aprender a encontrarla tras esa rendija. El poeta no es más que el niño que no puede dormirse porque sabe que tras esa ceja en la negrura habita una casa encendida.

19: Dice que no le gustan mucho los bares...

Hombre, soy español, si afirmara rotundamente eso perdería mi nacionalidad. Claro que los he frecuentado, sobretodo hace años, pero si le digo la verdad prefiero pasear por la vereda de un río.

20: Mejor el murmullo del agua que la música...

Y el silencio que la música también.

21: Bueno, en eso sí se parece a Hugo Mujica.

Y en mi aprecio a los monasterios.

22: ¿Dónde están los rayos, la luna llena o ver amanecer?

Acabemos con esto: yo, donde me siento más cómodo, es en la mesa de mi despacho trabajando, que es un lugar predecible y notarial. No suelo perseguir agentes de la KGB en puentes brumosos sino más bien biberones de mi hijo rodando por el suelo. Luego levanto registro de todo lo mínimo que vivo para tratar de destilarlo en el alambique de mi soledad, tratando de rozar, aunque sea de lejos, veladamente, eso que llamamos la Poesía. Eso es todo.

23: ¿Pero no se presupone una sensibilidad especial al artista?

No confundamos la sensibilidad artística con la empatía y el altruismo. Yo ahora encuentro esa musa en la cotidianidad. Pregúnteselo a Neruda o a Picasso. A menudo se requiere que todo artista, además de serlo, parezca ejemplar. Ya no se toleran creadores a contracorriente de los valores imperantes. Al artista actual se le exige que aparte de escribir, pintar o componer, apoye causas humanitarias en países exóticos, done dinero a minorías o tenga compromiso claro con las causas defendidas por los lobbies mediáticos o políticos que lo promueven. Debe ser una especie de pangolín útil al sistema. En realidad, muchos grandes poetas del pasado han sido asesinos, maltratadores, pederastas o totalitarios políticamente. Ahora se retirarían sus obras y ningún mass media los promocionaría. Los actuales gremios culturales endogámicos al servicio de la agenda global solo buscan poetas, pintores y tenores de izquierdas ––palabra comodín ya vacua de sentido––, concienciados con la defensa del caniche africano, por decir algo. Ya no sería posible un Ezra Pound o un D´Annunzio. Solo podrían trabajar en Telepizza.

24: Hablando de pangolines, ¿no me dirá que no cree que son los responsables de este coronavirus global?

Ni los pangolines ni los murciélagos. Creo que los responsables son más bien bípedos con amplios e insidiosos intereses económicos en mi país ––donde el impacto ha sido duro–– y en algunos otros. En otra época los malos estaban perfectamente identificados. Se les capturaba y se les ajusticiaba. Ahora son difusos, sonríen en la tele, apoyan las grandes causas y tras las crisis provocadas por ellos mismos acaban comprando las naciones a precio de saldo.

25: ¿ Qué es la poesía para usted?

Suelo escribir la palabra Poesía en mayúsculas porque creo que es algo así como la transmutación de los metales pesados de la vida en el oro noble de la belleza.

 

NOTA BIOGRÁFICA DE IVÁN GONZÁLEZ

Iván González es un escritor español nacido en Madrid en 1975. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Ha publicado el libro Otras alas (Ed. Nostrum, 2005); la novela Música de un naufragio (Ed. Círculo Rojo, 2011), finalista del PREMIO ONUBA de novela 2010; el poemario Silencio del mundo roto (Ed. Renacimiento, 2014), con el que participó como firmante en la Feria del Libro de Madrid 2014, y que recibió críticas muy positivas de autores tan prestigiosos como Luis Alberto de Cuenca o Fernando Sánchez Dragó; y en formato digital la novela negra Abrazar un zapato vacío, que quedó finalista del PREMIO CIUDAD DE BARBASTRO DE NOVELA CORTA 2009. Ha publicado la novela GIGOLÓ EN RIAD con la editorial Funambulista, escrita en coautoría y bajo el pseudónimo de Yago Capablanca e inspirada en hechos reales, que ha presentado en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (México) 2019.

Ha ganado el I CERTAMEN INTERNACIONAL DE POESÍA ETC EL TORO CELESTE 2019 con el poemario Algas de un mar aéreo del que saldrá una tirada de 3000 ejemplares y será traducido al inglés y al chino.

Toda la obra literaria de Iván González, incluida la prosa, como ha sido remarcado por la crítica, se caracteriza por su carácter marcadamente poético.

En su oficio como periodista ha recorrido más de setenta países en cuatro continentes, así como ha entrevistado a diversas personalidades del mundo de la cultura como el premio Nobel de Literatura José Saramago, José Luis de Vilallonga, o Manuel Vicent entre otros. Su trabajo periodístico destaca por su mirada literaria hacia gentes y paisajes y sus agudas reflexiones sobre la actualidad como crítico de cine y de literatura o columnista de opinión.

Viajero incurable. Lleva años recopilando crónicas viajeras. Ha vivido en ciudades tan dispares como La Haya, Londres, Miami, Madrid, Ciudad de México o París.

Categoría

Poesía, Actualidad, Premios
5.0/5 rating (2 votos)

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro