Red Social de Poesía
Un servicio de...
Soypoeta.com

Novedades de usuarios destacados

¿Quieres ser un usuario destacado?
friends
Hace 362 días
friends
Hace 546 días
profile
Hace 551 días

Concurso de Poemas Temáticos 'Red Social de Poesía'

Opción de grupo

Administradores

Al bums de Fotos

Vídeos

Amancio Prada: 03:30
216 vistas
2014-02-15 22:36:17
Videopoema, 25 de julio de 2012 01:13
223 vistas
2013-12-24 15:52:15

Eventos

No hay eventos creados.
Poesía Libertaria
Información sobre el Grupo
Categoría:
Nombre:
Poesía Libertaria
Creado el:
Martes 24 de Diciembre de 2013
Mantenido por:
Votos:

Descripción

El poeta debe ser utópico, luchar con su poesía por la libertad y la igualdad, alejarse del mercantilismo y hacer hincapié en valores como el autoabastecimiento frente al omnipresente poder de los mercados.
Como el mito de Prometeo, debe intentar devolver a los humanos la posibilidad de guiar sus vidas, cortando sus ataduras.

Noticias

No hay noticias todavía.

Discusión

La poesía sale como la lava de un volcán, candente, disparada a nuestra mente. O sale como la abertura de un pétalo en el despertar de un día primaveral. O, puede salir de la fría matemática de las letras???
Última respuesta de Gabriel Hernandez el Miércoles 15 de Junio de 2016
¡¡Uy!!... Creo que me he equivocado al poner el poema aquí. Lo siento. Hola, soy nuevo por aquí. Saludos
Última respuesta de Gabriel Hernandez el Lunes 13 de Junio de 2016

El Muro

Paco Ballesteros

La justicia
Don preciado
nunca conseguido

Sueño quimérico
que unos dedos
rozaron con fervor

La justicia
sueño que nos une
pesadilla que los lastra

El sueño de la justicia
hace a los pueblos andar
y pesa a los justicieros.

P@CO 2017
22/04/17
00:43:00
Viernes 21 de Abril de 2017 22:32
 
Paco Ballesteros
A través de la ventana

A través de la ventana
observan lo que observamos
ruinas de nuestros sueños
aquellos casi vividos
convertidos ya en lejanos
paraísos que algún día
comieron de nuestra mano.

A través de la ventana
ni los anhelos son libres
en este mundo irreal
los mismos buitres de siempre
siguen rapiñando ahora
todo lo que ponga en riesgo
su miserable impunidad.

P@CO 2017
25/03/17
20:47:00
Sábado 25 de Marzo de 2017 20:46
 
Paco Ballesteros
Camino a la gloria
la única que existe
y reside en la memoria
partió un 20 de noviembre
el más insigne de los próceres
que luchó y murió en cabeza
sin dios ni patria ni rey
de una legión de esclavos
sin palios banderas ni calesas
su entierro laico y gigantesco
aun retumba en las calles
de la capital del reino
¡Salud Buenaventura Durruti!
único héroe verdadero
de este sucio mundo moderno.
P@CO 2016
20/11/16
11:37:00
Domingo 20 de Noviembre de 2016 11:19
 
Debora pol Rodriguez
Redada:

Con sus coces de acero llamaron a la puerta.
Desde el otro lado de la casa,
Un niño llora desgarrando su garganta
en un millón de diminutas campanas.
Y un manojo de estorninos de cristal
fluyeron de sus lágrimas.
Las ancianas en el comedor van tejiendo las angustias
con afiladas manecillas de reloj.
En la habitación solloza una adolescente
con el corazón entre las manos.
Y un silencio de plomo resonó entre las paredes muertas,

Con sus coces de acero atravesaron la piel de la madera,
Y como bestias negras entraron
Rompiendo los jarrones y las macetas.
Mordieron con sus dientes de caucho
la frente del perro que ladra con amapolas en la boca.
a su paso fueron dejando huellas de negra muerte
y corazones deshojados.
En un rincón oscuro,se vuelve estatua viva el niño.
Congelado por sus lágrimas.
Al ver como su hermana dejaba de ser niña
Y se convertía en una mariposa ensangrentada.
El niño con la palma de su mano limpiaba
los restos de la angustia que dejo su hermana
sobre la blanca sabana.
Las seis bestias reían mientras lamían
con sus lenguas de acero
el vientre de la doncella deshonrada.

Seis bestias entraron,en la habitación donde se ahoga el llanto.
Y con sus duras astas negras atravesaron las paredes
donde se ocultan corazones, cuyos latidos suenan
como tambores de ceniza en un pecho calcinado.
Seis bestias que arañaron con sus uñas de metal,
Las entrañas del perro que ladraba con amapolas en su boca.
Y que ahora guarda en su garganta,
el duro espino de la muerte clavado en sus encías.
Seis bestias,que fueron seis hombres todos con charol negro.
Todos con martillos de fuego,golpeando los cráneos
y las sienes de los viejos.

En la oscura cocina. Iluminada tan solo
por el reflejo temeroso de la luna a través de las rendijas.
la mitad de las mujeres rezan plegarias
a un rosario de secas lágrimas.
Un rosario cuya cruz son dos gotas de sangre entrelazadas.
Y cuyo cristo llevas por clavos,
Las yuntas de los bueyes y los aperos de labranza.
Mientras las otras seguían tejiendo sus angustias,
con las afiladas manecillas del reloj.
De aquel reloj que fue testigo mudo
de la quema de poemas.
De la sangre goteando por la bandera.
Y del retrato de Azaña que agonizaba en el suelo
con la frente perforada.

En medio del silencio seis campanadas sonaron.
Como seis gritos enquistados.
Y las bestias del asta negra salieron de la casa
dejando su huella de caliente plomo
marcada sobre el suelo de terrazo.
Marcada sobre la piel,y sobre los huesos.
Sobre las blancas paredes,y sobre el pozo blanco.
Y un rastro de sangre fluyendo por las escaleras que daban al patio.
Seis fueron las bestias que entraron a desuello.
Seis los fueron los muertos.
Y seis las campanas de sangre que sonaron
aquel instante funesto.
En el que miedo con sus coces de acero
llamo por primera vez a la puerta,
Y el tiempo se ahogo en su propio silencio.
Martes 06 de Septiembre de 2016 17:55
 
Debora pol Rodriguez
Poema de un combatiente del Ebro a su hijo:

Hijo mio. Tus ojos no vieron,
las bestias de acero,
dando coces contra las mandíbulas de los niños.
Ni la lluvia de azufre,
cayendo a plomo sobre los campos.
Como tábanos enfurecidos.

Pero mis ojos cansados de haber estado
tres años despiertos.
Vieron el rostro de la muerte oculto tras su esbozo negro.
Y a las escuadras de la oscura sombra,
cercenar pupilas con espadas afiladas por el miedo.
A las sombras caminantes con sus botas de charol
dejar sus huella sobre los muertos
Y a los casquillos de las balas morder
la nuca de los poetas y de los obreros.

Tus manos hijo mio.
jamas se mancharan con el barro
ni con la sangre. Ni tendrán las uñas levantadas
de arañar la piel de la miseria.
Que oculta debajo un esqueleto de una mula
y un burro putrefacto.
Por que tus manos están limpias.
Limpias de haber sido lavadas en el caño puro de tu infancia

Las mías sin embargo han enterrado miles de muertos
en el cementerio del olvido.
Y son dos palomas disecadas con el pecho atravesado
por los clavos que antaño rompieron,
la piel de la mano de Jesucristo.

Ríe,Sangre de mi sangre.
Ríe mostrando al mundo la mariposa blanca
que anida entre tus dientes.
Ríe. Con carcajadas que rompan el aire.
Ríe. Con mil cascabeles de alegría.
Con mil ruiseñores dentro de tus encías.
Que tu alegría me da alas. Me hace tocar el cielo.
Mi corazón lleno de arena late,
Con la fuerza con la que aletea el colibrí de tu pecho.

Porque tú eres la libertad. La libertad del pueblo.
Mirlo blanco de espuma.Caballito de vapor
atravesando al galope las extensas praderas del tiempo.
Ríe ¡hijo mio! Por que has nacido
sin el yugo que te impida levantar la vista hacia el cielo.
Libre de grilletes y de cadenas.
Libre y con la mirada puesta en el futuro.
Un futuro que se divisa incierto, Pero que esta lejos.
Muy lejos de la guadaña de la muerte.
Y de su manto negro.

Antes de morir hijo mio.
Gritare tu nombre con toda la fuerza de mi alma.
Para que todos sepan que morí con tu recuerdo
entre mis labios. Labios que son dos lirios ensangrentados.
que se marchitan y se consumen,
en medio de un campo de batalla donde mi cuerpo
sera devorado lentamente por las hormigas caníbales del silencio,
Hasta que de mi no quede...
Mas que un eco lejano entre los muros del viento.
Viernes 02 de Septiembre de 2016 22:23
 
Debora pol Rodriguez
Testamento:
Quiero por voluntad propia
llevar los ojos vendados,ante el pelotón de la negra angustia.
Tener mis manos atadas, con la cadena de mis libertades.
Y mi sentir siendo un pájaro cantor fuera de mi pecho.
Quiero escribir con mi sangre un poema en las ramas de los arboles.
Y dejar mis huellas sobre un camino
de corazones que laten,con ritmos de campanas roncas.
Quiero alzar mi voz entre los muros
perforados por los puñetazos metálicos de las balas.
Desgarrar mi garganta en un canto amargo de violencia.
Y cortar con mis lagrimas,la fina piel de los montes.
En cuyas entrañas se ocultan los muertos,
con números de ceniza marcados sobre la frente.
Quiero hacer un testamento de sonrisa y esperanzas.
Y firmarlo con la ultima gota de mi sangre
Sobre este cerro en donde destrozare mi cuerpo,
En una lucha de rosas y martillos.
Donde caminare ciega por los senderos del llanto
Mientras afiladas bayonetas acarician los lunares de mi espalda.
Y en donde mis huesos,
se abrirán como pétalos de camelias ocultas bajo la nieve.

Quiero por voluntad propia. Y ante la muerte misma como testigo.
Que mi nombre propio no signifique nada.
Que mi nombre sea cambiado por el de todos los muertos de España.
Por el de todos los desaparecidos en el laberinto de las pieles.
Y por el de los que se ahogaron en un mar de sangre.
Porque yo...No soy mas que una voz perdida,Entre miles de voces.
Una voz que añora un mañana ya escrito.
Pero que se divisa difuso. En la lejanía del tiempo y de la historia.
Una voz que oculta en su propio eco
La palabra libertad. Como un un ruiseñor entre los dientes.
Ruiseñor.Todo manchado de alquitrán y sangre.
Ruiseñor.Que ya no canta con un cascabel de fina lluvia.
Sino con sonidos roncos de metralla,
Quiero que el pelotón apunte directamente a mi boca.
Y a mi pluma de poeta.
Pues sera la única forma de matarme.
Pues de mi corazón herido saldrá...Uno mas. Y dos....Y tres.
Y yo muerta y cien veces muerta. Recordare el nombre propio de la paloma.
Y el de los hijos que bautice en medio de mis sueños,
con la silaba de los ángeles. Y que ya no tenderé.

Porque yo misma. He decido entregarme voluntariamente
a mis verdugos. Yo misma he decidido ser,
Una brizna de hierba. En un prado de ojos y corazones verdes.
Yo misma...¡Si! yo misma..
Y no quiero ser,ni santa,ni mártir.
Tan solo...un alma libre que rompa la barrera del tiempo con mis latidos.
Un alma que pueda ver un futuro donde,
las manecillas del reloj no recuerden la fatídica hora del llanto.
Aunque para viajar a ese cercano pasado. Y a la vez lejano futuro.
Tenga que comprar un billete con destino 1980 Impreso en una de sus caras.
Cuyo precio de ese billete sea ¡¡Mi vida!!
Viernes 02 de Septiembre de 2016 09:21
 
Debora pol Rodriguez
Poema del fusilado:

Mordida la sien.
Silencio blanco sin astros,
y sin hormigas.
Una pata de paloma convertida en navaja.
Corto la luna en dos mitades.
Una clara. Y otra oscura.
Un gusano de espesa sangre
come pedacitos de tierra.
Ramos de lirios dentro de los ojos.
Uñas de metal clavadas en las costillas
El corazón sobre el pecho.
Y la piel extendida por los montes.
Voces de ceniza gritaron, ocultas en otras voces
Voces que fueron un cantar de gallo moribundo.
y un redoble de tambores..
Acero caliente marcados en los labios.
La lengua arrancada con pinzas de hormiga
Y puesta en lo alto ,de la más alta rama.
El cuerpo amortajado por las lágrimas.
fue enterrado en un cementerio de entrañas y raíces.
Y un fuerte olor pólvora y muerte
extendía su negro manto por el campo,
donde crecen badajos de campana. Y manecilla de relojes.
Luego...todo se volvió silencio de llanto y de plomo.
Un esqueleto con la sien mordida
se retuerce bajo su marfil desnudo
A lo lejos. Muy a lo lejos grita un silencio blanco,
entre una marabunta de hormigas.
Y sobre el suelo solo quedo una pata de paloma
como único testigo del crimen.
¿Los asesinos? Quien quiera que fuesen,
se marcharon del lugar camuflados por la luna oscura,
Dejando por el camino....un rastro de negra muerte.

Martes 28 de Junio de 2016 12:53
 
Gabriel Hernandez
Panecillos de agua dulce
Para labios salaos
Que su llanto se ha secao
Esperando la razón del ahorcao.
Escribir una carta
A los reyes de oriente
O a los ricos de occidente,
Una carta repleta de ilusiones
Y os devolverán, sacas de pena
De lágrimas muertas
Borrachas de hambre
Alcoholizadas en guerra.
Y para vuestros hijos e hijas
Muñecos de barro
Cochecitos de paja
Con un futuro descalzo.
"Desde sus confortables casas
Sacuden unas lágrimas
Sobre el donativo, ya es navidad"
Época de regalar....
Ya es navidad, época de despertar
Estrangulando la miseria
Y el corazón desarropado
De esos y esas ricos y ricas
Codiciosos de la felicidad ajena
¿Qué comes, panecillos de agua dulce?
Miércoles 15 de Junio de 2016 16:22
 
Paco Ballesteros
Renuente al sopor
del sometimiento
a la bruma insondable
del aplastante laisser-faire
se yergue indestructible
la eterna y dura respuesta
que engendra la madre tierra.

Contra la inútil belleza
del fugaz y fatuo lejano lujo
renace la dura y esbelta figura
del cercano esfuerzo del trabajo
frente a maletines y corbatas
icónicas camisetas y alpargatas
la belleza auténtica de lo simple
frente al frío artificio que no sirve.

Se otea en el horizonte
el nuevo tiempo de los pobres
fantasmagóricas clases medias
descubren que se vendieron
a los buitres y a las hienas.

P@CO 2016
28/04/16
13:30:00
Jueves 28 de Abril de 2016 17:16
 
Debora pol Rodriguez
Se te vio caminando: (Llanto por Antonino Machado)

Se te vio caminando. Pero no entre fusiles.
Se te vio caminando encadenado a tu angustia
Arrastrando tú penas por los caminos.
Caminos que se van borrando,
A medida que tú paso avanza por el sendero del llanto.
Cada pisada en la tierra.
Fue dejando en su piel una huella.
Una huella que permaneció eterna.
Y huella, tras huella fuiste escribiendo,
¡Oh profesor de Baeza!
El más triste de los poemas.
Un poema que llora por las paredes de un patio de Sevilla.
Por los campos infinitos de Castilla.
Por las grietas de un Madrid en su agonía.
Y por las llagas de España que supura sangre y arena.
Se te vio caminando llevando la angustia en tu maleta.
Con el corazón enquistado en la garganta.
Con la amargura clavada en los ojos.
Esos ojos que antaño vieron
La belleza del verde extendida por los campos.
Hoy ven el rostro de la amargura.
Y es el rostro de un niño triste.
Un niño de sangre y barro.
En tu pecho tienes clavado el puñal,
El puñal de las lágrimas secas.
Lagrimas que se te quedaron enquistadas
En lo más profundo del alma.
Alma que añora el silencio de Soria.
Y que ahora grita atravesando
la pared de las montañas.
Se te vio caminando con el llanto agarrado al pecho.
Siendo sombra por los caminos.
Caminos que paso a paso se van cerrando,
Como murallas de pequeña muerte.
Caminos donde dejaste gravada tu huella.
Tú huella inmortal sobre la arena.
Que lejos quedo Madrid.
Que lejos los días felices del café.
Que lejos tu amada España.
Tu España Andaluza y Castellana.
Tú patria de cielo azul.
Que lejos quedo la nostalgia.
¡Oh! viejo profesor.
¡Qué lejos quedo tu corazón!

Al final del camino la muerte espera
Tras la puerta de un pequeño hotel.
Un hotel donde el tiempo es una lápida.
Una lápida sobre tu garganta.
Y en una pequeña habitación mirando al techo,
Pensaste por última vez en tu tierra amada.
Luego el fantasma de tu Leonor,
Cerró por última vez tus ojos negros.
Lunes 29 de Febrero de 2016 01:33