Red Social de Poesía
Un servicio de...
Soypoeta.com
Discusión iniciada por Isidoro Cabra Limón, el día 05 Diciembre 11:17
Hace unos días coloqué un video sobre Jose María Hinojosa en el grupo y esto mismo me he hecho repensar una y otra vez si habré actuado en consecuencia con mis valores o no.

Las razones que me llevaron a poner este fueron varias:
La primera este poeta es malagueño, igual que yo( y me refiero al gentilicio).
Al emprender la busqueda de conocer la poesía surrealista, pues yo mismo aunque fuertemente interesado, soy un perfecto igonorante, pensé que sería lo mejor buscar información por los primeros poetas que trajeron esa corriente a su arte y que por ello lo que vino detrás  estaría condicionado e influído por sus orígenes, y me topé con Hinojosa que muy a mi pesar había pertenecido a la ultraderecha y los poderosos del momento. Poniendome en una interrogante. ...

La segunda razón es que la entrevista donde aparecen sus familiares hablando de la vida de Jose Maria está realizada en un sitio emblemático y bastante querido por los malagueños Los baños del Carmen.

La tercera es que ingenuamente podía incitar un poco a la polémica pues para mi la poesía también es  herramienta para expresar el deseo de un mundo mejorado, equitativo y féliz. Es bastante elocuente que su entorno ideológico no lo   reinvidicara porque su arte iba más allá de la creencia política.
Respuestas
Tendrá que ser un miembro de este primer grupo antes de enviar una respuesta.
Raquel Monzó
¡Uy (o "huy" para quien guste con "h")! cuánto tieeeempo...
Domingo 06 de Abril de 2014 17:18
 
Luis  Ezquerra Escudero
Claroscuro

El claroscuro fue duro
y ni siquiera dudó
poco azul, más negro
fue cuna en habitación de silencio.

El azul pintó una silla
y una sola mesita
ejercicio de dura realidad.

El negro la silla oscureció
y la mesita enmudeció
al caer el oscuro y quedar sola la noche.

Lo aburrido dijo hablar
en tonos claroscuros
sin atrever a elevarse con el azul,
fue miedo su negro color.

Lo controvertido quería este día
azul intenso
silla y luciérnaga en la mesita
alumbrando el sí, oscureciendo el no.

El día emergió átono
y despejó el negro
alumbró un clarividente azul
ofreció su vista hasta en la otra mesita
y otra silla resurgió, ave fénix.

La medianoche repudio
el sí del azul y fue otra medianoche
y junto con la otra mesita
y a oscuras fue negra herida.

El sí no supo siquiera recitar
siempre transitando por su vida un desliz,
¿el claroscuro ensillado
y esta mesita azulada?
y su nudo gordiano errado en todo intento.

El no siempre lo aseveró
de haber,
solo hay la negra mesita
la silla de un azul vacía
y esta habitación con claros y de oscuro.

La duda habló
día recelando y medianoche fluctuando
siempre habrá
sombras de azul y negro azul,
pero esta habitación, dudó...
acaso siempre tendrá
pareja de sillas separadas por sus mesitas.

El jamás nunca quiso silla
repudio la alejada mesita
su lado negro
su tono oscuro.

El entonces se calló
y dolida su boca solo repetía
¿por tanto habrán dos sillas
y dos mesitas?,
habitación de azul, otra negra si hay mañana.

El aquí fue transversal
dos amantes atravesados
en una abrumada silla de una habitación
mezcladas dos mesitas,
ella azul y negra ella.

El ahora gritó minuto de angustia
sólo tuvo una cama en claroscuro
y él en una mesita de azul
y él sumergiéndose en negra habitación.

La palabra rompió
el azul de su mirar, su mirada en negro
lo repitió ante alguna silla oblicua
ante alguna mesita de minutos caídos
jamás dos serán uno,
nunca el tiempo se confundirá con él o ella
él azul y negro ella.

El sonido rezongó
hablaré cuando el azul sea negro
y cuando esta silla, aquella mesita
sea indiferente color en una sola habitación
y haga claroscuro en noche de él, negro de ella.

Autor: Luis Ezquerra Escudero.
Sábado 05 de Abril de 2014 20:54
 
Luis  Ezquerra Escudero
Acaso hablar de ideología es sinónimo de política. La ideología es la esencia del hombre. Toda poesía tiene ideología porque la tiene la persona, es consustancial. Los contrasentidos, las contradicciones forman parte del dinamismo de toda ideología.

Así lo pienso.

Saludos.
Sábado 05 de Abril de 2014 20:53
 
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Alguien se ha preguntado que tipo de ideología le imprime a sus poemas, yo lo he hecho con resultados catastróficos...

si catastróficos debo de decir, pero solo para las ideologías, pues me he dado cuenta que la ideología que le imprimo a mi poesía no es igual al de ninguna, más bien es una nueva que pugna por golpear a las viejas y hacerles ver sus errores.

Alguien ha pensado que podemos crear una ideología poética comunitaria?
Lunes 09 de Enero de 2012 10:25
 
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Mejor forma de describirlo no pudiste encontrar Ángel Ele, me ha gustado el poema y mucho, lo estoy digiriendo de manera mental, para lograr descubrir, lo que entre líneas pude este poeta ocultar.
Jueves 01 de Diciembre de 2011 16:02
 
Isidoro Cabra Limón
Hermoso es, hermosamente humilde y confiante, vivificador y profundo,
sentirse bajo el sol, entre los demás, impelido,
llevado, conducido, mezclado, rumorosamente arrastrado.

No es bueno
quedarse en la orilla
como el malecón o como el molusco que quiere calcáreamente imitar a la roca.
Sino que es puro y sereno arrasarse en la dicha
de fluir y perderse,
encontrándose en el movimiento con que el gran corazón de los hombres palpita extendido.

Como ese que vive ahí, ignoro en qué piso,
y le he visto bajar por unas escaleras
y adentrarse valientemente entre la multitud y perderse.
La gran masa pasaba. Pero era reconocible el diminuto corazón afluido.
Allí, ¿quién lo reconocería? Allí con esperanza, con resolución o con fe, con temeroso denuedo,
con silenciosa humildad, allí él también
transcurría.

Era una gran plaza abierta, y había olor de existencia.
Un olor a gran sol descubierto, a viento rizándolo,
un gran viento que sobre las cabezas pasaba su mano,
su gran mano que rozaba las frentes unidas y las reconfortaba.

Y era el serpear que se movía
como un único ser, no sé si desvalido, no sé si poderoso,
pero existente y perceptible, pero cubridor de la tierra.

Allí cada uno puede mirarse y puede alegrarse y puede reconocerse.
Cuando, en la tarde caldeada, solo en tu gabinete,
con los ojos extraños y la interrogación en la boca,
quisieras algo preguntar a tu imagen,

no te busques en el espejo,
en un extinto diálogo en que no te oyes.
Baja, baja despacio y búscate entre los otros.
Allí están todos, y tú entre ellos.
Oh, desnúdate y fúndete, y reconócete.

Entra despacio, como el bañista que, temeroso, con mucho amor y recelo al agua,
introduce primero sus pies en la espuma,
y siente el agua subirle, y ya se atreve, y casi ya se decide.
Y ahora con el agua en la cintura todavía no se confía.
Pero él extiende sus brazos, abre al fin sus dos brazos y se entrega completo.
Y allí fuerte se reconoce, y se crece y se lanza,
y avanza y levanta espumas, y salta y confía,
y hiende y late en las aguas vivas, y canta, y es joven.

Así, entra con pies desnudos. Entra en el hervor, en la plaza.
Entra en el torrente que te reclama y allí sé tú mismo.
¡Oh pequeño corazón diminuto, corazón que quiere latir
para ser él también el unánime corazón que le alcanza!

Vicente Aleixandre.....(.y eso es lo que hacemos al reunirnos aqui virtualmente)
Miércoles 30 de Noviembre de 2011 17:16
 
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Ahora quiero pasar a la aportación de Julio, sobre eliminar la propiedad privada.

Eliminar la propiedad privada sería tanto más que imposible, por una razón, hasta la persona más pobre de mi país, el que vive en una casa de cartón, lámina y madera; defenderá a muerta ese pedazo de tierra en el que edificó su frágil morada.
De hecho la razón por la que en México no se construyen ciudades hacia arriba, es por que la gente no quiere compartir su espacio vital con alguien más.

En lo personal para mí la respuesta para iniciar el cambio sería no tanto eliminar este termino, si no ir por otro que a mi consideración es peor. Hablo de la práctica del monopolio.

Por que con los monopolios límitas la competencia y al limitar la competencia evitas la formación de nuevos empleos. Atrayendo un mal peor la creación de los grandes y poderosos sindicatos.

Miércoles 30 de Noviembre de 2011 15:59
 
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Leyendo toda sus aportaciones, comentarios y respuestas, me voy dando cuenta poco a poco, que tipo de gobierno les gustaría tener y eso me ha llevado también a observar lo siguiente: La poesía si puede tener ideología, es más me atrevo a decir que la poesía sin ideología no existe.

Porque digo esto, bueno muy sencillo y me pongo como ejemplo -disculpen si este último comentario suena algo egolatra al ponerme como ejemplo- y es que al iniciar en la poesía social, me he inclinado por el socialismo, el fiel de mi balanza escogió y prefirió darle una voz más al pueblo y dejar por un momento, el romanticismo a otro lado.

En otras palabras si el poeta tiene alguna tendencia hacia la derecha, centro o izquierda, su poesía será conservadora, social o radical, según el caso.

Miércoles 30 de Noviembre de 2011 15:49
 
Julio Sánchez
Interensate debate. Quizás como ciudadanos tengamos mucho que decir y pensar en la forma de gobierno que mejor pueda hacer frente al futuro, pero como grupo de poetas creo que nuestra principal misión es que nuestros poemas no se estanquen, que sigan fluyendo perversos en busca de nuevos rumbos, que el no ser de sus palabras sean el ser que ayude a caminar a la mayor gente posible, que nuestro rincón desnudo sea la sala de estar de la mayor gente posible, y que ese verso que nunca cambia un mundo, sea un verso leído, amado o denostado.

P. D. Para cambiar este mundo entiendo que debemos suprimir la propiedad privada, que es la base del capitalismo. Dudo que la mayoría de los ciudadanos lo quieran, así que toca reformar algo que por si solo genera injusticia (el 20 por ciento de la población detenta el 85 por ciento de la riqueza) para mantener un estado del bienestar mínimo, porque de lo contrario estoy convencido de que la gente de bien mirará más hacia un estado totalitario que un proceso revolucionario.
Martes 29 de Noviembre de 2011 21:42
 
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Raquel estoy totalmente de acuerdo contigo, solo que conozco al pie de la letra la idiosincrasia del Mexicano, por no decir que se de memoria su indiosincrasia.

Al menos en México se necesita primero de un Líder que les diga como iniciar el cambio, para que en el trayecto del mismo, ese líder eles enseña a pensar.

Aquí en México como en muchas partes del mundo, primero que debe de hacerse es acabar con los políticos corruptos y después reformar las instituciones.
Martes 29 de Noviembre de 2011 18:22
 
Raquel Monzó
Me gustan más las decisiones colegiadas que las individuales, me gustan más los equipos librepensantes, multidisciplinares, participativos y con una amplia representación, la más amplia posible. Pero sobretodo me gusta que nadie se estanque en el cargo o en la creencia de su poder. No sé de fórmulas, las que heredé tienen fallos, pero me sirve siempre pensar en sumar, en conjunto, no en uno ni en dos, en muchos. Y sobretodo en nada impuesto.
Martes 29 de Noviembre de 2011 18:05
 
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Encontrar una nueva forma de gobierno que lleve a los estados, a los país a llegar a buen puerto, es díficil, lo sabemos todos, más no imposible.

En mis estados oníricos patrocinados por Morfeo, creo haber encontrado la solución. Y ¿cuál es esa según yo?

Sencilla encontrar un intelectual con alma de guerrero, absuelto de las tenedencias o las modas políticas. Un guerrero inteligente que lleve primero al orden, que tome la batuta del cambio, que se haga responsable de sus acciones, aunque ellas sean atroces y que después de limpiar de pe a pa el país y que despúes de todo esto tenga los tamaños suficientes para crear una junta de notables intelectuales que rijan el destino del país.
Martes 29 de Noviembre de 2011 13:36
 
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Ahora si tratare de aportar algo a este tema que me parece muy interesante y que tiene mucha tela de donde cortar.

Cuando me uní al grupo de poesía social les pedí que me tuvieran paciencia puesto que, solo soy un poeta empírico, no conozco de técnicas o corrientes, así como les pedí luz para guiarme por el sendero de la poesía social, hoy les pido nuevamente esa misma antorcha para que guía mis pasos en esta nueva aventura -para mí- de la poesía suirrealista.
Lunes 28 de Noviembre de 2011 16:59
 
Héctor Antonio Cavazos Reséndiz
Adivinen que...

Me les uno claro si no es molestia para ustedes.

Estoy leyendo sus aportaciones, por queno se les puede nombrar de otra forma, ya que las palabras por ustedes vertidas en este recipiente se convierte en elixir tonificador de las conciencias perdidas.
Lunes 28 de Noviembre de 2011 16:56
 
Isidoro Cabra Limón
Comienzo por donde acaban Raquel y Julio, la poesía sólo puede hacer lo que generalmente y cotidianamente podemos hacer, el manifiesto, el grito, la voz que se alza y se convierte en mosca cojonera, que zumba y zumba repetidamente cnsiguiendo lentamente y ejercitando la constancia su propósito; estar ahí en la hoguera, al fin.
Creo que es muy interesante lo que dice Julio, en cuanto a lo inquietate que resulta que le gente tienda a recordar y desear un regimen totalitario o dictatorial en estos tiempos de crisis. Yo lo percibo a mi alrededor exactamente igual. Muchos ahora se empeñan en recordar las viviendas sociales (sobre todo), que hizo el generalísimo. Ninguno de ellos recuerda los asesinatos, la destrucción de lo que el pueblo contruía, las voces silenciados, la migración de los grandes pensadores y artistas, ese gran monumento aberrante construído en plena posguerra cuando el país estaba sumergido en la miseria y desolación, el miedo, la censura, la ausencia total de libertad.....Coincido contigo Julio en que es necesario encontrar una innovadora forma de gobernar que dejen en el pasado los actuales sistemas conocidos...
Un abrazo a todo/as.
Lunes 28 de Noviembre de 2011 16:11
 
Isidoro Cabra Limón
Hablando de golpes....

.Un poema si no es una pedrada
–y en la sien–
es un fiambre de palabras muertas
si no es una pedrada que partiendo
de una honda certera
se incrusta en una sien
y ya hay un muerto.

Cielos e inviernos, 1979.

Ramón Irigoyen

Domingo 27 de Noviembre de 2011 16:02
 
Raquel Monzó
ARTE POÉTICA

Que golpee y golpee
hasta que nadie
pueda ya hacerse el sordo
que golpee y golpee
hasta que el poeta
sepa
o por lo menos crea
que es a él
a quien llaman

M. Benedetti

(Vengo de "colgarlo" en el Grupo de Poesía Social, aprovechando el puente que divinamente han construido los ángeles entre ambos grupos)

Sábado 26 de Noviembre de 2011 22:30
 
Raquel Monzó
Algo así me pasa a mi con R.Wagner (y conste que soy profana en el tema), pues pese a sus ideas sobre revolución, socialismo, incluso sobre anarquismo, tuvo una fuerte tendencia racista respecto de los judíos, de ahí su "influencia" en Adolf Hitler. Y, sin embargo, pese a mi resistencia por este compositor y autor, sigue gustándome lo poco que conozco de él.

-Ya ves, Ángel E., seguramente todos podríamos citar más de un ejemplo-

Respecto de lo otro, completamente de acuerdo con todo lo que dices, Julio. También creo que hay ideología en la actualidad, es más, añado que también compromiso (o tendencia al compromiso, o a cierto compromiso, ... que no es poco tampoco). Y es por ello que estamos en un proceso de movimiento, de reflexión, en el que necesitamos cuestionar (y cuestionarnos) una serie de cosas, redefinir, recolocar otras, ...para seguir intentando lo que no podemos dejar de intentar: un mundo de equilibrios. Y, como dice Ángel R., "caminamos" (bienvenido es siempre tu ímpetu y tu intención, Ángel) y, como también dice su tocayo, "tenemos fortaleza" (bienvenida es igualmente tu energía, Ángel E.).
Acabo con tu final, Julio, con tu última frase, que me permitirás que no reproduza ;-), pero que comparto y subrayo.

Tenemos motivos (es más, nos sobran los motivos).

Jueves 24 de Noviembre de 2011 11:05
 
Julio Sánchez
Os leo con atención. A mi me gusta la literatura de Céline y era antisemita y simpatizante nazi. Creo que hay un poeta noruego muy bueno y nazi que se ni se estudia en los colegios.

Al artista hay que valorarlo por su obra, pero también por sus actos. Me gustara la obra de Celine por brutalmente rompedora pero no simpatizaré nunca con él y siempre atacaré sus ideas totalitarias y excluyentes.

En cuanto a la política, estoy de acuerdo que la cosa pública es de todos. Que no hay ideología en la actualidad, discrepo.

Puede que la izquierda encuadrada en el actual sistema no ofrezca una alternativa real o la socialdemocracia en materia económica no se distancie mucho de la derecha, ya que se han impuesto las directrices neoliberales en el ámbito financiero mundial, pero en el ámbito social si lo hay, porque en España si el gobierno hubiera sido mucho tiempo de otro color no habría servicios públicos esencial como los hay ahora.

Pero estoy de acuerdo con vosotros en que se necesita una alternativa de sociedad, como en su época lo hubo con el comunismo, el socialismo, el liberalismo o el anarquismo.

Ahora las propuesas, hasta las más osadas, es una mera reforma más intensa o menos, del acutal sistema social que tanto denostamos.

Sin esa alternativa, todas las protestas caen en la deslegitimación del actual sistema y poco más, lo que me inquieta porque es caldo de cultivo de los totalitarismos, ya que la gente pierde la esperanza de que no hay nada mejor posible pide entonces orden y seguridad.

Como decían los italianos de Mussolinni, por lo menos los trenes llegan puntuales, o los españoles que no nos metamos en política que se vive mejor o los alemanes de bien por empezar a vivir bien.

¿Qué papel debe desempeñar la poesía?

Abrir grietas en las conciencias, tocar los cojones de nuestras almas (y perdon por esta licencia machista) con eso sería suficiente para mí.

Espero no haberos aburridos.
Jueves 24 de Noviembre de 2011 09:27
 
Ángel Rodríguez Fernández
Creo que debes de quedarte, Raquel. Navegar por estos rios es más que placentero. Muchos puentes y pocas aguas turbulentas.

Tocayo, esos temores son propios de los que no son amantes del rebaño, de los que se apartan para intentar ver las cosas con más claridad. Dentro del rebaño, de cualquier rebaño, los balidos de los compañeros y los silbidos del pastor tranquilizan los temores.

A caminar.
Miércoles 23 de Noviembre de 2011 21:01