María Gabriela Novoa Hernández - Viernes, 07 Febrero 2014

Una flor tuvo un hijo

Una flor me creó en la esquina de la tierra

No me abriré al sol para enloquecer las costas

ni abochornar los mandatarios

 

No echaré raíz en un grito desierto, y hueco

que se pierda chocando

en los peldaños de las rocas

 

Una flor

con centro de majestad,

me puso en la última punta del universo,

y fue la flor con más fe que ha existido

 

No me haré construir un jardín en estos suelos

pues no pueden pertenecerme,

ni siquiera pertenecen a los hombres

 

No retoñaré con más fervor

en el trono del negro

ni en el trono del blanco,

por darse al fin besos mutuos en la frente

 

La ley del hombre hace concesiones

a la naturaleza,

y no es por mi causa que el aire sea más dulce,

o que esté limpio en la madrugada,

es por la causa que tiene el ritmo con que aspiramos

un mismo oxígeno,

con una misma devoción a la vida

 

Una flor

tuvo un hijo,

en donde los hijos no nacen,

y las flores se mueren

 

Fue la flor que conquistó el miedo

 

Una flor me creó en la esquina de la tierra

Enseñó al mundo y lo hizo libre.

¿Te gusta? Dale tu voto:
Votos: 3

Comentarios (0)

Déje un comentario

Usted está comentando como invitado.

Cancelar Enviando comentario...

Publica tus poemas
Difunde tus eventos
España e Hispanoamérica

Únete a la más importante...

Red Social de Poesia

Suscríbete al Boletín

museos-200-01

blog-soypoeta-home-200-01

Banner

Mario Benedetti

 

Publicidad gratuita:

Publica tu libro con Bubok

Casa del libro